El zinc y la pubertad

El zinc es especialmente importante durante la pubertad, ya que es vital para el crecimiento y desarrollo normal. Tu hijo adolescente debería ingerir cantidades adecuadas de zinc a través de su dieta, ya que está fácilmente disponible en varias fuentes de alimentos. Si te preocupa la ingesta de zinc de tu hijo, incluir un complejo multivitamínico a su dieta puede incrementar sus niveles de este elemento. Como con cualquier suplemento sin prescripción, debes informar a tu médico antes de tomar zinc, ya que puede tener efectos adversos o interacciones con otros medicamentos.

Importancia durante la pubertad

El zinc juega una serie de funciones vitales para apoyar el crecimiento normal. Se necesita zinc para sintetizar las moléculas complejas de las proteínas en aminoácidos más simples que apoyen la función cerebral, así como para estimular el crecimiento y reparación del tejido muscular. El zinc ayuda a que las células se dividan, lo que ocurre de forma rápida y con frecuencia durante la pubertad, y a la vez también construye y repara el ADN, el material genético en el núcleo de todas las células. Además, este potente elemento mineral acelera las reacciones de aproximadamente 100 enzimas, algunas de ellas importantes para digerir los alimentos y transformarlos energía.

Dosificación adecuada

Conocer la ingesta adecuada de zinc para tu hijo adolescente en desarrollo es esencial para asegurarte de que obtenga la cantidad correcta. Entre los 9 y 13 años de edad, los niños y niñas necesitan 8 mg de zinc al día, señala el Linus Pauling Institute Micronutrient Information Center (Centro de Información de Macronutrientes del Instituto Linus Pauling). A medida que tu hijo crezca, esta cantidad se debe aumentar. Un muchacho necesitará 11 mg después de los 14 años y hasta la edad adulta, mientras que una chica adolescente requerirá 9 mg entre los 14 y 18 años de edad. Esta cantidad disminuye ligeramente a 8 mg cuando el crecimiento se ralentiza, alrededor de los 18 años.

Deficiencia de zinc

La deficiencia de zinc puede retardar el crecimiento durante la pubertad y retrasar la maduración sexual, señala la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health Office of Dietary Supplements). Tener una deficiencia de este elemento es algo raro en los Estados Unidos, ya que el zinc está disponible en muchos alimentos, como en las aves de corral, la carne de res, los productos lácteos, los frutos secos y los cereales fortificados. Las primeras señales de una deficiencia de zinc incluyen pérdida del apetito, mala cicatrización de las heridas y un sistema inmune débil, lo que resulta en enfermedades frecuentes. En un estado más grave, es posible que observes diarrea, pérdida del cabello y uñas quebradizas. Dado que estos son síntomas generales y pueden aplicarse a una variedad de deficiencias o enfermedades, consulta a tu médico para descartar una deficiencia de zinc

Información adicional

Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Erciyes de Turquía y publicado en la revista "Hormonas" en el 2007 evaluó los efectos completos de una deficiencia de zinc en un chico de 19 años de edad. El sujeto de estudio tenía un diagnóstico de una deficiencia de zinc, la que le estaba causando baja estatura, retraso en el desarrollo del crecimiento e hipogonadismo, o disminución de la producción de hormonas en las glándulas sexuales. Los investigadores dieron el participante 50 mg de zinc al día durante seis meses. Al final del estudio, el joven ganó peso, creció, le aumentó el volumen testicular y tenía más vello en la región púbica, así como sobre el cuero cabelludo. Los investigadores concluyeron que aunque la deficiencia de zinc es poco frecuente, se debe evaluar en pacientes con un crecimiento lento. Tratar la deficiencia de zinc con suplementos diarios puede ayudar a resolver los problemas relacionados con el retraso del crecimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por patricia a. palma