20 comidas sanadoras

Escrito por Ana P. Ferrari
Sol de Zuasnabar Brebbia/Moment/Getty Images

"Somos lo que comemos" esta frase se utiliza para explicar lo importante que es la dieta que llevamos día a día. Los seres vivos que no tenemos una dieta fotosintética como las plantas, debemos obtener energía de compuestos orgánicos e inorgánicos presentes en plantas y animales. Según sus características químicas los alimentos se dividen en: proteínas, lípidos, glúcidos, vitaminas y sales minerales. Una dieta balanceada, contiene todos esos elementos. Los nutrientes son sustancias básicas que realizan funciones específicas en nuestro cuerpo. Un alimento está formado por uno o varios nutrientes. La naturaleza nos propone comer diferentes alimentos para obtener todos los nutrientes necesarios. En este artículo te nombramos 20 alimentos que contienen cantidades concentradas de ciertos compuestos que pueden ser útiles para la curación y prevención de enfermedades.

Leche

PointsStudio/iStock/Getty Images

Existen pocos alimentos tan completos como la leche. De hecho, los mamíferos dependen totalmente de ella en los primeros meses de vida y esto les permite desarrollar su organismo correctamente. Está compuesta principalmente por agua, grasa, glúcidos, sales minerales y proteínas. Las vitaminas presentes en la leche cumplen funciones importantes que van desde la producción de anticuerpos (vitamina A) hasta fijar el fosfato de calcio en dientes y huesos (vitamina D). Además, en el caso de la leche entera, es una buena fuente de calorías.

Ostras

popovaphoto/iStock/Getty Images

Las ostras, como generalmente sucede con los alimentos provenientes del mar, son ricas en Omega 3, un ácido graso que ayuda a disminuir los triglicéridos cuidando el sistema cardiovascular. Son una excelente fuente de hierro, por lo tanto son útiles para combatir la anemia. También son una fuente de Zinc y Calcio que es tan importante para mantener los huesos fuertes.

Kiwi

anna1311/iStock/Getty Images

En la pirámide alimentaria, encontramos a las frutas como uno de los alimentos que más debemos ingerir, siendo recomendable comer de 2 a 3 raciones diarias. En el caso del kiwi, vemos una gran concentración de Vitamina C (casi 100 mg por cada 100 gr de alimento). El kiwi es rico en luteína, un compuesto fitoquímico que reduce el riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas y degeneración macular y cataratas.Tiene más potasio que una banana y controla la presión sanguínea, controla la actividad del corazón y mantiene el equilibrio de los fluidos. Es antiinflamatorio y antialérgico.

Ajo

anna1311/iStock/Getty Images

El ajo en la actualidad es utilizado ampliamente en la farmacología. Es eficaz como antibiótico, combatiendo numerosos hongos, bacterias y virus. Es una gran fuente de vitamina B6. Los efectos beneficiosos otorgados por el ajo, pueden variar dependiendo de cómo se los ingiere porque el ajo posee diferentes propiedades cuando está crudo o cocido. Cuando está crudo y se lo corta o machaca, se produce una sustancia llamada alicina. En cambio, cuando se lo cocina, este compuesto se elimina. Durante la cocción se liberan compuestos diferentes, como la adenosina y el ajoeno, que poseen cualidades anticoagulantes y, se supone, reducen el nivel de colesterol.

Cebolla

Kovaleva_Ka/iStock/Getty Images

El 90% de la cebolla es agua, por eso es sorprendente que sólo en el 10% restante encontremos tantos beneficios. Contiene aceites esenciales, vitaminas de los grupos B, C y E con potente efecto antioxidante. Son antibióticas y anticépticas y evitan la formación de coágulos en la sangre. Es muy útil en procesos como resfriados, catarros, bronquitis, faringitis y otras afecciones respiratorias. La mejor forma de aprovechar los beneficios de la cebolla es comerla cruda.

Frijoles

Maya Kovacheva/iStock/Getty Images

Hay muchas variedades de frijoles, pero en general, poseen un alto contenido protéico y de fibras. Poseen poco contenido lipídico por lo que son recomendables durante las dietas para adelgazar. Su alto contenido de potasio ayuda a las personas que sufren de hipertensión. Son un buen alimento para los diabéticos ya que sus carbohidratos son complejos y el cuerpo tarda más tiempo en absorberlos. Por lo tanto, ayudan a prevenir el aumento abrupto de los niveles de azúcar en sangre.

Algas

edwardolive/iStock/Getty Images

En general, las verduras de mar poseen más nutrientes que las verduras de tierra. Tienen abundantes minerales como el calcio, hierro y magnesio, además de grandes cantidades de yodo que es fundamental para el correcto funcionamiento de la glándula tiroides. También son ricas en carotenoides y otros antioxidantes

Espinaca

OksanaKiian/iStock/Getty Images

Los vegetales de color verde oscuro como la espinaca son una gran alternativa para evitar las carnes porque están llenos de minerales y no poseen grasas y calorías en gran cantidad. Se ha comprobado que son los nitratos presentes en la espinaca, los responsables de aumentar la fuerza en los músculos. Gracias al magnesio y al potasio, se logra regular la presión arterial. La vitamina A junto a la luteína y zeaxantina son muy importantes para prevenir la degeneración macular y el desarrollo de cataratas en la vista.

Arroz

YelenaYemchuk/iStock/Getty Images

El arroz es una excelente fuente de fibra que mejora la función intestinal. Es notable su aporte de hidratos de carbono que el cuerpo utiliza como combustible y es por eso que es muy recomendado en la dieta de los deportistas. Sus bajos niveles de sodio lo convierten en un alimento ideal para los hipertensos. Se ha demostrado que el arroz utilizado a nivel tópico tiene propiedades antiinflamatorias.

Hígado de vaca

serezniy/iStock/Getty Images

Es un alimento extremadamente completo. Contiene grandes cantidades de vitamina A (casi 50 veces más que la lechuga). Es una fuente muy grande de Hierro. Además posee Zinc, que ayuda a la buena incorporación de la vitamina A. La vitamina B7 presente en el hígado es muy útil para regular los niveles de azúcar en el cuerpo, ayudando a controlar la diabetes.

Cacao

m-chin/iStock/Getty Images

El cacao posee muchas sustancias importantes para el organismo, entre ellas destaca la epicatequina la cual podría reducir el riesgo de derrames cerebrales, diabetes y ataques cardíacos. Debido a que es un gran estimulante del sistema nervioso, a través de las endorfinas es capaz de mejorar nuestro estado de ánimo. Es un gran alivio natural contra el estreñimiento. La forma más común de encontrar cacao concentrado es en el llamado chocolate amargo.

Té negro

SasaJo/iStock/Getty Images

Resulta ser que el té negro es un potente antioxidante. Posee flavonoides que ayudan a la capacidad de contracción y dilatación de los vasos sanguíneos. Reduce los niveles de la hormona cortisol que se libera en situaciones de estrés, por lo que se lo considera una infusión relajante.

Manzana

anna1311/iStock/Getty Images

Las manzanas contienen elementos importantes como cisteína que está presente en los tejidos de los órganos, la glicina que es un antiácido natural y la arginina que es necesaria para el crecimiento muscular y la reparación de los tejidos. Las manzanas son ingeridas con fines antiinflamatorios y anticolesterol. Es hipotensora, lo que significa que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos. También posee cualidades sedantes gracias al fósforo por eso se indica comerla como postre luego de la cena y antes de ir a dormir.

Atún

anna1311/iStock/Getty Images

El atún es una de las mayores fuentes de Omega 3 el cual está indicado para el tratamiento de la depresión y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Además, posee cantidades significativas de vitaminas liposolubles como la A y la D vitales para la producción de los pigmentos de la retina del ojo y la regulación del calcio a nivel sanguíneo, respectivamente.

Jengibre

moodboard/moodboard/Getty Images

El jengibre es utilizado desde hace muchísimo tiempo en la medicina tradicional china porque es un potente antiinflamatorio, facilita la digestión, disminuye la migraña, combate la gripe y es un antidepresivo natural. Es un concentrado de manganeso el cual está relacionado con la formación de los huesos, el desarrollo de los tejidos y la coagulación de la sangre.

Aceite de coco

serezniy/iStock/Getty Images

El aceite de coco es el único aceite que no se oxida al calentarlo lo cual lo hace más saludable. Es eficaz para combatir el hipotiroidismo. Contiene ácidos grasos de cadena corta que no necesitan de enzimas pancreáticas para su correcta digestión. Son ricos en ácido láurico, un probado agente antivírico, antibacteriano y antimicótico

Papa

sommail/iStock/Getty Images

La papa es un tubérculo de fácil digestión y un alto valor nutricional. La papa contiene varias vitaminas, incluyendo la vitamina C, riboflavina, tiamina y niacina. Hay una gran cantidad de fibra presente en la cáscara de la papa. Se cree que ayuda a tratar la hepatitis, combate problemas digestivos y reduce el colesterol.

Nueces

seb_ra/iStock/Getty Images

Contienen un alto nivel de proteínas y antioxidantes potentes y poco comunes. Son muy buenas para el control del peso y la mejora de la fertilidad masculina. Posee el aminoácido arginina el cual proporciona múltiples beneficios vasculares a personas con enfermedades del corazón.

Semillas de chía

Arisara_Tongdonnoi/iStock/Getty Images

Estas pequeñas semillas no contienen gluten, son perfectos antioxidantes y contienen Omega 3, calcio, boro, cobre, zinc, magnesio, manganeso y fibra alimentaria. Entre sus propiedades podemos nombrar que ayuda al crecimiento de la masa muscular, a calmar el dolor de las articulaciones y a regular la flora intestinal.

Hongo Shitake

kokoroyuki/iStock/Getty Images

Se ha comprobado su efectividad en el tratamiento contra el cáncer. Tiene un gran poder para incrementar el sistema inmunológico. Se cree que tiene propiedades antivirales y bacterianos. Contiene Ergosterol que es un nutriente que se convierte en vitamina D cuando nos exponemos al sol y ésta es muy importante para asimilar el Calcio y fósforo adecuadamente.