El yoga y la pineal

Desde que el médico y filósofo griego Galeno describió la glándula pineal en el siglo segundo, los científicos ubicaron el punto de este pequeño órgano en el centro del cerebro. El nombre latino del glándula pineal, glandula pinealis, se debe a su parecido con un pequeño cono de pino. El filósofo del siglo 17 René Descartes especuló que la glándula pineal era el asiento del alma. Algunos yoguis afirman que es el lugar del tercer ojo o chakra de la coronilla.

Propósito pineal

Mientras que los yoguis y filósofos meditan sobre los aspectos metafísicos de la glándula pineal, los investigadores médicos han identificado su propósito físico en el cuerpo. Este pequeño órgano endocrino se encarga de transformar el neurotransmisor serotonina en melatonina. Eso hace de la glándula pineal un ave nocturna; mientras que el nivel de melatonina es casi indetectable en la sangre durante el día, se eleva abruptamente cuando el sol se pone.

Yoga y chakras

Los chakras o ruedas de energía ubicados en varias partes del cuerpo, son una parte importante de la filosofía del yoga. Siete chakras principales corren a lo largo de la espina dorsal, comenzando en la base y terminando en o justo por encima de la parte superior de la cabeza en el chakra de la corona. Estos centros de energía son metafísicos en lugar de física (no van a aparecer en las radiografías). Los yoguis asocian la glándula pineal y los dos primeros de estos siete chakras, ya sea el tercer ojo o el chakra de la coronilla. Mientras que algunos yoguis han especulado que hacer yoga podría afectar los niveles de serotonina y la melatonina en la glándula pineal, no existen investigaciones concluyentes. La mayor conexión entre el yoga y la glándula pineal se encuentra en torno a la filosofía del yoga con las chakras.

Pineal como el tercer ojo

Mientras que los chakras más bajos se correlacionan con los instintos primitivos como el sexo y la supervivencia, los chakras superiores son más refinados y espirituales. El tercer ojo, conocido en sánscrito como ajna chakra, se piensa que es un asiento de la integración espiritual y material. Esta integración permite que la gente vea con claridad el panorama. Del mismo modo que la glándula pineal se encuentra en el centro del cerebro, proporcionando una especie de cruce entre las diferentes partes, en la filosofía del yoga el tercer ojo es donde los dos principales canales de energía del cuerpo se encuentran. Las acciones de la glándula pineal tiene similitudes con un ojo real. Contiene células de la retina y es el único órgano del cuerpo, además de los ojos, que pueden percibir la luz.

Pineal y el chakra de la corona

El psiquiatra Eric Leskowitz ha planteado la hipótesis de que los yoguis antiguos hablaban de la glándula pineal cuando describieron el chakra de la coronilla. En un artículo publicado en la revista "hipótesis médicas", dijo que ambas son construcciones de cómo las personas se relacionan con el cosmos. Conocida en sánscrito como sahasrara o loto de mil pétalos, el chakra de la coronilla es considerado el lugar donde las personas reúnen la conciencia divina. Esto supuestamente conduce a la sabiduría, la felicidad y la conexión espiritual.

Más galerías de fotos



Escrito por teresa bergen | Traducido por morena parras