5 fantásticos beneficios de la vitamina E

Escrito por Ana P. Ferrari
Photodisc/Photodisc/Getty Images

La vitamina E o tocoferol, es una vitamina liposoluble que actúa como antioxidante a nivel de las membranas en las células (citoplasmática, del lisosoma, del retículo endoplasmático, etc.). La vitamina E es una familia de ocho antioxidantes: cuatro tocoferoles y cuatro tocotrienoles. Sin embargo, el alfa-tocofenol es la única forma de vitamina E que el cuerpo mantiene activa. Su absorción es relativamente pobre y va unida a los lípidos de la dieta.
En 1922 se demostró la existencia de la vitamina E gracias a los investigadores Evans y Bishop, los cuales hallaron que las ratas hembras requerían de este principio en su dieta para una preñez normal. También se la identificó como la "vitamina de la fertilidad". Esta vitamina está presente en muchos alimentos como el aceite de girasol, el aguacate o los frutos secos. Además, existen alimentos como el de Vitamina E Procaps, que vienen en gomas sin azúcar.

Es antioxidante

Design Pics/Design Pics/Getty Images

Un antioxidante es un agente que previene la oxidación de las moléculas del cuerpo humano. La oxidación es una reacción química que distribuye electrones entre las moléculas y esto puede derivar en la creación de radicales libres que pueden volver a reaccionar y dañar las células. La vitamina E en el cuerpo actúa como antioxidante porque ayuda a las células a protegerse contra los radicales libres. Éstos son compuestos residuales del cuerpo cuando transforma alimentos en energía. Otra forma de exposición a los radicales libres es el humo de cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

Ayuda a la utilización de la vitamina K

darnellvfx/iStock/Getty Images

La vitamina E contribuye en la formación de los glóbulos rojos lo que permite al cuerpo utilizar la vitamina K. Ésta influye en la construcción de huesos y tejidos que sean saludables por medio de las proteínas. Además crea proteínas que son buenas para coagular la sangre, ya que de no tener suficiente cantidad de vitamina K, la sangre tendría problemas para coagular correctamente. Por ejemplo, a los bebés recién nacidos generalmente se les suele colocar una vacuna de vitamina K ya que tienen muy poca cantidad.

Facilita el funcionamiento del sistema circulatorio

7activestudio/iStock/Getty Images

La vitamina E facilita el funcionamiento de nuestro sistema circulatorio ya que regula la apertura de los vasos sanguíneos para que no se bloquee el flujo de sangre, previniendo también que la sangre se coagule en su interior. Esta vitamina diluye la sangre permitiendo que fluya con facilidad. Numerosos estudios clínicos han indicado que la cantidad de vitamina E ingerida en los alimentos y suplementos está asociada con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, ateroesclerosis y otros tipos de enfermedades cardiovasculares.

Beneficios para la visión

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Gracias a que la vitamina E tiene una acción antioxidante, puede ayudar a prevenir la aparición de las cataratas y un progresivo deterioro de la retina (tejido sensible a la luz situado en la superficie interior del ojo). Además, es buena para combatir la degeneración macular asociada a la edad. Por esto, muchos profesionales, recomiendan a sus pacientes tomar una dosis de 400 UI diarias de vitamina E. Pero recuerda que debes consultarlo con tu médico de confianza antes de comenzar a ingerir esta dosis en tu dieta diaria.

Niveles de colesterol

alex-mit/iStock/Getty Images

El colesterol es una sustancia de característica cristalina que pertenece al grupo de los esteroides, es un lípido, porque es soluble en grasa e insoluble en agua. El colesterol está de forma natural en el organismo porque se lo necesita para poder llevar a cabo las funciones vitales de manera adecuada. Se encuentra en nuestro cerebro, en la sangre, el los nervios, en el hígado y la bilis. La vitamina E impide que el colesterol se convierta en depósitos grasos cerosos, llamados placas, que al adherirse a las paredes de los vasos sanguíneos, van restringiendo la libre circulación de la sangre.