Yoga y tensión en los isquiotibiales

La tensión de los isquiotibiales no sólo puede limitar los movimientos en tus piernas, si no que también puede darte dolor en la parte baja de la espalda. Actividades como correr, andar en bicicleta o incluso permanecer sentado por un largo rato puede causar que tus músculos isquiotibiales se acorten. Practicar yoga puede aflojar unos isquiotibiales tiesos, dándote más rango de movimiento y aportándote una sensación de relajación.

Inclinación hacia adelante de pie

Esta pose de yoga te ayuda a estirar tus isquiotibiales, gemelos y caderas. Párate con los pies juntos y las manos sobre las caderas. Exhala y dóblate hacia adelante, elongando el torso. Con las rodillas derechas, lleva las manos al suelo, con las palmas hacia abajo. De ser posible, coloca las manos en frente o a los costados de los pies. Si ese estiramiento es muy profundo, cruza tus antebrazos y tómate por los codos. Deja que tu cabeza cuelgue y sostén el estiramiento por 30 a 60 segundos.

Pose del niño

Acuéstate de espaldas y exhalada, doblando las rodillas sobre el estómago. Toma y sostén la parte externa de los pies con las manos. Coloca las rodillas de forma tal que estén ligeramente más anchas que el torso. Tus tobillos deben estar directamente sobre las rodillas. Empuja con los talones hacia el techo, tirando con tus manos hacia abajo y creando resistencia. Lleva lentamente los muslos en dirección al torso. Sostén la pose por 30 a 60 segundos.

Posición del perro

Comienza apoyado sobre tus manos y rodillas. Las rodillas deben estar directamente debajo de las caderas, y las manos justo en frente de tus hombros. Gira sobre los dedos de los pies, exhala y eleva tus rodillas del suelo. Mantén una ligera inclinación en las rodillas y los talones elevados del suelo. Levanta el coxis en dirección al techo. Exhala y empuja con los talones contra el piso. Deja que la cabeza cuelgue hacia abajo, y sostén de uno a tres minutos.

Estiramiento con cinta

Apóyate de espaldas en el suelo con las piernas extendidas. Dobla la rodilla derecha, moviendo el muslo en dirección al torso. Pasa una cinta alrededor del arco de tu pie izquierdo, sosteniendo los extremos con ambas manos. Estira la pierna, presionando tu talón en dirección al techo. Camina con tus manos lentamente sobre la cinta hasta que tus brazos están completamente extendidos. Levanta el metatarso del pie y lleva lentamente la pierna más cerca de a cabeza para un estiramiento más profundo en el área de los isquiotibiales. Sostén por 30 a 60 segundos y cambia de pierna.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole waldo | Traducido por mike tazenda