Yoga y el reflujo ácido

El reflujo ácido es una enfermedad digestiva común frecuentemente causada por un desequilibrio en la dieta o como un efecto secundario de la obesidad o el embarazo. Los efectos calmantes centrados en la práctica de un yoga suave, combinado con las directrices dietéticas del yoga puede ayudarte a aliviar los síntomas del reflujo ácido; sin embargo, no todas las posturas de yoga son apropiadas para los individuos que padecen de reflujo ácido y el yoga solo puede ser insuficiente para curar la condición. Los individuos que padecen de los síntomas de reflujo ácido deberían consultar a un médico antes de intentar practicar yoga.

Enfermedad

El reflujo ácido, también conocido como la enfermedad por reflujo gastroesofágico o GERD, los ácidos del estómago ascienden hacia el esófago debido al mal funcionamiento de la válvula que separa los contenidos del esófago y del estómago. Normalmente descrita como indigestión ácida, esta enfermedad ocasiona una sensación de ardor en la garganta y el pecho que es frecuentemente exacerbada por sustancias como el alcohol, los cítricos, la cafeína, chocolate, alimentos muy grasosos, y alimentos picantes como el ajo, las cebollas y las especias. El tratamiento convencional incluye el uso de antiácidos, medicamentos de venta con receta y ajustes en el estilo de vida y en la dieta; pero el yoga puede complementar estos cambios y contrarrestar la indigestión trayendo alivio a los pacientes.

Posturas

De acuerdo con el maestra de yoga y colaboradora del Yoga Journal Barbara Kaplan Herring, ciertas posturas de yoga contribuyen a la buena digestión y alivian síntomas de enfermedades como el reflujo ácido. Estas posturas incluyen posturas restaurativas como las de abrir caderas, las de espaldas arqueadas y las posturas de estiramiento lateral que reducen la acidez digestiva e incrementan el suministro de sangre a la región abdominal. Algunas posturas específicas incluyen la Supta Baddha Konasana (postura reclinada de ángulo atado), Supta Sukhasana (postura fácil de piernas cruzadas) y Parsvottanasana (postura intensa de estiramiento lateral).

Contraindicaciones

Kaplan Herring sugiere que los individuos que padecen de enfermedades digestivas eviten posturas de yoga que compriman el área abdominal, como aquellas en las que se inclinan hacia adelante ya sea de pie o sentados. Las vueltas completas como pararse de cabeza deberían también evitarse con la finalidad de prevenir síntomas como dolores de cabeza y vómito. Finalmente, el yoga físicamente extenuante puede exacerbar los síntomas del reflujo ácido y no debe ser practicado cuando están presentes los síntomas.

Consideraciones

Aunque el yoga puede ser beneficioso para las personas que tienen reflujo ácido, no es un tratamiento efectivo en y por si mismo. La dieta juega un papel importante para evitar y controlar el reflujo ácido, así como hacer cambios en el estilo de vida para ayudar a la digestión, tales como comer lentamente y reducir el consumo de alcohol y cafeína. Recuerda que estos factores son un complemento necesario del yoga en la búsqueda del alivio de los síntomas del reflujo ácido, y considera consultar a un médico o nutriólogo para determinar qué alimentos y sustancias son mejores para tu salud individual.

Advertencia

Como cualquier terapia alternativa, siempre consulta a tu médico antes de practicar yoga para tratar los síntomas del reflujo ácido. Ciertas posturas no son seguras para las personas con problemas digestivos, dolor de espalda y otros problemas de salud. No practiques yoga sin consultar a un instructor calificado.

Más galerías de fotos



Escrito por l.w. westerfield | Traducido por karly silva