Yoga caliente vs. yoga frío

El yoga es una forma muy antigua de meditación y ejercicio. Centrándote en tu cuerpo y tu respiración, establecerás una conexión más profunda entre tu mente y tu cuerpo, lo que te hará tener una sensación de bienestar. Los tipos de yoga son muy variados, y al saber qué tipo de clase de yoga estás tomando podrás no sólo llevar el equipo adecuado, sino también preparar tu mente y cuerpo para la clase.

Yoga caliente

El yoga caliente es también conocido como Bikram yoga. Te moverás a través de posturas, llamadas asanas, en una habitación que se calienta entre 95 y 110 grados Fahrenheit. El objetivo de esta temperatura es ayudar a que sudes, permitiéndote eliminar las toxinas de tu cuerpo. Además, el calor calentará tus ligamentos y tendones rápidamente. El yoga caliente no es recomendado si estás embarazada. Además, es necesario enfriarte un poco después de la clase antes de salir a la calle, especialmente en temperaturas frías. Mantenerte hidratado durante y después de clases es también muy importante. Sin embargo, la principal preocupación con el Bikram yoga es la posibilidad de que te lesiones ya que es fácil darse un estirón en ambientes muy calientes.

Tipos de yoga en frío

El yoga en frío se puede realizar de muchas formas, lo que es comúnmente conocido como hatha yoga, lo cual involucra la respiración y la formación de asanas. El yoga en frío es comúnmente realizado en una habitación ya sea a temperatura ambiente o un poquito más caliente, dependiendo del clima. Es una clase poderosa en donde cambiarás de posición rápidamente, fluyendo de una a otra, lo que es llamado ashtanga yoga, y es el tipo más demandado. El yoga integral involucra el canto, la meditación y una respiración controlada. En el Iyengar yoga tienes que mantener las poses por algún tiempo y esta enfocado en aplicar la técnica correctamente. El kundalini yoga trabaja en tu energía y respiración. Viniyoga, la cual es ideal para los principiantes, te provee de una sutil sincronía entre tu cuerpo y la respiración, mientras aprendes las asanas.

Similitudes

Ambos tipos de yoga usan posturas y control al respirar para ayudarte en tu practica de yoga. Ambos son conscientes y tienen como objetivo crear una sensación de bienestar, centrándose en el presente. En ambos tipos de clases, necesitarás una colchoneta de yoga y agua.

Diferencias

El yoga en frío proporciona una gama más amplia de opciones, especialmente para aquellos que apenas están aprendiendo sobre el yoga. Promueve la atención y el contacto que tienes con tu cuerpo, y muchas de las formas modifican las posturas para los diferentes niveles de habilidad. Además, proporciona una gama más amplia de opciones en cuanto a su práctica; por ejemplo, habilitar el canto y la meditación para aquellos que lo prefieran. El yoga caliente es relativamente rígido en su protocolo, involucrando 26 asanas, repetidas dos veces, y dos ejercicios de respiración. No incorpora la meditación o el canto. Además, la atención se centra en forzar a tu cuerpo aún más cada vez que realizas una postura, incrementando la posibilidad de que te lesiones si fuerzas a tu cuerpo a más de lo que puede hacer.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn williams | Traducido por gloria hernández