43 suplementos expuestos: cuáles considerar y cuáles evitar

Escrito por Mike Roussell | Traducido por Mayra Cabrera
Consulta con tu médico antes de comenzar a tomar algún suplemento vitamínico.
iStock

Estar frente a un estante de vitaminas y suplementos en una farmacia o en el supermercado puede ser intimidante. ¿Cómo puedes diferenciar B1 de B6, el cromo de la condroitina, o la luteína de la lisina? Comer comidas balanceadas llenas de verduras, frutas, pescado y proteínas magras puede eliminar la necesidad de muchos suplementos. Sin embargo, incluso los comedores saludables podrían tener que recurrir a los suplementos para compensar el impacto de la genética, estilo de vida y antecedentes de salud. Por ejemplo, ¿sabías que hay dos minerales que se pierden a través del sudor (lo cual puede llevarte a requerir suplementos)? Hay un mineral en nuestra lista del cual el 68 por ciento de los estadounidenses tienen una deficiencia diaria. ¿Sabías que las vitaminas pueden ser peligrosas en grandes dosis? Examinamos 43 suplementos de la A a la Z. (NOTA: consulta con tu médico antes de empezar a tomar cualquier suplemento).

Vitamina A

Las zanahorias contienen vitamina A.
Getty Images

La vitamina A desempeña un papel importante en la función inmune, el crecimiento, la reproducción y el desarrollo de células. Un dato curioso: ¡también permite que los ojos se recuperen después de la exposición a la luz brillante! La vitamina A es también esencial para el crecimiento normal de los huesos, y una deficiencia puede causar que los huesos sean más débiles. Dicho esto, el consumo elevado crónico de esta vitamina puede ser tóxico y una opción más segura sería la provitamina A o beta caroteno. Las zanahorias son una gran fuente de vitamina A.

Arginina

La arginina se encuentra en el cacahuete.
iStock

La arginina es un aminoácido popular que aumenta el flujo de sangre a los músculos, mejorando la entrega de nutrientes y fuerza contractil en un esfuerzo por aumentar el tamaño y la fuerza. La arginina permite que el cuerpo cree óxido nítrico, un compuesto responsable de dilatar los vasos sanguíneos, aunque los suplementos de arginina para aumentar el flujo de sangre tiene poco respaldo científico. ¿Otras desventajas? Que se necesita una dosis de 5 a 9 gramos para aumentar el flujo de sangre y que tales dosis altas pueden causar dolor de estómago e incomodidad significativas. El cacahuete, las espinacas y las lentejas son alimentos que contienen cantidades decentes de arginina.

Vitaminas del complejo B

El complejo B se encuentra en lácteos como la leche.
iStock

Las vitaminas del complejo B (1, 2, 3, 5, 6, 7, 9 y 12) son solubles en agua y desempeñan papeles importantes que van desde la función inmune hasta la replicación celular y el metabolismo energético. Con la excepción de la vitamina B12, las vitaminas del grupo B no se almacenan fácilmente en el cuerpo y los niveles en exceso se excretan en la orina. Dado que muchas de las vitaminas del complejo B se encuentran fácilmente en los alimentos (como la leche y los productos lácteos), una dieta bien balanceada generalmente elimina la necesidad de complementar con una vitamina del complejo B.

Vitamina B1

La tiamina se encuentra en los guisantes.
iStock

También conocida como tiamina, la vitamina B1 descompone los carbohidratos y las proteínas y sintetiza ciertos neurotransmisores. Esta vitamina se agrega a muchas bebidas energéticas y deportivas, aunque la investigación aún no ha demostrado un beneficio del suplemento de B1 para los que ya están llevando una dieta completa. Algunas buenas fuentes de tiamina son los huevos, los guisantes y las legumbres.

Vitamina B6

El salmón contiene vitamina B6.
Getty Images

También conocida como piridoxina, la vitamina B6 desempeña un papel clave en la hemoglobina, que es necesaria para la entrega de oxígeno por todo el cuerpo. Por lo tanto, la piridoxina a menudo se utiliza como un suplemento para mejorar el rendimiento del ejercicio, aunque no hay apoyo clínico para tales beneficios. La B6 es parte de una dieta saludable y cantidades excesivas pueden causar problemas neurológicos, tales como problemas de equilibrio y pérdida de la sensibilidad en los brazos y las piernas, por lo que no se recomienda su suplemento. La vitamina B6 se encuentran en las semillas de girasol, en el pavo y el salmón.

Vitamina B12

La vitamina B12 se encuentra en productos de origen animal como los huevos.
Getty Images

Dado que la vitamina B12 (cobalamina) se encuentra exclusivamente en los productos de origen animal como la carne, el pollo, la leche y los huevos, los vegetarianos y los veganos deben complementar para estar seguros de que la obtienen. Las personas mayores y las personas que padecen enfermedad inflamatoria intestinal o trastornos digestivos también pueden necesitar tomar suplementos de B12 ya que estas condiciones pueden disminuir la absorción de esta vitamina. Sus deficiencias dan lugar a un tipo específico de anemia, lo que te hará sentir cansado y débil.

Betacaroteno

Los pimientos son una buena fuente de betacaroteno.
iStock

Un precursor de la vitamina A que se encuentra en frutas y verduras de color rojo, amarillo y naranja como las zanahorias y los pimientos de colores, el betacaroteno, ha sido ampliamente investigado. Se piensa que es eficaz en el tratamiento de la degeneración macular, algunas formas de artritis y el asma inducida por el ejercicio. El betacaroteno ha demostrado ser ineficaz en el tratamiento de enfermedades del corazón y la mayoría de otros tipos de cáncer, excepto para el cáncer de ovario en las mujeres posmenopáusicas. Las altas dosis de este precursor (ya sea de suplementos o alimentos) pueden hacer que la piel se vuelva de color amarillo o naranja.

Biotina

El salvado de trigo contiene biotina.
iStock

Originalmente llamada vitamina H, la biotina se utiliza en el metabolismo de proteínas, carbohidratos y grasas. Debido a que está ampliamente disponible en nuestra dieta, las deficiencias de biotina tienden a ser raras y no hay razón para complementarla salvo que lo indique tu médico. Además, no hay evidencia para sugerir que tomar biotina adicional mejorará el rendimiento. Fuentes de biotina en alimentos incluyen champiñones, aguacates, salvado de trigo y coliflor.

Cohosh negro

El cohosh negro es una hierba que puede adquirirse en forma de cápsula.
Getty Images

Una hierba de la familia de los ranúnculos, el cohosh negro se utiliza para tratar los síntomas menopáusicos. Algunos estudios muestran un beneficio en la reducción de la frecuencia de los sofocos, mientras que otros no muestran ningún efecto. En consecuencia, tomar cohosh negro podría ser eficaz en algunas mujeres, pero debe evitarse en aquellas con problemas de hígado.

Vitamina C

Las naranjas contienen grandes cantidades de vitamina C.
iStock

La vitamina C (también conocida como ácido ascórbico) es una vitamina soluble en agua y un antioxidante necesario para producir colágeno, una proteína que refuerza el tejido conjuntivo, huesos, dientes, cartílago y la piel. Las deficiencias de vitamina C son poco comunes en Estados Unidos. Su suplementación es promocionada por sus efectos reforzadores del sistema inmune, pero el tomar vitamina C durante o después de comenzar los síntomas del resfriado no se ha demostrado que afecte la gravedad o la duración del mismo. El exceso de esta vitamina (como resultado de la suplementación) puede resultar en diarrea, náuseas y calambres en el estómago. Las fresas y las naranjas son grandes fuentes de vitamina C.

Calcio

El calcio se encuentra en los lácteos.
Getty Images

El mineral más abundante en el cuerpo, el calcio se utiliza para la formación de huesos. Un hecho importante para el público de LIVESTRONG.com, es que el calcio puede perderse a través del sudor. Por lo tanto, las personas activas (especialmente mujeres) deben ser conscientes de su ingesta de calcio. Los suplementos de calcio se recomiendan para aquellos que no consumen productos lácteos. Con todo, ten cuidado de no exagerar, ya que un exceso de calcio puede contribuir a la formación de cálculos renales.

Condroitina

La condroitina se utiliza en los casos de osteoartritis.
iStock

La condroitina es parte de una proteína que se encuentra en el cartílago. Como suplemento, la condroitina se combina tradicionalmente con la glucosamina para reducir los síntomas de la osteoartritis. Los efectos de la condroitina son similares a los medicamentos anticoagulantes. Por esta razón, no se debe tomar con estos medicamentos o con vitaminas que adelgazan la sangre y suplementos como la vitamina E y el aceite de pescado. Esto podría provocar que la sangre se licue extremadamente y haya sangrado anormal.

Picolinato de cromo

El brócoli contiene cromo.
iStock

El cromo es un oligoelemento que se encuentra en el brócoli, papas, quesos, carnes magras, carne de res, algunas especias y granos enteros. La mayoría de las personas obtienen suficiente cromo en su dieta. Durante varias décadas, el cromo era un suplemento popular de la pérdida de peso debido a su capacidad para mejorar la acción de la insulina en el cuerpo, sin embargo, los ensayos clínicos no mostraron ningún efecto de pérdida de peso debido a la suplementación. Aunque hay poca evidencia, puede haber un beneficio para los diabéticos de tipo 2 que tomaron cromo, pero esto lo debes discutir con un médico.

Aceite de hígado de bacalao

El aceite de hígado de bacalao viene en cápsulas de gel suave.
iStock

Un suplemento extraído del hígado del bacalao, el aceite de hígado de bacalao es diferente de otros suplementos de aceite de pescado que contienen sólo los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA. Este aceite también contiene vitaminas A y D. La suplementación con altas dosis de aceite de hígado de bacalao no se recomienda debido al riesgo de la toxicidad de las vitaminas A y D que puede causar náuseas y vómitos. El aceite de hígado de bacalao también puede causar eructos "de pescado", lo que lleva al mal aliento.

Ácido linoléico conjugado

El ALC se encuentra en la carne.
iStock

También conocido como ALC, el ácido linoleico conjugado es una grasa omega-6 que se encuentran en carne y productos lácteos. La investigación en animales ha demostrado que el ALC es un potencial antiinflamatorio, anti-obesidad, e incluso un compuesto anticancerígeno. Sin embargo, más investigaciones no han demostrado una significativa transferencia de estos beneficios a los seres humanos y la seguridad en humanos no se ha establecido para el ALC.

Coenzima Q10

La CoQ10 se encuentra en pescados como el salmón.
Getty Images

La coenzima Q10 es un antioxidante producido naturalmente por el cuerpo y también se encuentra en granos enteros y pescado azul, como el atún, el salmón y las sardinas. A medida que envejecemos, nuestros niveles de CoQ10 disminuyen, pero pueden ser contrarrestados por la suplementación o la dieta. Algunos estudios han sugerido que la CoQ10 juega un papel en la reducción del riesgo de enfermedades del corazón y también que puede incluso jugar un papel en la salud de la piel, los niveles de movilidad de los espermatozoides y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

Extracto de arándano

El arándano (cranberry)  se utiliza en infecciones de vías urinarias.
iStock

El extracto de arándano (cranberry) se usa más comúnmente para el tratamiento de infecciones del tracto urinario. Los compuestos encontrados en los arándanos evitan que las bacterias E.coli se adhieran a las paredes del tracto urinario, por lo que es eficaz en la prevención de las infecciones. El extracto de arándano (cranberry) también se ha relacionado con la reducción de la gravedad de los accidentes cerebrovasculares y el riesgo de caries dental.

Vitamina D

La vitamina D se encuentra en la yema de huevo.
Getty Images

La vitamina D es un compuesto soluble en la grasa de la leche, yemas de huevo y setas cultivadas bajo luz ultravioleta. La luz del sol es la principal fuente de vitamina D. La falta de exposición al sol, vivir en las latitudes norte y tener la piel más oscura son elementos que reducen la capacidad del cuerpo para absorber vitamina D de forma natural. La vitamina D es un tema de investigación y puede proporcionar una protección más ciertos tipos de cáncer, pérdida de densidad ósea e incluso la obesidad.

DHEA

La DHEA se utiliza en padecimientos como la esquizofrenia.
iStock

La dehidroepiandrosterona (DHEA) es un precursor de la hormona esteroide de estrógeno y testosterona. Los niveles de DHEA alcanzan su pico en una persona en sus veintes y disminuyen con la edad. Al principio se pensó que era eficaz como un suplemento anti-envejecimiento, pero las investigaciones han refutado el impacto de DHEA en ese tema cuando se trata de la composición corporal, la fortaleza ósea, la insensibilidad a la insulina, etc. Sin embargo, la DHEA ha mostrado ser prometedora en el tratamiento de mujeres con esquizofrenia, mejorando los síntomas de lupus y la disfunción sexual en los hombres, pero se necesita más investigación para apoyar estas afirmaciones.

Vitamina E

La vitamina E se encuentra en las semillas de girasol.
iStock

La vitamina E es un compuesto liposoluble que se encuentra en las semillas de girasol, germen de trigo, aceitunas, espinacas y espárragos. Dado que la vitamina E es un antioxidante, protege a las células contra el estrés oxidativo y el daño. La vitamina E, una vez se pensó que reducía el riesgo de enfermedad cardiovascular, pero los ensayos clínicos han demostrado poco efecto. La investigación también muestra poca evidencia para apoyar el uso de la vitamina E para mejorar la función mental y la prevención del cáncer.

Equinácea

La equinácea tradicionalmente se utiliza para tratar resfriados.
Getty Images

Un suplemento de hierbas derivado de la planta de flor cónica, la equinácea, se utiliza para el tratamiento del resfriado común y aumentar la función inmunológica. Su uso es generalmente considerado como seguro, pero no se recomienda para las personas con enfermedades graves. La eficacia de la equinácea en el tratamiento de enfermedades no está clara debido a resultados mixtos en estudios científicos. Todavía se cree que es eficaz para el tratamiento (pero no la prevención) del resfriado común. La equinácea puede reducir la efectividad de los medicamentos inmunosupresores y algunas personas también pueden ser alérgicas a la misma.

Aceite de onagra

El aceite de onagra proviene de la flor del mismo nombre,.
Getty Images

El aceite de onagra se extrae de la flor de onagra y es alto en ácidos grasos omega-6 ácido gammalinoléico (GLA). El GLA es un ácido graso esencial que se encuentra en pequeñas cantidades en la dieta común. Debido a sus propiedades antiinflamatorias, el aceite de onagra podría tener un efecto beneficioso sobre el síndrome premenstrual, el eczema y la artritis. Los efectos secundarios pueden incluir dolores de cabeza y dolor abdominal.

Aceite de pescado

El aceite de pescado disminuye los triglicéridos.
iStock

Las grasas que componen el aceite de pescado se utilizan para ayudar a reducir los triglicéridos. El aceite de pescado se cree que tiene efectos positivos sobre la depresión, la ansiedad, el peso corporal y la función articular. La ingesta mínima recomendada de EPA y DHA es de 100 miligramos por día. Una dosis de hasta 3.000 miligramos por día puede ser prescrita por los médicos para bajar los niveles de triglicéridos en la sangre.

Ácido fólico

El ácido fólico de las espinacas ayuda a prevenir defectos del nacimiento.
Getty Images

El ácido fólico es una vitamina B que juega un papel fundamental en los procesos de metabolismo y la reproducción del ADN. Esto hace que el ácido fólico sea muy importante durante las primeras etapas de crecimiento de un feto. Se recomienda el ácido fólico para las mujeres embarazadas y aquellas que tratan de quedar embarazadas para prevenir defectos de nacimiento. Las espinacas, las nueces y las legumbres contienen ácido fólico, así como muchos panes, pastas y cereales para el desayuno están fortificados con ácido fólico.

Ajo

El ajo es saludable para el corazón.
Getty Images

Además de ser disfrutado en algunos sumamente deliciosos platos de pasta, el ajo es también comúnmente tomado como un suplemento para el tratamiento del riesgo de enfermedades del corazón y la prevención del cáncer de estómago y colon. Los ensayos clínicos no apoyan el uso de un suplemento de ajo para reducir el colesterol alto, pero el ajo podría ayudar a disminuir la presión arterial en personas con hipertensión.

Ginseng

El gingseng es muy popular entre los deportistas.
Getty Images

Uno de los suplementos más populares, el ginseng es tomado para mejorar los niveles de azúcar en la sangre, el rendimiento deportivo, la agudeza mental y la vida en general. También puede ayudar con la disfunción eréctil. Dado que el ginseng puede actuar como un estimulante, los efectos secundarios pueden incluir nerviosismo y problemas para dormir.

Glucosamina

La glucosamina se utiliza en los casos de osteoartritis.
Getty Images

Derivada de los caparazones de los crustáceos, la glucosamina se utiliza para aliviar los síntomas de la osteoartritis. Se considera segura con mínimos efectos secundarios, aunque las personas con alergias a los mariscos deben asegurarse de elegir una versión sintética del suplemento.

Hierro

El hierro se encuentra en las carnes rojas.
iStock

El hierro es un mineral que se usa en el transporte de oxígeno a través de la sangre y en los músculos a través de la hemoglobina (en los glóbulos rojos) y la mioglobina (en las células musculares). La deficiencia de hierro puede provocar anemia y la sensación de debilidad, dolores de cabeza y piel pálida. Puesto que el exceso de hierro es tóxico para el cuerpo, no se recomienda la suplementación a menos que una necesidad de hierro adicional se confirma por un médico y una prueba de sangre. Alimentos ricos en hierro son las carnes, aves y pescados.

Luteína

La luteína se encuentra en las espinacas.
iStock

También se llama xantofila, la luteína es un pigmento natural hecha por ciertos tipos de microorganismos y plantas. La luteína es un antioxidante y un tipo de carotenoide que puede ser beneficioso en el mantenimiento de la salud de los ojos. Fuentes de luteína en los alimentos incluyen vegetales de hoja verde, como la col rizada, espinacas, lechuga y col. La luteína también se encuentra en las yemas de huevo y los pistachos.

Lisina

La lisina es un aminoácido esencial que puede adquirirse en suplementos.
iStock

La lisina es un aminoácido esencial que puede ser utilizado para reducir la gravedad y la duración de las úlceras bucales. La dosis recomendada es de 1 gramo. La lisina en la dieta es segura, pero la suplementación se ha sabido que lleva a cálculos biliares y disfunción renal. Fuentes de lisina en alimentos son los frijoles, guisantes, lentejas y aves de corral.

Magnesio

El magnesio es un mineral que se pierde con la sudoración.
Getty Images

El magnesio (un mineral almacenado principalmente en los huesos, músculos y órganos) es responsable de más de 300 diferentes reacciones en el cuerpo, incluyendo el mantenimiento de tu nivel de energía, que ayuda a relajarte, y el mantenimiento de la salud de tu corazón y vasos sanguíneos. Al igual que con otros minerales, el magnesio se pierde a través de sudor durante el ejercicio. Como resultado, muchos atletas y otras personas de alto entrenamiento podrían no estar recibiendo suficiente magnesio. Un estudio de 2005 encontró que el 68 por ciento de los estadounidenses no consumen suficiente magnesio y que el consumo promedio está muy por debajo de las recomendaciones actuales. Las dosis de suplementos para adultos comienzan alrededor de 300 miligramos al día.

Melatonina

La melatonina ayuda contra el insomnio.
iStock

La melatonina (una hormona liberada de la glándula pineal en el cerebro) es responsable de la preparación de tu cuerpo para el sueño. La melatonina se libera en conjunto con la oscuridad y el ritmo circadiano asociado. La exposición excesiva a la luz artificial puede afectar la liberación de melatonina natural. Los suplementos de melatonina se utilizan con frecuencia como ayuda para dormir para el insomnio, trastornos del sueño durante el turno laboral y el "jet lag" (desfase de horario). Los efectos secundarios pueden incluir somnolencia diurna, cambios de humor y aumento del colesterol.

Cardo mariano

El cardo mariano es un antioxidante y antiinflamatorio.
Getty Images

El cardo mariano o Silybum marianum, se ha utilizado durante miles de años para tratar muchas condiciones de salud. Contiene silimarina, un antioxidante y antiinflamatorio que puede beneficiar el hígado y el corazón. Aunque generalmente se considera seguro, el cardo mariano puede causar malestar estomacal, diarrea y erupciones cutáneas. Si la gente tiene alergia a la ambrosía, debe evitar esta planta.

Niacina

La niacina se encuentra en las aves.
iStock

La niacina es un nombre común para la vitamina B3 y se encuentra en las carnes, aves, pescado y cereales fortificados. Su papel más importante es ayudar con la producción de energía del cuerpo. Puede ayudar a la liberación de calcio almacenado en nuestro cuerpo y es importante para la salud del cabello, piel y uñas. En los casos graves, grandes dosis de niacina pueden causar daño al hígado.

Potasio

El potasio se encuentra de manera natural en el plátano.
Getty Images

También se clasificado como un electrolito, el potasio es un mineral que juega un papel clave en el corazón y la salud de los huesos. Mientras que la ingesta inadecuada de potasio puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón y la hipertensión, el consumo de altos niveles de potasio puede afectar negativamente la función del corazón y es peligroso. Una cantidad adecuada de potasio se puede obtener de una dieta rica en verduras y frutas como los plátanos y aguacates.

Probióticos

Los probióticos son bacterias saludables para el tracto intestinal.
iStock

Probiótico es un término usado para describir las bacterias saludables que ayudan a mantener un equilibrio óptimo en los intestinos para promover la digestión y mejorar la inmunidad. Además de estar disponibles como un suplemento, el Lactobacillus acidophilus es un probiótico que se encuentra en los productos lácteos tales como yogur y queso cottage que contienen cultivos activos. Los probióticos se usan comúnmente para combatir las causas de la diarrea y controlar los problemas causados por enfermedades inflamatorias intestinales.

Arroz de levadura roja

El arroz de levadura roja se ha utilizado desde tiempos antiguos en China y Japón.
Getty Images

El arroz de levadura roja se crea por la fermentación del arroz con una cepa de levadura roja llamada Monascus purpureus. Tiene un largo uso en la historia de China y Japón como alimento y medicamento. Hoy en día, se vende en forma de suplemento y se toma para reducir el colesterol, así como para una variedad de propósitos para promover la salud. Los efectos secundarios pueden incluir dolor de estómago, ardor de estómago, náuseas y diarrea.

SAM-e o S-adenosilmetionina

SAM-e sirve para la buena salud del hígado.
iStock

SAM-e (que es sinónimo de S-adenosilmetionina) es un aminoácido producido en el hígado. SAM-e se utiliza en el tratamiento de la depresión, el dolor de la artritis y el TDAH (trastorno de déficit de atención) en adultos. También se cree que protege contra el daño al hígado. Ya que la dosificación de SAM-e puede variar mucho, es mejor consultar con un profesional de la salud antes de usarlo.

Palma enana americana o serenoa

La serenoa se utiliza para desequilibrios hormonales y de próstata.
iStock

La palma enana americana es una planta de la familia de las palmeras que crece en el sureste de Estados Unidos. Se ha utilizado tradicionalmente para los trastornos de la vejiga, pérdida del cabello, los desequilibrios hormonales y el tratamiento de próstatas agrandadas. Sin embargo, ensayos clínicos más recientes no han mostrado ningún efecto significativo de la serenoa en el agrandamiento de la próstata. Las posibles reacciones adversas a la palma enana americana incluyen dolor de estómago, náuseas, cambios intestinales, mareos y dolor de cabeza.

Selenio

El selenio se encuentra en los mariscos.
Getty Images

El selenio, un antioxidante mineral y poderoso que se encuentra en pescados y mariscos, las aves de corral, huevos, y los granos enteros, se ha asociado con una reducción de la incidencia de varios tipos de cánceres, así como un estimulante para el sistema inmunológico. La ingesta adecuada de selenio también parece proteger contra las enfermedades cardiovasculares y apoyar la fertilidad masculina. Puesto que es un oligoelemento, sólo es necesario en pequeñas dosis y no se recomienda la suplementación. El selenio puede ser tóxico en altas dosis.

Isoflavonas de soja

Las isoflavonas de soja se encuentran en el tofu.
Getty Images

Las isoflavonas de soja son una clase específica de antioxidante que se encuentra en la soja que se adhiere a los receptores de estrógeno del cuerpo. Pueden reducir el colesterol, protegen contra los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Las isoflavonas reducen la producción de tu cuerpo de las células que dan lugar a la acumulación de placa en las arterias. Aunque son seguras para la mayoría de la gente, la soja y las isoflavonas pueden tener efectos secundarios como náuseas, distensión abdominal y estreñimiento.

Hierba de San Juan

La hierba de San Juan ha probado ser un antidepresivo.
Getty Images

La hierba de San Juan, un suplemento de hierbas derivados de "goatweed" (también conocida como epimedium), ha sido utilizada durante siglos para tratar la depresión y los síntomas de la ansiedad. Los resultados varían, sin embargo. Mientras que un estudio en octubre de 2005 encontró que la hierba de San Juan fue más eficaz que la fluoxetina (Prozac) en el tratamiento del trastorno depresivo mayor, un estudio a gran escala de abril de 2002 encontró beneficios del uso de la hierba de San Juan sobre el placebo en el tratamiento de la depresión mayor. También tiene múltiples interacciones entre medicamentos y por lo tanto, sólo se debe tomar bajo la supervisión de un médico. Los efectos secundarios son comunes pero pueden incluir fatiga, dolor de estómago, ansiedad, disfunción sexual, mareos, dolor de cabeza y sequedad de boca.

Zinc

El zinc se encuentra en mariscos.
iStock

El zinc es un mineral esencial que se encuentra en pescados y mariscos, aves de corral, carne, frutos secos, chocolate oscuro y los cereales fortificados. Desempeña un papel importante en el crecimiento celular, el sistema inmune, y el mantenimiento de los sentidos del olfato y el gusto. El zinc también ayuda a acortar la duración del resfriado común y promueve la curación de heridas. La deficiencia de zinc es poco común, pero los vegetarianos, alcohólicos y los ancianos están en riesgo de tener niveles bajos de zinc. El cuerpo no puede almacenar zinc, así que obtener el suficiente, ya sea a través de la dieta o de suplementos, es vital.