15 tips para tener sueños lúcidos

Escrito por Daiana Diaz
Getty Images

Los sueños lúcidos son aquellos en los que somos conscientes de que estamos soñando. Si bien todos alguna vez hemos tenido la realización de que nos encontrábamos en una experiencia onírica, pocos son capaces de controlarlas y disfrutarlas en el momento. A continuación, algunos tips sobre cómo lograr la lucidez absoluta mientras dormimos y así poder aprovechar al máximo esta grata experiencia.

Dormir en un ambiente propicio

Getty Images

Este consejo es aplicable no sólo a quienes quieren tener sueños lúcidos. Siempre es importante contar con un espacio en el hogar exclusivamente reservado al descanso. Si bien parece obvio, es un hecho a destacar ya que muchas veces el cuarto se utiliza para el desarrollo de actividades que no tienen que ver con el descanso. Utilizar el cuarto para trabajar perjudica la calidad de sueño y fomenta la aparición de problemas como el insomnio. Por lo tanto, el primer paso para tener un sueño lúcido es gozar de un buen descanso.

Relacionado: Cómo recordar los sueños

Encontrar el mejor momento para dormir y tener un sueño lúcido

flashfilm/Lifesize/Getty Images

De acuerdo a estudios realizados, el mejor momento para tener un sueño lúcido es durante una siesta a la mañana. También se detectó que los sueños se desarrollan en ciclos de 60 minutos, fundamentalmente en la fase REM, que es más abundante justo antes de despertar. Por ello es que la actividad onírica que más recordamos es la que fue interrumpida y, si la idea es retener en nuestra memoria lo que sucedió allí, es conveniente despertarnos durante uno de esos ciclos.

Relacionado: Datos curiosos sobre los sueños

Relajarse

Getty Images

El primer paso hacia los sueños lúcidos es desarrollar la capacidad de recordar lo que soñamos y, para lograrlo, es necesario tomarnos un minuto a la hora de dormir para aclarar la mente. Expertos recomiendan concentrarse en la respiración, dejando que los pensamientos e ideas fluyan en la cabeza sin imponer trabas. Otra posibilidad es intentar visualizar un lugar agradable que traiga paz y relajación o, incluso, rezar de acuerdo al credo religioso que se profese. De esta manera, se logrará un estado de tranquilidad previo al sueño.

Proponerse recordar lo soñado

Getty Images

Parece un consejo extraño, pero la clave para lograr un sueño lúcido es, en primera medida, proponerse no olvidarlo. Es usual que recordemos sólo fragmentos de los sueños que tenemos y, en muchas ocasiones, incluso no recordemos nada. Pues bien, ¿cual es el objetivo de tener un sueño lúcido si no podremos recordarlo? Este olvido que se da de la mayor parte de la actividad onírica tiene que ver con que estamos más concentrados con las actividades diurnas. Para evitarlo, hay que meditar en la intención de no olvidar lo que se sueña.

Tomarse un momento al despertar para recordar el sueño

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Cada paso para poder vivir sueños lúcidos debe ser pensado y hecho de manera consciente. En este caso, al despertar también tendremos la tarea de tomarnos un momento antes de incorporarnos a la vida diaria para recordar qué soñamos la noche anterior. Al principio puede ser difícil y es probable que nos olvidemos de hacerlo, pero una vez incorporado el hábito ya lo haremos automáticamente y estaremos un paso más cerca del objetivo.

Visualizar el sueño

Flickr

Una forma muy útil de intentar recordar la totalidad del sueño que tuvimos es visualizarlo ni bien nos despertamos. La idea es pensar en lo que soñamos e imaginarnos como protagonistas conscientes, tomando decisiones durante el desarrollo de la experiencia onírica e, incluso, realizando actividades que son de nuestro gusto. Un ejemplo de ello sería visualizar que volamos.

Relacionado: Sueños y ansiedad

Llevar un diario de sueños

Getty Images

Además de tomarnos un momento para recordar el sueño que tuvimos es necesario tomar nota de todo lo que sucedió en él. Este paso es deseable ya que, de esta manera, podemos ir tomando consciencia de nuestra actividad onírica a través del registro. Así que la próxima vez que despiertes, toma una libreta y vuelca al papel todo aquello que rememores sobre tu sueño. Recordemos que a medida que pasa el tiempo, los recuerdos se van borrando así que es conveniente realizar esta actividad lo antes posible ni bien despertamos.

Leer y analizar el diario de nuestros sueños

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La actividad del punto anterior se complementa con la lectura y relectura de nuestro diario de sueños. La idea es prestar especial atención a las cuestiones que notamos que se repiten durante nuestra actividad onírica. Familiarizarnos con nuestros sueños es clave para lograr consciencia en ellos, ya que esto nos brindará herramientas para notar cuando estamos soñando. Por lo tanto, para lograr lucidez onírica es necesario establecer una pequeña rutina de anotación y lectura de nuestra actividad nocturna inconsciente.

Reconocer temas clave

Getty Images

Ya con nuestro diario armado es posible comenzar a detectar temas que son recurrentes en nuestra actividad nocturna ya que, si somos conscientes de lo que soñamos, podemos darnos cuenta cuando estamos viviendo un sueño. Si bien cada persona es única, existen algunas situaciones que son frecuentes en la mayoría, por ejemplo: los cambios bruscos de escenario, la presencia de personas del pasado y lugares y situaciones ya vividas con anterioridad. También es posible encontrar en nuestros sueños objetos o situaciones bizarras que no nos encontraríamos en la realidad.

Relacionado: Cómo evitar pesadillas

No decepcionarse

Flickr

Es fundamental no decepcionarse durante el proceso de lograr lucidez en los sueños, ya que requiere de mucho esfuerzo y dedicación. Hay que tener en cuenta que, como en la mayoría de las actividades, el desarrollo de la capacidad de tener consciencia durante un sueño requiere de la formación de un hábito. Por ende, es necesario persistir y no dejar que la impaciencia gane.

Realizar tests de realidad

Flickr

Es muy útil para lograr sueños lúcidos acostumbrarse a realizar chequeos de realidad en cualquier momento del día. ¿Cómo hacerlo? Fácil, hay que preguntarse "¿Esto es real o estoy soñando?". Si lo hacemos una suficiente cantidad de veces durante la vigilia, este hábito se reproducirá también en nuestros sueños. De esta manera, será más fácil realizar tests de realidad cuando estemos en un momento onírico y así, despertar nuestra conciencia en él.

Fijar un objetivo

Getty Images

Se deberá tener un objetivo claro para los sueños lúcidos antes de dormir. La idea es pensar cada noche qué nos gustaría hacer una vez alcanzada la consciencia. Lo bueno es que cuando soñamos las posibilidades son infinitas y el único límite es la imaginación del protagonista. Podemos volar, cantar, visitar lugares remotos, hablar con personas con las que nos gusta hablar. Si bien no siempre es posible controlar la sucesión de hechos, podemos intentarlo. Una de las formas de evitar situaciones que no queremos vivir es dar órdenes en voz alta y siempre mantener la seguridad de que estamos en nuestro propio sueño y somos dueños de él.

No esforzarse al punto de perjudicar el descanso

Getty Images

Además de la paciencia necesaria para lograr la lucidez onírica, hay que tener en cuenta que un exceso de esfuerzo mental para lograrla perjudicará mucho nuestro descanso y con ello, nuestra salud. Por lo tanto, conviene ir paso a paso y no forzando las situaciones. Soñar de manera lúcida es un arte que requiere práctica constante y, sobretodo, paciencia y aceptación de los tiempos de cada persona.

Comenzar con el proceso en un período tranquilo de la vida

Getty Images

En el mundo de hoy la mayoría de los hombres y mujeres viven en un estado de tensión permanente. Para lograr la lucidez onírica es condición necesaria poseer la capacidad de relajar nuestro cuerpo y mente, para alejarlo de las preocupaciones de la vida diaria. Para hacerlo, los expertos recomiendan comenzar este proceso de exploración de los sueños en un momento tranquilo de la vida. Una posibilidad serían las vacaciones o los recesos de algún tipo.

Tener paciencia

Getty Images

Existe la posibilidad de que, aún siguiendo todos los consejos y pasos para llegar a la tan afamada lucidez durante los sueños, no lo logremos del todo o dentro del período de tiempo que esperamos que suceda. También es frecuente que, ante un aparente fracaso, nos comparemos con otros que han cumplido el objetivo. Hay que tener en cuenta que el proceso para tener sueños lúcidos es personal y depende mucho de nuestra forma de vida, nuestra configuración psicológica y nuestras rutinas, por ende, lo que le funcionó a otros puede no funcionar en nosotros. Por ello, la paciencia debe ser una compañía durante todo este apasionante proceso.

Referencias