Yoga y masa muscular magra

Aunque muchas personas piensan en el yoga simplemente como estiramientos o algo que incrementa su flexibilidad, el yoga es de hecho un proceso de entrenamiento de fuerza completo que ayudará a que ganes masa muscular sin grasa en todo tu cuerpo. Los tipos más vigorosos como Hatha y Vinyasa yoga ayudarán a construir más músculo que los estilos de yoga más suaves.

Repetición


Una postura correcta involucra balance, tensión y control de los músculos, mientras respiras adecuadamente.

El Yoga Journal explica que las exigencias y tensión dados a tus músculos durante una práctica construirán músculo y acelerarán tu metabolismo. El yoga proporciona fuerza balanceada ya que trabaja con el cuerpo como un todo. El beneficio de esto en comparación con el entrenamiento tradicional de fuerza es que construyes músculo y ganas fuerza uniformemente en todo el cuerpo, en lugar de enfocarte o abultar sólo un grupo muscular, que puede dejar otras áreas débiles y vulnerables. Esto se logra mediante la repetición y usando tu cuerpo como resistencia. Por ejemplo, el movimiento de flexión de brazos (push ups) se inserta en muchas de las posturas y sin darte cuenta puedes estar realizando unas 100 repeticiones al final de una clase de 90 minutos.

Flexibilidad

El yoga alarga tus músculos al fortalecerlos. La flexibilidad y la fuerza normalmente se consideran excluyentes una de otra, pero la flexibilidad es una parte integral de la formación de masa muscular magra. Los músculos rígidos no sólo son incómodos, pero pueden causar dolor y lesiones ya sea a los músculos mismos o a las articulaciones, tendones y ligamentos que circundan y soportan los músculos.

Posturas avanzadas


Ciertas posturas requieren más fuerza y equilibrio que otras.

Cuando empiezas a practicar yoga en forma regular verás rápidamente que muchas de las posturas avanzadas requieren de hecho mucha fuerza física y resistencia para poder ejecutarse. Se requiere masa muscular magra en los glúteos, tendones isquiotibiales, cuadríceps y pantorrilas para poder sostener las posturas de pie como los pasos largos (high lunges), Guerrero I (Warrior I), Guerrero II (Warrior II), postura de Delfín (Dolphin pose) o postura de Media Luna (Half Moon pose). Las posturas de equilibrio como Arbol (Tree) y Guerrero III (Warrior III) requieren un abdomen fuerte. Los balanceos sobre brazos como en la postura de Cuervo (Crow), Luciérnaga (Firefly) y Pavorreal (Peacock) dependen de la fuerza de espalda, hombro, brazo y abdomen. Y cualquier postura invertida por parada de manos (handstand) o parada de cabeza (headstand) toman fuerza de todo el cuerpo.

Compromiso

Para usar el yoga como un entrenamiento efectivo de fuerza y técnica de quema de calorías debes comprometerte a una práctica regular de vinyasa, según la revista Yoga Journal. Se recomienda que practiques yoga tres a seis veces por semana. Si eres novato en el yoga, inicia lentamente y gradualmente incrementa la frecuencia al incrementar tu fuerza. Puedes practicar yoga en casa así como en un estudio de yoga, lo que te facilita ajustar tu entrenamiento adecuadamente.

Más galerías de fotos



Escrito por beth rifkin | Traducido por iliana koster