El zumba y el embarazo

El enérgico, intenso e incluso explosivo baile aeróbico latino puede combinarse sorprendentemente bien con el embarazo. Muchos bailarines de zumba reportan una fuente de energía para combatir la fatiga, y los videos de YouTube muestran mujeres de ocho meses de embarazo instruyendo clases con vigor. Lo que debes hacer: escucha a tu cuerpo. No comiences el suma durante el embarazo a menos que ya seas una bailarina con una condición razonablemente buena. Continúa con el ejercicio si se siente bien: tu bebé podría estarse moviendo como el miembro de la clase más pequeño.

Opinión de los expertos

El jefe de obstetricia de la Mayo Clinic, el Dr. Roger W. Harms, dice que, en el pasado, el American College of Obstetricians and Gynecologists "recomendaba una frecuencia cardíaca de no más de 140 latidos por minuto para el ejercicio durante el embarazo". El colegio ha revisado esta recomendación para cambiarla por 30 minutos de ejercicio al día durante el embarazo para la mayoría de las mujeres sin ningún límite de frecuencia cardíaca específico; una instrucción más amplia que mantiene al zumba factible.

Advertencia

Harms recomienda obtener la aprobación de tu proveedor de cuidados a la salud para ejercicios como el zumba durante el embarazo, especialmente si tienes una historia de diabetes, presión arterial alta o partos prematuros. Conoce tus limitaciones, añade la obstetra Dr. Lisa Haddad del Brigham and Women’s Hospital en Boston: usa una faja y utiliza los músculos de tu estómago para mantenerte levantada y evitar el riesgo de daño por una caída. Disminuye los saltos y los movimientos bruscos en los últimos tres meses y realizar bailes de bajo impacto durante las últimas seis a ocho semanas. No todas las mujeres son capaces de continuar bailando hasta el parto, denota la doctora.

Efectos

Un ejercicio de baile intenso como el zumba será más un desafío durante el embarazo, ya que la cantidad de sangre en circulación incrementa tanto como el 30 al 50% por encima del la cantidad normal, escribe la experta en bienestar Tracey Mallet en el sitio web BabyCenter. La frecuencia cardíaca se incrementa y el riesgo de un desgarre muscular, contracción u otros daños incrementa, ya que la misma hormona que ayuda a que el útero se expanda también debilita los ejidos conectivos del cuerpo.

Beneficios

La instructora certificada de zumba Adelicia Villagaray de Baltimore, Maryland, describe a una mujer a quien le enseñaba que practicó zumba durante su embarazo, realizando modificaciones para los saltos y los giros. "El bebé sabía que iba a zumba, así que en cuanto daban las 12 del día, se quedaba completamente quieto, debido al movimiento oscilante", dice ella. Aunque era el primer hijo de la mujer, "el médico dijo que fue el parto más rápido que había realizado en toda su vida, quizás porque los músculos de su abdomen estaban tan estables", menciona.

Consideraciones

"Los entrenadores personales dicen que lo mejor es continuar los ejercicios, pero no comenzar con uno nuevo mientras estás embarazada", dice Villagaray. "Trata de realizar 30 minutos de ejercicio de baile de tres a cinco veces a la semana y realiza modificaciones" de las rutinas más enérgicas, sugiere la entrenadora. Los instructores pueden sugerir modificar las rutinas para evitar el impacto y los giros y para disminuir las transiciones. Mallet sugiere tener un pie en el piso todo el tiempo, marchar en lugar de saltar, usar menos movimientos de brazos y evitar las vueltas rápidas.

Más galerías de fotos



Escrito por rogue parrish | Traducido por laura de alba