10 fantásticos beneficios de la semilla de chía

Escrito por Germán Lapiz
Imagen de una cuchara con semillas de chía
m-chin/iStock/Getty Images

Existe un conjunto de ingredientes naturales que proporcionan una amplia variedad de beneficios para el organismo. Las semillas que se obtienen de la planta de chía son uno de ellos. A pesar de que su consumo se puso de moda en los últimos tiempos, algunas culturas precolombinas como los Aztecas y los Mayas ya las ingerían hace miles de años atrás. Sus numerosas propiedades nos aportan minerales, vitaminas, nutrientes y energía, entre otros elementos vitales para el cuerpo humano. A continuación conocerás 10 beneficios que se obtienen al consumir las semillas de la planta de chía.

Reduce el colesterol malo

Imagen de un test de colesterol
Rick Gershon/Getty Images News/Getty Images

La nutricionista inglesa Madeleine Shaw asegura que el consumo diario de ácidos grasos como el alfa linolénico y el beta-sitosterol reducen el colesterol malo (LDL) y regulan la concentración en sangre del colesterol bueno (HDL). Las semillas de chía contienen un alto porcentaje de estos elementos. Sus propiedades naturales disminuyen los triglicéridos y disuelven la grasa almacenada en las arterias. Sin embargo, los especialistas sostienen que no existen remedios o alimentos capaces de disminuir el colesterol sin una dieta adecuada acompañada de ejercicio físico. Para complementar los beneficios que ocasiona el consumo de dos ó tres cucharaditas de semillas de chía por día, los nutricionistas recomiendan una alimentación a base de frutas y vegetales y caminatas diarias de media hora de duración.

Es una fuente natural de Omega 3

Imagen de alimentos con alto contenido de Omega 3
AlexPro9500/iStock/Getty Images

Está médicamente comprobado que los alimentos con alto contenido de ácidos grasos Omega 3 aportan numerosos beneficios para el sistema nervioso central, el corazón y otros órganos esenciales. La planta de chía es la fuente vegetal con mayor porcentaje de estos ácidos (inclusive más que el salmón y el lino). Cada semilla contiene un 63% de Omega 3 mientras que los pescados solo cuentan con un 20%. Esta propiedad también ayuda a mantener la piel y el pelo más saludables. La corteza cerebral es el tejido nervioso encargado de manejar funciones como la concentración, el razonamiento o la memoria. Los ácidos grasos que proporciona la semilla de chía contribuyen a mantener su estabilidad.

Antioxidante

Imagen de una fábrica expulsando humos contaminantes
Thinkstock Images/Stockbyte/Getty Images

Los pesticidas, el humo del cigarrillo, la contaminación y los herbicidas son solo algunos de los causantes de radicales libres que inhalamos o ingerimos a diario. El cuerpo humano no tiene la capacidad de eliminar estos elementos de forma natural y con el tiempo producen el deterioro de las células y facilitan el desarrollo de diversas enfermedades. Las semillas de chía contienen antioxidantes indispensables como el ácido clorogénico y cafeico que impiden los efectos perjudiciales de los radicales libres. También contienen compuestos como Kaempferol, Miricetina y Quercetina que tienen la capacidad de evitar la oxidación del ADN, las grasas y las proteínas.

Ayuda a regenerar músculos

Un corredor a punto de comenzar una carrera
Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

El alto contenido de fibra que almacena la semilla de chía ayuda a regenerar los tejidos y también favorece el aumento de la masa muscular. "En términos de contenido nutricional, una cucharada de chía es como un batido hecho de salmón, espinacas y hormonas de crecimiento humano", describe el corredor de maratones Christopher McDougall en su libro “Born to Run” (“Nacido para correr”). Algunos nutricionistas recomiendan a los atletas que pasan largas horas ejercitándose en el gimnasio reemplazar los batidos de proteínas para después del entrenamiento por dos o tres cucharadas diarias de semillas de chía.

Facilita la digestión

Manos formando un corazón sobre un estómago
Sam-Stock/iStock/Getty Images

Según la American Dietetic Association (Asociación Dietética Americana) 28 gramos de semillas de chía proporcionan la ingesta de fibra que se recomienda por día. Este elemento es fundamental para ayudar al tránsito intestinal, equilibrar los niveles de insulina e incrementar la hidratación del organismo. El Instituto Nacional de Salud Norteamericano sostiene que este tipo de semillas funcionan como un regulador natural de azúcar en sangre y facilitan la digestión. Su alto porcentaje de fibra mantiene saludables a las bacterias del intestino que sostienen a nuestro organismo saludable. Estas características convierten al chía en uno de los alimentos más saludables del planeta.

Aporta proteínas saludables

Recipientes de los cereales con mayor porcentaje de proteínas
Marek Uliasz/iStock/Getty Images

Si eres vegetariano y estás buscando una fuente natural de proteínas para consumir a diario, la semilla de chía es una de las mejores alternativas. Una sola cucharada contiene 4,4 gramos de proteína, lo que equivale al 10% del valor diario recomendado. Ninguno de los cereales tradicionales (avena, trigo, arroz, maíz o cebada) superan ese porcentaje. Además, este alimento es libre de gluten y por lo tanto no existe riesgo de generar celiaquía. Esa patología proviene exclusivamente de las proteínas que contiene la harina de los cereales de secano como la avena, el trigo, la cebada o el centeno.

Previene enfermedades

Un hombre realizando un test de sangre
Mike Watson Images/moodboard/Getty Images

Las semillas de chía tienen la capacidad de absorber vitaminas liposolubles una vez que las ingerimos. Esta característica sirve para regular nervios, mucosas y células de la piel. Su adecuada proporción de triglicéridos ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en sangre y esto permite prevenir o controlar enfermedades como la diabetes. Además, su alto contenido de ácidos grasos esenciales (AGE) pueden evitar problemas cardiovasculares, reducir la tensión arterial alta, proteger al corazón y contribuir al rendimiento del sistema inmunológico. Como los AGE no pueden ser producidos por nuestro organismo y necesitamos obtenerlos de los alimentos, cada vez son más los médicos que recomiendan consumir semillas de chía para ayudar a las funciones vitales del cuerpo humano.

Sabor y conservación

Un niño espera que le sirvan de comer
Jose Luis Pelaez Inc/Blend Images/Getty Images

A la mayoría de los niños no les produce ninguna gracia ingerir verduras u otros alimentos con sabores desconocidos. Para sus paladares resulta difícil incorporar el sabor de algunas comidas esenciales para el desarrollo. Una de los beneficios de la semilla de chía es que no tiene olor ni sabor. Esto hace que puedan consumirlas personas de todas las edades y los padres no tengan que diseñar complicadas estrategias para que sus hijos acepten probarlas. Además, las semillas contienen una cobertura de gel antioxidante que permite conservarlas sin utilizarse durante largos años y también ayuda a que no sufran ningún deterioro de sus propiedades o beneficios.

Ayuda a adelgazar

FotografiaBasica/E+/Getty Images

Cuando comenzamos una dieta para bajar de peso solemos cometer el error de ingerir pastillas o medicamentos de dudosa procedencia para intentar eliminar esos kilos de más. La semilla de chía tiene una extraordinaria característica natural que sirve para reemplazar esos productos: cuando se la coloca en agua tiene la capacidad de aumentar 12 veces su volúmen. Esta propiedad genera sensación de saciedad y ayuda a controlar el hambre. Al permanecer en líquido por 10 ó 15 minutos se forma una especie de gel que proporciona numerosos nutrientes y se puede comer a cucharadas, agregar en jugos o mezclar con ensaladas. Además, su alto porcentaje de omega 3 contribuye al traslado de nutrientes en el organismo y acelera el metabolismo. Este mecanismo sirve para expulsar las grasas excedentes del cuerpo. Los especialistas recomiendan ingerir entre dos y tres cucharaditas por día para los adultos sanos y cinco para las personas que sufren de diabetes.

Fortalece los huesos

Imagen de una mujer estirandose
KeremYucel/iStock/Getty Images

Una cucharada de semillas de chía proporciona 18% del calcio que los especialistas recomiendan consumir al día. Cada semilla contiene entre seis y diez veces más de este elemento químico que la leche de vaca. Consumirlas cotidianamente significa un aporte de beneficios fundamentales para mantener la estructura ósea fuerte y prevenir enfermedades como la osteoporosis (patología que afecta directamente a los huesos).También ayuda a metabolizar el fósforo, magnesio y manganeso de nuestro organismo y mantener sanos los diferentes grupos musculares. Además, los ácidos grasos omega 3 del chía funcionan como un antiinflamatorio natural y fortalecen nuestras articulaciones.