Aceite de ricino para los hongos de las uñas

Escrito por Ross Garner
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Los hongos de las uñas son una afección desagradable que generalmente afecta la de los pies y puede volverse seria si no la tratas. En el comienzo, la única señal sera una pequeña mancha blanca o amarilla en la punta de la uña, pero a medida en que se propaga, la uña quedará más gruesa, cambiará de color y comenzará a desmoronarse. Si bien es mejor consultar a un médico acerca de esta afección, puedes usar el aceite de ricino mientras esperas la consulta.

Sumerge un paño de algodón sin blanquear en aceite de ricino, antes de acostarte por la noche.

Usa una bola de algodón o un trozo de paño para aplicar más aceite de castor a la uña, mientras dejas el otro paño en remojo.

Envuelve el paño empapado de algodón alrededor del pie afectado y usa una banda de gasa para mantenerlo en su lugar. Deja el paño de algodón en su lugar mientras duermes.

Quita la venda en la mañana y lava bien tu pie. Una vez que está seco, aplica otra capa delgada de aceite de ricino.

Aplica más bastoncillos con aceite de ricino dos o tres veces durante el día, en caso de ser posible, para asegurarte de eliminar tanto el hongo como sea posible.

Repite este proceso hasta que notes una mejoría, que generalmente se produce con el crecimiento de uña nueva.