5 consejos para dejar de ser un sedentario serial

Escrito por Estefanía Mac

Según la OMS, el 60% de la población mundial no realiza ningún tipo de ejercicio físico. El sedentarismo serial se ha vuelto una forma de vida para la mayoría de las personas sin que éstas se den cuenta del peligro que esto acarrea para su salud y bienestar.

Promover la salud a través del ejercicio es la forma más poderosa y simple que existe en el universo para conformar un mecanismo vital en el cuerpo humano.

Según expertos, las personas que se someten a algún deporte y lo practican con regularidad, aumentan la probabilidad de prolongar la vida en hasta 5 años y reducir el riesgo de muerte por cualquier causa en un 40%.

Una actividad física planificada, programada y constante trae consigo ciertos beneficios físicos y psicológicos importantes, como por ejemplo:

Reducir la aparición de algunas enfermedades cardiacas graves o mortales: el ejercicio refuerza las paredes del corazón, regula la frecuencia cardiaca y aumenta los niveles de la grasa buena en la sangre.

  •        Disminuye la probabilidad de desarrollar diabetes
  •        Fortalece los músculos, tendones y huesos
  •        Mejora la circulación y la oxigenación
  •        Suprime la ansiedad y elimina el estrés
  •        Mejora la memoria a corto plazo y la toma de decisiones

Para nadie es un secreto que todo esto no es algo nuevo. Desde siempre hemos sabido de los grandes beneficios que trae practicar ejercicios. El problema está en que muchas personas no se toman el tiempo de priorizar el ejercicio como algo que deberían transformar en un hábito diario.

Siempre nos aferramos a diferentes excusas como “¡siempre habrá tiempo para empezar!; ¡hoy estoy muy cansado, comienzo mañana!” O “¡Prefiero ver la tv o leer un libro que ejercitarme!”, pero si realmente deseas hacer un cambio en tu vida y dejar de ser un amante del sillón, puedes hacerlo, lo único que necesitas es fuerza de voluntad y convicción).

Tal vez pienses que te costará mucho empezar a ejercitarte, pero no te alarmes porque a continuación te daremos algunos tips que te ayudarán a la adaptación de tu cuerpo a esta nueva forma de vida.

1- Constancia en tus rutinas

Organiza tus actividades físicas y realízalas en el horario donde sientas más comodidad.
Sé constante y no dejes de hacer ejercicio por más de 2 días, cumple los objetivos que te has planteado.
Si alguna actividad no te sale con naturalidad o sientes incomodidad, siempre tienes la opción de cambiar, hay mucha variedad de ejercicios que puedes implementar en tus rutinas.

Comienza haciendo 20 minutos al día por lo menos la primera semana, cuando sientas que puedes hacer más, ve incrementando el tiempo poco a poco de 20 a 25 y así sucesivamente.

2- El dinero y el tiempo no son excusas

Si no tienes el dinero suficiente para pagar un gimnasio y entrenarte, no te preocupes. Recuerda que hay infinidades de ejercicios que puedes hacer desde la comodidad de tu casa sin gastar un solo centavo o simplemente comienza tus ejercicios caminando una vez por día durante 20 minutos.

Caminar es súper beneficioso para tu cuerpo y tu salud. Es uno de los ejercicios más completos y recomendados por los médicos debido a sus grandes resultados.

Organízate y adminístrate: El tiempo no es excusa. Ten siempre presente que necesitas tiempo para cuidar de ti. En algún momento de tu jornada laboral u hogareña debes tener por lo menos 20minutos de ocio, empléalos en algo productivo como ejercitarte.

3- Comienza tus rutinas sin apuro (paso a paso)

Necesitas que tu cuerpo se acostumbre a recibir actividad física. Comienza por realizar actividades simples como calentamientos, caminar, correr bicicleta por no más de 20 minutos. No te apresures, recuerda que no es una competencia, tienes tiempo suficiente para fortalecer y adquirir la resistencia necesaria para que tu cuerpo pueda realizar otras actividades. Cualquier ejercicio cuenta, pasear al perro o caminar una vuelta a la manzana, lo más importante es realizarlo todos los días.

4- El ejercicio le da a tu cuerpo energía extra

Tal vez creas que el ejercicio te quita mucha energía porque sientes cansancio luego de terminarlos. Al principio si puede que tu cuerpo físicamente se sienta “golpeado”, pero al cabo de un par de semanas el cuerpo se irá adaptando a esas jornadas y adquirirá mayor resistencia. Al sobrepasar esta etapa notarás que el ejercicio, de hecho, te dará mucho más energía y al final estarás más despierto y muy desestresado.

5- Encuentra una actividad que de verdad te haga sentir feliz y cómodo

La clave para mantener la constancia es sentirse confortable con las actividades que estás realizando diariamente. Aunque físicamente notes el cambio, sino estas a gusto no te fuerces. Siempre habrá una gran variedad de ejercicios que puedes hacer. Si odias el gimnasio, no asistas, encuentra el lugar adecuado para ti. Todo está en tu mente, si perseveras y sigues en este camino podrás lograr los cambios muy pronto, cumple las rutinas que te propongas hacer y siéntete feliz al realizarlas.