10 cosas que no deben faltar en un botiquín de primeros auxilios

Escrito por Eva Bonastre
Botiquín de primeros auxilios.
Burke/Triolo Productions/Brand X Pictures/Getty Images

"Es mejor ser precavido que curar", dice un viejo refrán, pero si ocurre un accidente en casa, en el trabajo o en cualquier otro lugar, siempre es bueno tener a mano un botiquín de primeros auxilios para poder realizar curaciones básicas, como desinfectar una herida. Botiquines hay de muchos tipos ya que se pueden adaptar a las necesidades específicas de cada cual. No obstante, hay algunas cosas básicas que no deben faltar en un botiquín de primeros auxilios.

Un frasco de agua oxigenada

Botiquín de primeros auxilios con agua oxigenada, tijeras y esparadrapo.
Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

En su uso terapéutico, el agua oxigenada, o peróxido de hidrógeno (H2O2), es un antiséptico general que sirve para desinfectar y limpiar heridas de la piel y la boca. Hay que tener en cuenta que, una vez abierto el bote, se acabará convirtiendo en agua debido a su fórmula química, así que es mejor comprar frascos de 250 ml y renovarla cada 6 meses.

Un frasco de alcohol etílico de 96 grados

Botella de alcohol etílico de 96 grados para realizar curas.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

El alcohol etílico de 96 grados, o alcohol de botiquín, es otro desinfectante que suele llevar algún aditivo como el cloruro de benzalconio o alguna otra sustancia para darle un sabor desagradable para evitar que sea consumido. Muchos botiquines que incluyen agua oxigenada no incluyen alcohol etílico de 96 grados y viceversa. Tanto el primero como el segundo se utilizan para curar heridas superficiales.

Unas pinzas

No olvides incluir en tu botiquín unas pinzas.
Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Unas pinzas desinfectadas con alcohol etílico pueden resultar de lo más útiles cuando algo se ha incrustado accidentalmente bajo la piel, dado que pueden ayudar a sacar astillas de diversos tamaños y materiales, como la madera o el cristal. Por ello es conveniente incluirlas en cualquier botiquín. ¡No te olvides de ellas!

Un paquete de tiritas o tiras adhesivas

Las tiritas sirven para evitar infecciones cutáneas y proteger la herida del sol.
Photos.com/Photos.com/Getty Images

Las tiritas sirven para evitar que entre suciedad en la herida, evitando así su infección, el roce o contacto con otras superficies y el sol. En el caso de las quemaduras, siempre va bien taparlas con una tirita puesto que la piel está más sensible. Sin embargo, si la herida se ha cerrado ya no será necesario poner una tirita. Algunos botiquines pueden incluir bandas adhesivas en vez de tiritas.

Un frasco de tintura de yodo

El yodo es un potente antiséptico que además funciona como un antifúngico leve.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

El yodo es un potente antiséptico que además funciona como un antifúngico leve. Se suele aplicar en heridas profundas para desinfectarlas. Algunos botiquines llevan cristalmina en vez de yodo porque no deja las típicas manchas amarillentas de este, pero esta solo tiene efecto antiséptico. La mercromina, otro desinfectante similar, ya no se incluye. Antes se usaba para curar el ombligo de los recién nacidos, pero al contener mercurio, dejó de usarse debido a su toxicidad.

Un paquete de vendas y un rollo de esparadrapo

Un botiquín de primeros auxilios debe contar con uno o dos paquetes de vendas de algodón.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Por si hay riesgo de sufrir una herida algo más profunda o complicada, siempre es bueno que, además de las tiras adhesivas, un botiquín de primeros auxilios cuente con uno o dos paquetes de vendas de algodón. También pueden servir para la inmovilización y sujeción de miembros lesionados. El esparadrapo, por otra parte, servirá para cerrar y sujetar la venda.

Unas tijeras

Es mejor que las tijeras sean de punta redonda en vez de tijeras de punta afilada.
PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images

Las tijeras irán bien para, por ejemplo, cortar una venda o una banda adhesiva (en el caso de que en el botiquín haya estas en vez de tiritas). Para evitar que se claven por accidente en el paciente mientras se está realizando una cura, es mejor que las tijeras sean de punta redonda en vez de tijeras de punta afilada.

Una caja de monodosis de solución de suero fisiológico

Ten a mano en tu botiquín una caja de monodosis de solución de suero fisiológico.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

El suero fisiológico, en prácticas monodosis de unos 5 ml, sirve para limpiar heridas antes de realizar una cura y para la higiene nasal y oftálmica. Es realmente práctico para hidratar los ojos cansados o resecos por falta de lagrimal y para limpiar y aliviar estos cuando les entra una pestaña, un poco de arena o cualquier otra suciedad.

Una caja de paquetes de gasas estériles

Cuidado: las gasas dejan de ser estériles una vez abierto el paquete.
Comstock/Comstock/Getty Images

Las gasas se utilizan para ayudar en la realización de curas. Pero cuidado, las gasas dejan de ser estériles una vez abierto el paquete, con lo que hay más riesgo de contaminación, lo que no quiere decir que no se puedan utilizar. Por eso vienen en prácticos paquetes de 5 gasas y éstas están dispuestas en escalera. Solo hay que tener en cuenta este dato y cerrar bien el paquete, resguardándolo del polvo y la suciedad. En botiquines básicos y pequeños, pueden sustituir al algodón.

Una lista de teléfonos de emergencias

Es aconsejable incluir en el botiquín de primeros auxilios una lista de los teléfonos de urgencias de la zona.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Para acabar, es aconsejable incluir en el botiquín de primeros auxilios una lista de los teléfonos de urgencias de la zona, como pueden ser los de: urgencias médicas, ambulancias, ambulatorio local, Cruz Roja, centro de toxicología, bomberos, Guardia Civil, Policía Local, Protección civil, estado de las carreteras, compañías de taxis y los de averías de aguas, electricidad, gas y telefónicas.