7 ejercicios para tonificar tus piernas en tu casa

Escrito por Estefanía Mac
Mujer haciendo sentadillas en su casa

Sentir que tienes piernas flácidas es una de las pesadillas que más perturba la mente de las mujeres, y a pesar de que fortalecer e incrementar la musculatura de tus pantorrillas se puede tornar tedioso, aquí hemos creado un interesante artículo donde te enseñaremos 7 ejercicios para tonificar tus piernas en tu casa.

Debes saber que, hay quemar la grasa y crear masa muscular. Para lograrlo, tu cuerpo necesita una gran cantidad de energía para cargar peso y de esta manera quemar las calorías que se han ido acumulando indeseadamente. ¡CRÉEME!, si trotas, corres bicicleta o haces largas caminatas diariamente no será suficiente para hacer que nuestras piernas adelgacen, adquieran forma y se fortifiquen. Es indispensable realizar ejercicios que actúen eficazmente sobre tus pantorrillas, porque recuerda que en vez de solo buscar quemar grasa, queremos conseguir una muy buena musculatura.

Ahora bien, como lo prometido es deuda aquí te dejo el 1er ejercicio a continuación…

1. Sentadillas

Iniciaremos con este ejercicio fácil y muy tolerable para las piernas. Toma tus brazos y extiéndelos hacia el frente. Abre ambas piernas y arquea tus rodillas, baja poco a poco a la mitad de tu cuerpo manteniendo siempre la espalda recta, evitando que pueda ocurrir una lesión lumbar en ella. ¡Como si fuera una sonámbula y te sentarás sobre una silla imaginaria! ¡Tal cual!

2. Flexión de pierna hacia atrás.

Para complementar esta práctica necesitas un apoyo que aporte equilibrio a tu cuerpo, te recomendamos usar una silla o una mesa. Colócate detrás del objeto que seleccionaste, inclínate un poco sobre él y coloca ambas manos. Mantén tus dos pies firmes al piso. Seguidamente dobla tu pierna derecha hacia atrás formando 90 grados con tu muslo y luego vuelve a su posición inicial, repítelo unas 15-20 veces y luego utiliza tu otra pierna.

3. Sentadilla y zancada

Para realizar este ejercicio es necesario comenzar haciendo una sentadilla con las piernas abiertas, para ello necesitas bajar con tus manos entrecruzadas sobre tu pecho. Luego levántate llevando ambas manos a tu cintura mientras das un paso adelante doblando ambas piernas hasta que una rodilla quede hacia atrás y casi toque el suelo y la otra rodilla esté doblada a 90 grados aproximadamente hacia el frente. Una vez hecho esto haz fuerza con tus pies para volver a la sentadilla inicial y alterna de pierna en cada repetición.

4. Rodillas al suelo

Para iniciar vamos a tomar la postura del orante, es decir, hincada con tus 2 rodillas en el piso; subiendo una pierna seguidamente de la otra, rápidamente ponte de pie y repite este procedimiento de 10-15 veces.
Puedes usar una alfombra o una almohada para no lastimar tus rodillas. Este entrenamiento es bastante bueno, si sigues realizándolo con frecuencia obtendrás muy buenos resultados en muy poco tiempo.

5. Abdominales

Acuéstate boca arriba. Eleva la parte de arriba de tu espalda y las 2 piernas; coloca ambas manos en la parte de atrás de tu cuello y rota de un lado hacia otro llevando tu codo a la rodilla contraria. Al mismo tiempo, sin tocar el suelo empuja la otra pierna hacia el frente. Repite este ejercicio 15 veces.

6. Sentadilla tipo sumo

Su nombre es muy literal. Imagina un sumo haciendo su aparición en la pelea. Debes adoptar esa misma posición para hacer este sencillo ejercicio. Colócate de pie con las manos en la cadera y abre tus piernas más allá del ancho de tus hombros, las puntas de los pies deben estar mirando hacia afuera, luego mediante la flexión de ambas piernas vamos bajando el cuerpo hasta que las rodillas queden paralelas y luego subimos para regresar a la posición inicial. Repitamos este ejercicio de 15-20 veces.

7. Rodillas al pecho

Para culminar el entrenamiento te enseñaremos a realizar un ejercicio que es muy sencillo de hacer y es bastante productivo en cuanto a querer desarrollar los músculos de tus muslos. Lo primero que tenemos que hacer es estirar tus brazos hacia los lados para generar un excelente equilibrio corporal, seguidamente tienes que llevar una por una tus rodillas más o menos a la altura de tu pecho. Imagina por un momento que estuvieses corriendo, así de simple y completo es este ejercicio.

Es muy importante que sepas que este entrenamiento que te estamos enseñando, no te dará unas piernas voluminosas como de físicoculturista ni tampoco demasiado “marcadas” o corpulentas. Aquí definiremos nuestros músculos en un muy buen nivel, donde te sentirás cómoda y satisfecha contigo misma. Dedícate plenamente a estos ejercicios, sé constante y positiva, y de seguro conseguirás tus piernas deseadas en muy poco tiempo.

No dejes de leer: