Yoga y el tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles, un tejido conectivo fibroso, une los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. A diferencia de un músculo, el tendón de Aquiles no se contrae para generar fuerza, aunque sí canaliza la fuerza durante acciones tales como caminar y saltar. La mayoría de los estilos de yoga, con excepción del Yin Yoga, se focalizan en estirar y fortalecer los músculos, pero no el tejido conectivo. Los músculos rígidos pueden llevar a sufrir dolor del tendón de Aquiles o tendinitis de Aquiles, la cual se agrava en ciertas poses.

Identificación

Los músculos rígidos en las piernas, en especial en la parte inferior de las piernas, causan la tendinitis de Aquiles. La rigidez muscular se produce por estar parado por largos períodos, usar tacones altos o calzado con un mal calce, o bien por ejercitar sin elongar. Durante tu práctica de yoga, estirar por de más o sostener un estiramiento por demasiado poco tiempo puede incrementar la tensión muscular y desencadenar una tendinitis de Aquiles.

Advertencia

Maneja una tendinitis de Aquiles con cuidado. Un tendón de Aquiles inflamado puede desgarrarse, lo cual requiere de cirugía y un largo período de recuperación. A menos que se modifiquen correctamente, las poses de yoga de pie, las flexiones hacia adelante y la postura del perro pueden agravar la tendinitis de Aquiles. Estirar por de más de lo que te es cómodo en cualquier pose de yoga también aumenta tus posibilidades de lesión. Si sospechas que tienes tendinitis de Aquiles, consulta con tu médico antes de continuar con tu práctica de yoga.

Marco temporal

Reduce la velocidad e intensidad de tus posturas de yoga para trabajar de forma exitosa con un dolor en el tendón de Aquiles. Durante la clase, trabaja a tu propio ritmo. Ejecuta cada pose lenta y cuidadosamente. Si te atrasas respecto a tus compañeros, descansa en la pose del niño hasta que halles un buen punto para unirte de nuevo a la clase. Dile a tu instructor que tienes tendinitis de Aquiles para que pueda ayudarte a modificar las poses.

Consideraciones

Las modificaciones a las posturas básicas ayudan a proteger el tendón de Aquiles. Intenta el Guerrero I con los pies ubicados en forma de luna creciente, para que solo el metatarso del pie de atrás toque el suelo. Contrae los músculos isquiotibiales de la parte posterior de la pierna para apoyar el trabajo de los gemelos. Comienza el perro con las rodillas flexionadas. Endereza lentamente las rodillas hasta que solo comiences a sentir el estiramiento del gemelo, y luego sostén por al menos 15 segundos. Forzar a los talones a moverse en dirección del piso en la postura del perro agravará la tendinitis de Aquiles. Muévete hacia las posturas de flexión hacia adelante lentamente hasta que comiences a sentir un estiramiento suave. Sostén la postura en este nivel mientras lidias con tu tendinitis de Aquiles.

Opinión experta

Biff Mothoefer, autor de "The Yin Yoga Kit" nota que practicar posturas de yoga por períodos largos de tiempo mientras relajas los músculo corrige la estructura del tejido conectivo profundo. A diferencia de las clases de yoga típicas, el Yin Yoga involucra ingresar en posiciones sentadas de yoga sin calentar el cuerpo antes. Las poses de Yin Yoga en general se sostienes entre cinco y 20 minutos. Usa el Yin Yoga como una medida preventiva para la tendinitis de Aquiles.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin dorman | Traducido por mike tazenda