Yoga para el trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que se caracteriza por cambios de humor intensos, condición que puede cambiar mediante la realización del yoga. Aunque los efectos deben ser más estudiados, el yoga parece ser una prometedora opción de tratamiento. Habla con tu médico si tienes trastorno bipolar y quisieras incluir al yoga en tu plan de tratamiento.

Efectos

Los efectos del yoga en las personas con trastorno bipolar no se han estudiado a fondo. En un estudio de 2005 con 113 pacientes psiquiátricos en el New Hampshire Hospital, incluidos algunos con trastorno bipolar, que participaban en clases de yoga, dio como resultado una mejora en el estado de ánimo y una reducción del estrés, según un informe publicado en la "Psychiatric Rehabilitation Journal". Los efectos del yoga en las personas con depresión han sido mejor y más estudiados. Varios estudios han encontrado que el yoga puede conducir a un mejor estado de ánimo y a la reducción de los síntomas de depresión, según un estudio realizado en 2008 en el "Journal of Affective Disorders".

Teoría

De acuerdo con la Harvard Medical School, el yoga puede trabajar para mejorar el estado de ánimo de la misma manera que otras técnicas de ejercicio y relajación. Estas técnicas funcionan mediante la liberación de sustancias químicas cerebrales que mejoran el estado de ánimo, incluyendo a los neurotransmisores y a las endorfinas, y mediante la liberación de sustancias químicas del sistema inmunológico que pueden contrarrestar la depresión. Ejercitarse, como en el yoga, también aumenta la temperatura del cuerpo, lo que puede generar sentimientos de calma. El yoga también puede mejorar la capacidad del cuerpo para responder al estrés.

Importante

Las personas con trastorno bipolar a menudo no toman sus medicamentos según las indicaciones o dejan de tomarlos en contra del consejo de sus proveedores médicos. Pueden llegar a sentir que no necesitan los medicamentos. Algunos medicamentos también tienen efectos secundarios adversos que disminuyen la adherencia al tratamiento, como el aumento de peso. El yoga es una opción de tratamiento atractiva para aquellos que no quieren tomar medicamentos, y es también un tratamiento complementario atractivo para aquellos que se someten a tratamientos tradicionales. No utilices el yoga como tratamiento único para el trastorno bipolar, sin la aprobación de un profesional de la salud.

Recomendaciones

El yoga es generalmente un ejercicio seguro de bajo impacto, pero puede que no lo sea para todos. Consulta con tu médico antes de comenzar un programa de yoga. Pueden producirse problemas si tienes problemas de equilibrio, presión arterial alta no controlada, algunas afecciones oculares, como el glaucoma, osteoporosis severa o articulaciones artificiales, o si estás embarazada, de acuerdo con el sitio web de Mayo Clinic. Comienza con yoga suave y avanzar gradualmente hasta rutinas más intensas. Encuentra un instructor calificado. Pregunta a tus amigos sobre recomendaciones de clases. Evita las posturas que te causan dolor o malestar.

Más galerías de fotos



Escrito por erin beck | Traducido por tere colín