Yoga Kundalini para el trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo, o TOC, afecta a millones de personas en todo el mundo y es una de las enfermedades psiquiátricas más comunes. Los tratamientos convencionales incluyen la terapia y la medicación, pero dos estudios sugieren que las técnicas de meditación del yoga Kundalini son una alternativa eficaz que reduce la ansiedad y las compulsiones del TOC.

Identificación

El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno de ansiedad. Sus características, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud, incluyen pensamientos intrusivos, u obsesiones, acompañados de conductas ritualistas y repetitivas, o compulsiones. A menudo, las personas con TOC se involucran en conductas compulsivas para suprimir sus obsesiones. Ejemplos de compulsiones incluyen el lavado repetido de las manos, debido a una obsesión con los gérmenes.

Alcance

El Centro de Adicciones y Salud Mental informa que el TOC afecta a aproximadamente a uno de cada 40 adultos, afectando a hombres y mujeres por igual. Aproximadamente 2/ 3 de las personas con TOC desarrollan la enfermedad en la adolescencia y la juventud. El practicante de yoga Kundalini, David Shannahoff-Khalsa, citando otra investigación, escribe que el TOC es el cuarto problema psiquiátrico más común.

Consideraciones

Los tratamientos convencionales para el TOC incluyen la terapia y la medicación. Shannahoff-Khalsa, quien también dirige un grupo de investigación en dinámicas mente-cuerpo en la Universidad de California, San Diego, escribe que estos tratamientos no ofrecen un alivio rápido para reducir la ansiedad y las acciones compulsivas. Escribió que los tratamientos convencionales pueden tardar desde dos a cuatro semanas, o incluso más tiempo, para mostrar mejoras.

Prevención/Solución

En un artículo de 2004, publicado en el "Journal of Alternative and Complementary Medicine", Shannahoff-Khalsa escribió que las técnicas del yoga Kundalini pueden producir un alivio rápido y una mejora a largo plazo en pacientes con TOC. Un practicante de yoga Kundalini desde 1974, expuso los resultados de dos estudios que utilizaron esta práctica para tratar el TOC. El yoga Kundalini se esfuerza para acceder y dejar fluir la energía cósmica o Kundalini, inactiva, a través de secuencias o kriyas, que combinan ejercicios físicos, meditación y técnicas de respiración estructurada. Durante su formación como profesora de yoga Kundalini, Shannahoff-Khalsa aprendió una técnica de meditación con la respiración, específica para el tratamiento del TOC.

Características

Shannahoff-Khalsa escribió que la técnica de Kundalini para el TOC, requiere que el paciente se siente con la columna recta, ya sea con las piernas cruzadas o en una silla. El paciente entonces bloquea la fosa nasal derecha mientras respira profundamente, inhalando y exhalando con la fosa nasal izquierda. Citando al yogi Bhajan, quien introdujo el yoga Kundalini a Occidente en 1969, Shannahoff-Khalsa escribió que practicar esta técnica 31 minutos al día durante 90 días, a un ritmo de una respiración por minuto, eliminará los comportamientos obsesivo compulsivos.

Efectos

En un estudio piloto, cinco pacientes que siguieron un programa de yoga Kundalini, que incluyó la técnica específica del TOC, mostraron una mejora promedio de más del 50 por ciento en sus puntuaciones de la Escala Obsesivo Compulsiva de Yale-Brown; más altas que el 20 al 35 por ciento del rango que indica un cambio significativo en los síntomas. Shannahoff-Khalsa siguió el estudio piloto con un estudio comparativo aleatorio en el que un grupo utilizó el protocolo de yoga Kundalini, mientras que un segundo grupo utilizó respuesta de relajación más atención plena. Los participantes Kundalini mostraron mayores mejoras en sus puntajes de la Escala Obsesivo Compulsiva de Yale-Brown y otras medidas. Los autores concluyeron que el yoga Kundalini es una gran promesa para el tratamiento del TOC, pero reconocieron que el estudio fue pequeño y que para confirmar los resultados se requeriría un experimento más grande.

Más galerías de fotos



Escrito por shane hall | Traducido por maría echenique