10 maneras eficientes para levantar el ánimo

Escrito por Pablo Gowezniansky
Getty Premium

Estar con el ánimo decaído es algo que nos ha pasado y nos pasará a todos. Ni siquiera la persona más optimista puede estar con los brazos levantados durante toda su vida. Aquí no sólo incorporarás estrategias para levantar tu ánimo y que puedas encarar tus proyectos con más firmeza y armonía, también aprenderás a vivir ese mal momento y a transmutarlo en paz interior. Aprender a vivir es un arte, y sólo puedes aprenderlo viviendo.

Caminata nocturna

theartmad.com

Si estás al final de tu día y te sientes alicaído, probablemente quedarte encerrado en tu casa no sea la mejor opción. Si bien algunas personas necesitan ese momento de soledad para descansar, puede que tú necesites una soledad más activa. Es decir, una caminata nocturna. Simplemente sal, respira el aire de la noche, encuentra un recorrido que te resulte agradable y deja correr los pensamientos. Cuando estás con poco ánimo seguramente significa que tienes montones de pensamientos en tu cabeza. Déjalos que fluyan, no les eches más leña, no los incineres. Simplemente camina como si estuvieras en trance y suelta todo lo que esté en tu cabeza.

Correr a la mañana

www.beevoz.com

He conocido a un psicólogo que sufría una intensa depresión. Había probado todos los métodos convencionales, desde la terapia hasta las pastillas. Estuvo así mucho tiempo hasta que un día decidió salir a correr a la mañana. Lo hizo un hábito: comenzó a correr todas las mañanas y acabó con su depresión. A veces un ánimo bajo no es más que energía estancada. Al correr o hacer cualquier otro ejercicio físico aeróbico, liberas endorfinas, un analgésico y antidepresivo natural.

Tener un confidente

www.huffingtonpost.com

Estar bajo de ánimo no tiene por qué ser un secreto. Muchas veces guardar el problema creyendo que lo podrás (y tienes) que resolver tú solo, no hace más que agrandarlo y darle más importancia. Confíate con tus seres queridos. Quizás tengas un hermano al que le tengas mucha confianza o un amigo que siempre está en tus momentos difíciles. No sólo hacer terapia con un profesional resulta positivo para ablandar esas cargas emocionales, también es una excelente idea hacer terapia con personas allegadas a ti. Ellas te conocen, te quieren, te saben escuchar. Simplemente hablar ya es un bálsamo; al hacerlo, al poner en palabras tus pesares, descubres nuevos enfoques, lo logras ver desde afuera, y muchas veces encuentras pequeñas claves para resolver lo que te tiene a mal traer.

Ir a un entorno natural

anna-bownesspark.ca

Ya sea tomarte unas pequeñas vacaciones en un lugar tranquilo y bello, o simplemente ir a un parque bonito y grande, estar en un entorno natural te hará bien. La ciencia unánimemente ha hablado en favor de esta posibilidad y distintos estudios llegaron a resultados que indican que estar en la naturaleza mejora la concentración, disminuye la ansiedad, brinda más energía, levanta el ánimo y, en definitiva, ayuda a sanar. La medicina china tiene terapias en donde un paciente enfermo simplemente se cura estando con y mirando la naturaleza. Es que los colores, los sonidos y los olores naturales se armonizan excelentemente con nuestro cuerpo y lo alinean, dándole una nueva estabilidad energética y ayudándote, como por arte de magia, a resolver tus problemas.

Cumplir los biorritmos

www.dicyt.com

Muchas veces el ánimo decaído significa que tu cuerpo está escaso de energías. Esto se debe a que el cuerpo vive a trasmano de sus ritmos naturales. Los biorritmos indican que durante miles y miles de años, el cuerpo humano ha estado alineado con los ciclos de la naturaleza. Se puede resumir en algo tan simple como lo siguiente: comer cuando hay que comer y dormir cuando hay que dormir. El descanso libera la potencia de nuestra mente y de nuestro cuerpo, y lo hace salir de su letargo, es decir, de su ánimo bajo. Ten un desayuno liviano y depurativo, principalmente de frutas. Tu comida más fuerte debe ser al mediodía; es el momento de mayor energía del cuerpo según la medicina hindú. Al igual que la naturaleza disminuye su actividad a la noche y se va la luz y baja la temperatura, tu cuerpo también disminuye su energía y necesita entrar en modo de descanso. Cena liviano al menos dos o tres horas antes de acostarte, de modo que puedas haber realizado una óptima digestión y tu aparato digestivo no esté trabajando al dormir. Una hora antes de irte a la cama deja cualquier estímulo tecnológico: televisor, computadora o celular. Prepara tu cuerpo para que pueda descansar. Si sigues los biorritmos durante una semana, tu energía aumentará considerablemente y tu falta de ánimo se irá resolviendo naturalmente.

Golpear un almohadón

www.velamen.com

La depresión o la falta de ánimo suele significar que tienes energía estancada en el cuerpo. Si le haces caso al estancamiento y te inmovilizas, quedándote en la cama o mirando la televisión, tu falta de ánimo se acentuará en lugar de resolverse. Lo que necesitas es liberar toda esa energía que está en tu interior pero que, de momento, se encuentra ocluida, encerrada. Hay una técnica tántrica muy útil para salir de una depresión intensa. Es tan sencillo como lo siguiente y sólo necesitas un buen almohadón. Siéntate de rodillas sobre la cama o una superficie cómoda y apoya la cola sobre los tobillos; pon el almohadón a la distancia del largo de tus brazos. Lo que harás es subir y bajar los brazos, golpeando con tus manos el almohadón durante cinco minutos, sin descanso, y con toda tu energía. Al principio posiblemente te sientas un tonto; antes de que pase un minuto quedarás agotado. Golpearás y gritarás, intentarás sacar todo lo que tienes adentro, sin dejar de golpear. Con el paso de los minutos irás ganando energía y al acabar este simple ejercicio, te sentirás renovado, ágil, fuerte. Habrás hecho circular tu energía, estarás en el proceso de sacarla de su estancamiento. Haz este ejercicio diariamente y verás resultados notables. Recuerda: tienes que poder golpear y gritar libremente. Hazlo en un horario en donde no sientas vergüenza y en donde no tengas que controlar tus gritos. Es una técnica para soltar y liberar.

Sacar para afuera

uratex.com.ph

Esta es una meditación activa que harás para desidentificarte de tus pensamientos. Cuando estás falto de ánimo, muchas veces te menosprecias, socavas tu potencial y pierdes tu creatividad. La creatividad es muy importante para salir de un mal estado anímico; esto no significa tener que escribir un libro o hacer música. Todos tenemos creatividad, todos somos creativos; es un estado de flexibilidad mental, de agilidad física, de vigor emocional. Harás lo siguiente: ponte en un cuarto en donde puedas hablar en voz alta libremente. Pon un reloj con una alarma que suene a los tres o cinco minutos. Luego di todo lo negativo que te salga sobre ti. Por ejemplo: soy un tonto, no sirvo para nada, no sé planificar, soy malo en el trabajo, etc. Cuando suene la alarma, quédate en silencio unos minutos con los ojos cerrados, disfrutando del estado resultante luego de sacar todo eso de tu mente. Luego pon la alarma nuevamente para que suene en tres o cinco minutos. Habla todo lo positivo que eres. Pero no lo pienses, sólo dilo: soy bueno, me quiero, ayudo a mi madre, trabajo bien, soy bonito, etc. Sin pensar lo negativo, di todo lo negativo que te salga. Sin pensar lo positivo, di todo lo positivo que te salga. Cuando suene la alarma, quédate en silencio nuevamente con los ojos cerrados. Este simple ejercicio te ayudará a sacar de tu mente todos esos pensamientos que están trabando tus emociones. A fin de cuentas, no eres ni una cosa ni la otra; eres constante cambio. Pero para darte cuenta de eso, primero debes desidentificarte con lo que crees que eres y con lo que te está deteniendo para seguir adelante.

Transitar el ánimo decaído

purpleponyprincess.deviantart.com

A veces no es sólo cuestión de querer salir de la depresión o de la falta de ánimo. A veces es cuestión de aprender a no evitarlo, a vivir esa emoción. ¿Te sientes mal? Permítete sentirte mal. Pero hazlo sin hacer nada. Siéntate en reposo en un ambiente tranquilo, sin nadie a tu alrededor y vive tu tristeza, tu falta de energía, tu poco ánimo. Cierra los ojos y acompaña esa sensación; no la reprimas, no la evites, no quieras cambiarla. No la apagues con el televisor o con una película o tomando una cerveza. Vívela, siéntela, date cuenta de que hoy, ahora, eres eso: falta de ánimo, tristeza, angustia. A medida que puedas vivirla, que no le hagas frente, que la aceptes, esa emoción cambiará sola. Es necesario aceptarla para que pueda partir. Simplemente transita tu ánimo decaído, llegarás a estados de bienestar que no puedes imaginar.

Rezar

www.romancatholicman.com

No es necesario que creas en Dios para rezar. Si tienes una religión o un credo, cualquiera sea, puedes confiarle tus inquietudes rezando. Pero no hace falta que creas en una fuerza superior o en un creador para hacer esta terapia. Cuando rezas, te entregas. Aceptas que no puedes controlarlo todo y cedes; pides por ti, por tu familia, pides por lo que te surja en ese momento. Es un acto mágico: sueltas tus emociones, te permites confiar en que sucederá lo mejor, en que alguien o algo está trabajando por ti, en que no estás solo. Si te permites ese momento, ya sea en una iglesia, un templo o en tu propia casa, y pides y te entregas, verás cómo algo mágico irá sucediendo. Rezar es también un ejercicio; no lo harás bien a la primera. Llevará tiempo hasta que puedas poner a tu mente en el estado del rezo, en el de la entrega total, en la confianza de que las cosas serán para mejor. Pero si lo practicas diariamente, lograrás soltar tu carga, lograrás tener un nuevo confidente y te predispondrás anímicamente para que las cosas se resuelvan y todo sea para mejor.

Reconocer que es transitorio

www.ravebin.com

La aceptación del momento presente es una de las principales enseñanzas de los maestros espirituales. ¿Estás mal? Pues estás mal. Aceptarlo no significa que deba quedarse así. Reconoce que has estado bien en el pasado y que estar mal hoy sólo significa que estás pasando un mal rato, pero que no durará para siempre. Cuando aceptas que es hoy cuando estás mal, pero no proyectas que seguirás así de por vida, logras soltar esa emoción. Muchas veces estamos mal y nos aferramos a estar mal, nos encaprichamos, como niños, a esa emoción que nos lastima; no permitimos que nuestro entorno nos ayude, no nos permitimos ni siquiera ayudarnos a nosotros mismos. Pero si aceptas que es sólo un momento, si aceptas que esta sensación pasará y que luego estarás bien, permitirás abrirte y soltar esa emoción. Verás que hay posibilidades nuevas esperándote, que hay gente dispuesta a darte una mano, a escucharte, a consolarte. Verás que hay un mundo de posibilidades esperándote para que levantes la cabeza y des un paso al frente.