Zinc y psoriasis

La gente ha utilizado zinc durante miles de años para tratar enfermedades de la piel, pero los resultados son variables, de acuerdo con el sitio web National Institutes of Health's MedlinePlus. Generalmente el zinc no parece ser muy útil para los síntomas de la psoriasis. Un artículo publicado en junio de 2000 de la "American Journal of Dermatopathology" menciona que la psoriasis es resistente a muchas de las terapias y es difícil alcanzar un tratamiento efectivo.

Psoriasis


La psoriasis es una enfermedad que puede ser tratada con zinc.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel con síntomas de manchas rojas y secas, por lo general, cubiertas con escamas plateadas. Los parches tienden a causar comezón y dolor, y pueden convertirse en grietas y sangrar. Algunas personas con psoriasis también desarrollan problemas en las uñas, incluyendo el engrosamiento y edemas. La psoriasis tiende a tener brotes y remisiones. Según Mayo Clinic, los casos leves pueden ser simplemente un inconveniente, pero para otras personas, los síntomas de la piel con psoriasis son graves, dolorosas y deformantes. Además, algunos pacientes con psoriasis desarrollan artritis psoriática, lo cual puede ser incapacitante.

Zinc


Una alternativa es el tratamiento con zinc.

MedlinePlus menciona que el zinc es utilizado para el tratamiento de muchos problemas de salud. Los suplementos orales de zinc ayudan a aliviar la diarrea aguda en niños desnutridos, a curar las úlceras gástricas, a reducir los síntomas de la anemia de células falciformes y a mejorar los niveles de colesterol en los pacientes en diálisis de riñón. Los enjuagues bucales de zinc reducen la placa oral, y algunos estudios indican que ya sea oral o tópico ayuda a tratar el acné. La piritiona de zinc es un ingrediente eficaz en algunos champús para la caspa, y puede ayudar a tratar algunas infecciones fúngicas en el cuero cabelludo. Las aplicaciones tópicas de zinc pueden ser beneficiosas para el tratamiento del herpes genital y oral, también para la reducción de la aparición de la erupción producida por el pañal.

Zinc oral para la psoriasis


El tratamiento con zinc puede ser oral o tópico.

En algunos estudios se han encontrado beneficios del zinc en el tratamiento de síntomas de la piel con psoriasis, explica MedlinePlus. Un estudio publicado en la revista "Cutis" en agosto de 1994 evaluó a 25 pacientes con psoriasis que durante 12 semanas tomaron suplementos de zinc por vía oral. Los investigadores no observaron diferencias significativas en el área de la psoriasis o la gravedad entre el grupo de tratamiento y el grupo placebo.

Zinc piritiona


Se ha tenido éxito en el tratamiento con piritiona de zinc de pacientes con psoriasis.

Una investigación publicada en el "Journal of Geriatric Dermatology" en 1997 y reeditada en el "Journal Dermatology Online" detalla un caso en el que un paciente con psoriasis moderada fue tratado exitosamente con piritiona de zinc aplicado en forma tópica en una concentración del 25 por ciento. Tiempo después, la Food and Drug Administration de Estados Unidos prohibió la promoción de productos de piritiona de zinc para el tratamiento de la psoriasis, ya que estudios clínicos los encontraron ineficaces (cabe señalar que además la agencia presentaba problemas de seguridad). La página web "Pinch" señala que existen algunos informes de éxito del tratamiento de la psoriasis con un champú anticaspa con piritiona de zinc, pero este éxito no es generalizado.

Artritis psoriatica y el zinc

Según un informe de MedlinePlus, un estudio ha indicado que el tratamiento con zinc reduce los síntomas de artritis a veces asociados con la psoriasis. En octubre de 1980, el "British Journal of Dermatology" publicó un artículo que describe una investigación en la que los pacientes con psoriasis que tomaban sulfato de zinc oral, experimentaron una reducción en el dolor y la inflamación articular, además de de la reducción de la necesidad de medicación para alivio del dolor y el incremento de la movilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley moore | Traducido por patricia zapata-castillo