¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

5 Elementos básicos de la condición física

Escrito por Estefanía Mac | Traducido porMariana Van der Groef | Fecha actualizada December 19, 2018

Una de las metas de las personas que se ejercitan con regularidad es tener una buena condición física, pero esto muchas veces se confunde con la apariencia. Erróneamente se piensa que tener un tono muscular desarrollado es el único requisito para estar en forma, pero se dejan de lado otros aspectos igual de importantes.

La resistencia cardiovascular, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad y la composición corporal son los cinco componentes de la condición física y cada uno de estos deben estar desarrollados para considerar que una persona está en forma y es saludable.

Resistencia cardiovascular

Esta es una de las cualidades físicas que tiene más impacto sobre la salud de la personas, pues está directamente relacionada con el aparato circulatorio y respiratorio. La resistencia cardiovascular, más comúnmente llamada en el ámbito deportivo “resistencia”, es la combinación entre la capacidad pulmonar de transmitir oxígeno a la sangre y del sistema cardíaco de llevar esta sangre oxigenada a las células.

Se puede decir que la resistencia es la capacidad de soportar durante el mayor tiempo posible, a una intensidad determinada, una actividad física en la que intervenga gran parte de los músculos de nuestro cuerpo. Cuanto mayor es la resistencia cardiovascular, más puede mantenerse el cuerpo oxigenado al hacer ejercicio.

En este sentido, puede asociarse la resistencia sólo con el entrenamiento cardiovascular, pero en realidad aplica también en ejercicios de fuerza, pues con una mayor capacidad de respirar y oxigenar los músculos la fatiga se reduce e incluso se puede levantar más peso y hacer más repeticiones.

La resistencia forma parte de los componentes de la condición física debido a su utilidad durante las actividades deportivas, pero también gracias a sus beneficios sobre el cuerpo, como reducción de la presión sanguínea y grasa corporal, aumento de la capacidad aeróbica y la función del corazón, y mejora en el transporte del oxígeno gracias al aumento de glóbulos rojos.

Descubre: El significado de las RPM en la actividad física

Resistencia muscular

Resistencia muscular y fuerza muscular no son lo mismo, a pesar de que ambos términos con frecuencia se confundan. La resistencia muscular se refiere a la capacidad de ejercer una acción determinada, como levantar peso por un periodo de tiempo prolongado.

La resistencia muscular se mide en función del número de repeticiones que se pueden llevar a cabo, por ejemplo, el número de sentadillas, la cantidad de flexiones o la cantidad de repeticiones en ejercicios de fuerza.

Cuando se entrena para tener una buena condición física, la resistencia muscular y la fuerza se desarrollan casi simultáneamente, pues para entrenar la fuerza muscular se suele hacer ejercicios de resistencia progresiva, es decir, se van haciendo repeticiones y paulatinamente se agrega más peso.

Fuerza muscular

El tercero de los componentes de la condición física es la fuerza muscular, definida como la capacidad de generar tensión intramuscular ante una resistencia, ya sea en movimiento o no. Básicamente es la capacidad de levantar, empujar o tirar de un peso en un solo movimiento sin más ayuda o apoyo que los músculos.

La fuerza se mide en función de la cantidad de peso que puede levantar el deportista. En el tren superior la fuerza se puede determinar por la cantidad de peso que éste puede levantar utilizando pesas en el banco, por ejemplo.

Artículo relacionado: Cuáles son los beneficios de una buena flexibilidad

Flexibilidad

La flexibilidad es la cualidad física que permite alcanzar el máximo grado de movimiento posible de una articulación. Esta cualidad se ve afectada directamente por factores como la edad, la temperatura ambiental, sexo, genética e incluso el estado emocional, y al igual que la fuerza, se desarrolla con la práctica constante.

Estar en forma implica alcanzar el equilibrio entre fuerza y flexibilidad, aunque parezcan incompatibles estos dos elementos. Un músculo flexible previene lesiones en movimientos donde se requiere fuerza y movilidad, mientras que la fuerza ayuda a músculo a evitar desgarros en situaciones de hiperextensión.

Composición corporal

La composición corporal se refiere a la relación que existe entre el porcentaje de músculo y el porcentaje de grasa que tiene la persona. La grasa corporal y el músculo son dos tejidos con diferentes estructuras y funciones, por lo tanto, reaccionan al entrenamiento de diferentes maneras. Cuanto mayor es el desarrollo muscular de la persona mayor será su rendimiento en el entreno, más acelerado es su metabolismo y la quema calórica, y su peso puede ser igual, o más alto que el de una persona delgada que parece no estar en forma.

Dos personas pueden tener la misma altura y peso, pero la persona que tiene un porcentaje de grasa corporal superior usará una talla de ropa más grande debido a que la grasa es menos densa que el músculo y ocupa más espacio.

Una figura atlética o estilizada no es sinónimo de una buena condición física, pues ésta no depende ni está condicionada solamente por la apariencia de los músculos o su fuerza, sin flexibilidad y resistencia la persona tendrá dificultades para entrenar.

Cada uno de los componentes juega un papel importante tanto en el desarrollo de una actividad física como en la salud, así que estos cinco aspectos deben desarrollarse por igual.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.