Zoloft y engordar o adelgazar

El Zoloft, o sertralina, es un antidepresivo de la familia de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS. Se lo prescribe para tratar trastornos depresivos, ansiedad y otras condiciones de salud mental. Al igual que otros ISRSs, el Zoloft puede producir cambios en el peso en algunas personas. Comprender la naturaleza del hecho de subir o bajar de peso mientras toman Zoloft les permite a los pacientes realizar las adecuaciones necesarias en su estilo de vida para prevenir complicaciones.

Prevalencia

La pérdida de peso es un efecto secundario común del Zoloft, que afecta a los niños y a los adolescentes con mayor frecuencia que a los adultos. Según E Med TVm , el porcentaje de niños que toman Zoloft experientaron un adelgazamiento mayor al 7 por ciento de su peso corporal. Si embargo, la subida de peso es un efecto secundario relativamente raro del Zoloft, que afecta únicamente al 1 por ciento de los pacientes. Actualmente se desconoce si la medicación en sí o una combinación de los cambios en el estilo de vida, las condiciones subyacentes y otros factores son los culpables de la subida de peso en los pacientes que toman Zoloft.

Signos y síntomas

La pérdida de peso se ve precedida generalmente por pérdida del apetito, náuseas después de comer y desinterés en la preparación y consumo de la comida. La reducción de la ingesta de calorías y un ocasional incremento en la actividad física debido a la reducción de los síntomas depresivos son, por lo general, las causas principales de la pérdida de peso en los pacientes que toman Zoloft. Un incremento en el apetito, los atracones, los antojos y la preocupación por la comida están asociados con subir de peso en los pacientes que toman Zoloft. Malas opciones dietarias, como comer alimentos con elevados índices de grasas saturadas y azúcares, son las causas principales de aumento de peso en la mayoría de las personas.

Complicaciones

Es poco probable que cambios en el peso de 5 a 10 libras causen serios problemas de salud en la mayoría de las personas. Sin embargo, un aumento o una pérdida rápidos de peso pueden resultar en un peso corporal no saludable. Según NHS Choices, las personas que están por debajo de su peso tienen más probabilidades de sufrir de una inmunidad reducida, niveles bajos de energía y deficiencias nutricionales. Además, las mujeres pueden experimentar ciclos menstruales irregulares y una fertilidad reducida. Los temas de sobrepeso y obesidad son endémicos en Estados Unidos. El National Heart Lung and Blood Institute informa que las personas con sobrepeso corren más riesgo de tener enfermedades cardíacas, diabetes tipo II, apnea del sueño y varios tipos de cáncer.

Prevención/solución

La mejor manera de prevenir el excesivo aumento de peso mientras se toma Zoloft es mantener una dieta sana y hacer ejercicios regularmente. Las frutas frescas y los vegetales, los granos enteros, la carne magra y los productos lácteos descremados son opciones excelentes para una dieta sana. Los ejercicios de entrenamiento de fuerza pueden ayudar a desarrollar masa muscular en los pacientes que están por debajo de su peso, mientras que los ejercicios aeróbicos comunes como correr o andar en bicicleta ayudan a quemar calorías en aquellas personas que tienen sobrepeso.

Consideraciones

No todos los pacientes que toman Zoloft experimentan cambios en su peso ni tienen otros efectos secundarios. Adelgazar o engordar son generalmente situaciones más pronunciadas en el comienzo del tratamiento y generalmente se nivelan al cabo de unos meses. Si los cambios en el peso persisten o son severos, tu médico podrá ajustar la dosis de la medicación o indicar otro tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por tracii hanes | Traducido por irene cudich