Yoga Ramdev para el dolor de las articulaciones

Si estás experimentando dolores de articulaciones, completar algunas de estas posturas, incluir un estiramiento suave y la generación de fuerza puede darte alivio.

Si estás experimentando dolores de articulaciones, completar algunas de estas posturas, incluir un estiramiento suave y la generación de fuerza puede darte alivio.

Swami Ramdev, con su estación de TV seguida por 85 millones de personas en India, se hizo de un nombre protestando contra la corrupción política con huelgas de hambre y otras estrategias de protesta según la BBC. Aunque su nombre a menudo está asociado con la protesta, su estilo de yoga ofrece un ejercicio físico y una rehabilitación completando posturas y trabajo de respiración. Si estás experimentando dolores de articulaciones, completar algunas de estas posturas, incluir un estiramiento suave y la generación de fuerza puede darte alivio.

La postura del puente para las rodillas, hombros y muñecas

Llegar a la postura del puente puede ayudarte a estirar y fortalecer las rodillas, los hombros y las muñecas. Comienza con la postura de puente acostándote en tu espalda con las rodillas dobladas y los pies presionando contra la alfombra. Para soltar las rodillas y las caderas, deja que las rodillas se muevan suavemente como "limpiaparabrisas" de izquierda a derecha. Luego presiona las caderas hacia arriba mientras contraes los hombros contra el suelo. Puedes escoger mantener tus brazos a los costados de tu cuerpo con las palmas contra la alfombra. También puedes intercalar los dedos y presionar las muñecas juntas en el suelo debajo de la espalda. Completa los movimientos suavemente si estás trabajando en disminuir el dolor. Si puedes, intenta empujar un poco más para desarrollar fuerza y proteger mejor estas articulaciones en el futuro. Puedes levantar los dedos, levantando y metiendo los talones para hacer algunos estiramientos de tobillo.

Abraza tus rodillas

Esta postura de yoga Ramdev fácil ayuda con las articulaciones de la rodilla y la cadera. Para llegar a esta postura, acuéstate sobre tu espalda y abraza ambas rodillas, moviendo suavemente de lado a lado. Deja que tu pierna izquierda caiga sobre la alfombra, manteniendo la rodilla doblada para hacer la postura un poco más fácil, si lo deseas. Continúa abrazando tu rodilla derecha contra el pecho, relajando para darle tiempo a la articulación para liberarse. Luego cambia para estirar el otro lado. Si el estiramiento se siente demasiado intenso en la rodilla, abraza la articulación un poco más suave para que no se clave en tu pecho.

Postura de cobra para tus muñecas

La postura de cobra no sólo fortalece tu espalda y columna, sino que puede ayudar a aliviar la presión en tus muñecas. Para comenzar la postura de cobra, acuéstate sobre tu abdomen con las piernas extendidas y juntas. Coloca las palmas directamente sobre la alfombra debajo de los hombros, exhala y luego levanta el torso mientras inhalas, extendiendo los brazos completamente. Mantén los hombros rectos y cayendo desde el cuello mientras continúas presionando las palmas en la alfombra. Los músculos de tus brazos deberían estar activados, permitiendo un poco de presión a través de las muñecas para fortalecerlas. Si la presión es excesiva, baja el torso hasta que las muñecas se sientan más cómodas.

Postura del niño para los hombros

Puedes relajar tus hombros al estilo de Ramdev haciendo la postura restauradora del niño. Para comenzarla, arrodíllate en la alfombra con las rodillas alineándose con el borde de la alfombra. Gatea lentamente hacia adelante hasta que el torso se apoye suavemente sobre los muslos y luego relaja los hombros hacia abajo en la alfombra. Si esto genera demasiada presión en las rodillas, coloca un almohadón o una toalla debajo de las caderas. Para acceder a los hombros de manera más profunda, levanta el brazo derecho y deja que pase por la espalda, con la mano derecha apoyada cerca de la cadera izquierda. Cambia de lado para estirar también el hombro izquierdo.

Más galerías de fotos



Escrito por morgan rush | Traducido por sebastian castro