¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿A qué órganos afecta el reflujo ácido?

Escrito por Linda Ray | Fecha actualizada July 18, 2017

El reflujo ácido ocurre cuando los ácidos del estómago regresan al esófago desde el estómago e intestinos y pueden afectar muchos órganos. Los reflujos ácidos que no se tratan llevan a una enfermedad conocida como reflujo gastroesofágico, una enfermedad más grave que afecta a bebés, niños y adultos. Los síntomas son desencadenados por el consumo de alcohol, el cigarrillo, los cítricos, los alimentos ácidos y las bebidas gaseosas tanto como las bebidas y los alimentos que producen alergias.

Esófago

Episodios repetitivos de reflujo ácido hacen que las células del interior del esófago se tranformen. Esto lleva a una enfermedad conocida como síndrome de Barret que causa problemas al tragar, produce una rápida pérdida de peso y se asocia a un incremento en las posibilidades de desarrollar cáncer de esófago. El esófago puede lastimarse y producir úlceras sangrantes por el contacto prolongado con los ácidos estomacales. Además del síndrome de Barret y el cáncer, un esófago dañado puede producir gran dolor en el pecho que puede confundirse con un infarto de corazón.

Garganta

El reflujo ácido sube al esófago y a menudo continua hasta la garganta y la parte posterior de la cavidad nasal, provocando una enfermedad conocida como reflujo laringo-faringeo (RLF). Los pacientes con esta condición se quejan por una sensación de atraco en el fondo de la garganta, dificultades para respirar y un sabor amargo en la boca. También experimentan una sensación de quemazón en la garganta. El RLF en niños puede causar apneas de sueño, dificultades para comer o cianosis, la coloración azul de la piel debida a la falta de oxigenación circulatoria.

Oídos

Los senos nasales y los oídos pueden producir inflamación e irritarse cuando el ácido sube por la garganta; también puede provocarse sinusitis, infecciones de oídos y difterias como resultado del reflujo laringo-faringeo. Otras condiciones provocadas por el reflujo ácido incluyen laringitis y carraspera lo que empeora los conductos auditivos, impacta sobre la audición y provoca dolor y malestar en todo el oído y las vías respiratorias.

Pulmones

Las personas que padecen de asma tienen mayor incidencia de reflujo ácido porque la enfermedad relaja el esfínter esofágico inferior y permite que el ácido suba por las vías respiratorias. Estas vías se irritan y afectan los pulmones debido a la estimulación de las vías nerviosas cercanas y permiten que el ácido se introduzca en los pulmones. Las vías respiratorias se agitan y se vuelven susceptibles a factores externos como el humo, la contaminación y el aire frío, provocando dificultades para respirar. Episodios repetitivos de bronquitis y neumonía son vinculados a irritación pulmonar causada por exceso de ácidos.

La boca

Excesivas cantidades de ácido en la boca provocan lesiones, sabor amargo y mal aliento. El esmalte dental se erosiona con el tiempo y causa altas probabilidades de caries dentales. Todas las piezas dentales se ven afectadas debido a las cantidades de ácido presentes en la boca. Los niños con reflujo ácido son vulnerables especialmente al deterioro y afecciones por caries de las piezas dentales.