5 posturas de yoga para recibir la mañana

Escrito por Pablo Gowezniansky
No sólo tu mente, también tu cuerpo necesita desperezarse a la mañana.
milled.com

Cuando te levantas a la mañana, luego de toda una noche acostado, tu cuerpo naturalmente necesita desperezarse. Si le das café a tu organismo, desperezas a tu mente. Pero tu cuerpo también necesita despertarse. Aquí aprenderás cinco posturas de yoga que te servirán como puntapié inicial para arrancar tu día lleno de energía. Combinadas con una respiración consciente y profunda, sentirás cómo cada uno de los ejercicios te renueva más y te prepara para afrontar toda una nueva jornada.

Palmera

Al levantarte, comienza practicando la palmera.
longtimesunyoganyc.wordpress.com

Te has levantado, necesitas estirarte. Para eso no hay nada mejor que la palmera. Ponte de pie y posiciona tus pies al ancho de tus hombros. Estira por el costado ambas manos hacia arriba; una vez que las palmas estén por encima de tu cabeza, entrelaza los dedos de ambas manos y estírate hacia arriba. Con cada inhalación, las palmas de tus manos buscarán acercarse hacia el cielo. Al exhalar, relajarás y percibirás la firmeza en la planta de tus pies. Haz 10 inhalaciones expandiéndote hacia arriba y 10 exhalaciones percibiendo la planta de tus pies. La mirada, durante el ejercicio, debe estar clavada en un punto fijo delante tuyo; y los hombros deben mantenerse relajados durante todo momento.

Media luna hacia ambos lados

La posición de la medialuna te permitirá expandir la flexibilidad de tu espalda y tus caderas.
bikramyogacentro.cl

Con los brazos por arriba de tu cabeza, estirados, y las manos entrelazadas es que comenzarás este ejercicio. Imaginando que tienes una pared adelante y atrás, inhalarás hacia arriba y exhalarás llevando tus brazos hacia tu lateral derecho. Una vez que llegues al máximo que te permita tu cadera, te mantendrás dos respiraciones en media luna hacia la derecha. Luego volverás hacia arriba, inhalarás llevando tus manos hacia el cielo y exhalarás llevando tus brazos hacia tu lateral izquierdo. Sostén la posición dos respiraciones y luego vuelve a subir, inhalando y llevando tus manos hacia arriba.

Pinza

En yoga intentarás expandir tus límites ayudándote de la gravedad y de la respiración.
www.yoga-with-friends.com

Con los brazos todavía hacia arriba, separa las manos y expándete más hacia el cielo. Y luego, manteniendo las piernas estiradas, exhala llevando las manos hacia adelante y hacia abajo, hasta que llegues a tu límite; una vez que tus manos bajen lo más que puedes en la postura —sin hacer un esfuerzo, sino encontrando tu límite natural— detente allí. Si llegas al suelo, apóyalas en el suelo; si no llegas al suelo, simplemente detente en donde llegues. Afloja la cabeza, los hombros y la espalda. Harás 10 respiraciones profundas en la posición. Al inhalar buscarás expandir tu abdomen y llevar el aire por tus costillas hasta tu pecho. Al exhalar, buscarás vaciarte de aire, contraer el abdomen y permitir que tu cuerpo baje más, sin hacer más esfuerzo que el de la respiración. En yoga intentarás expandir tus límites ayudándote de la gravedad y de la respiración, no a través de un esfuerzo tensionado.

Gato

El gato te ayudará a expandir toda tu zona pectoral y media.
kristinmcgee.com

Desde la pinza, flexionarás las rodillas y las apoyarás en el suelo. Luego apoyarás las palmas de tus manos también sobre el suelo, a la altura de tus hombros; tus brazos se encontrarán rectos y estirados. Desde el gato, inhalarás y arquearás tu espalda, llevando el pecho y la cabeza hacia arriba, y la espalda hacia abajo. Luego exhalarás y curvarás, llevando la espalda y la cola hacia arriba, y el pecho y la cabeza hacia abajo. Harás 10 respiraciones profundas, arqueándote y curvándote. Cuando termines, vuelve al gato y haz dos respiraciones más.

Conejo

Una vez que termines, levántate lentamente y prepárate para encarar el comienzo de un magnífico día.
www.4actionsport.it

Para finalizar y asentar todos los movimientos que has hecho, disfrutarás un pequeño momento de meditación y relajación en la postura del conejo. Abrirás tus rodillas en "V" y permitirás que los dedos gordos de tus pies se toquen. Luego descenderás con las manos estiradas hacia delante, soltarás el torso, el cuello y la cabeza. Es una posición de reposo y de mucha conexión contigo mismo. Haz 10 respiraciones profundas en conejo. Si lo sientes adecuado, puedes mantenerte más tiempo. Es una postura cómoda, relajante y te ayudará a reacomodar tu organismo después de los ejercicios de estiramiento matutino. Una vez que termines, levántate lentamente y prepárate para encarar el comienzo de un magnífico día.