¿El yoga caliente puede adelgazar tus brazos?

El yoga es eficaz en alargar y tonificar todas las partes del cuerpo, incluyendo los brazos. Cuando el yoga se realiza en una sala climatizada, el componente cardiovascular agregado quema calorías y grasa, revelando una musculatura firme en los brazos a través del tiempo. Las diversas posturas de yoga caliente se dirigen a todas las partes del brazo, desde el antebrazo hasta los tríceps, bíceps y músculos del hombro que enmarcan la parte superior del brazo. El yoga se aparta de la estética moderna que valora los bíceps abultados. El look que es probable que obtengas con la práctica regular de yoga caliente es un brazo delgado y marcado.

Fortalecimiento y tonificación


Chaturanga afirma los hombros y los tríceps.

Varias posiciones de yoga caliente plantean hacer uso de los músculos de la parte superior del brazo, el fortalecimiento y la definición en el tiempo. Chaturanga, la posición de las cuatro extremidades, por ejemplo, es muy similar a una posición de plancha, salvo que el pecho y las caderas están a alrededor de una pulgada del suelo, apoyados principalmente por los brazos y los hombros. Otras posturas para tonificar los brazos incluyen la cobra, el perro ascendente, la balanza con brazos, la vertical y el arco hacia arriba. El bikram yoga, un estilo de yoga caliente, hace uso de sólo 26 posturas, de las cuales sólo un par se dirigen a los brazos. El fortalecimiento y tonificación por sí sola no reducirá los brazos, pero los brazos firmes contribuyen a una apariencia magra saludable.

Quema de grasa


Tradicionalmente, el yoga caliente se lleva a cabo en por lo menos 95 grados F, y en verano, puedes salir a la calle para conseguir el mismo efecto.

Si alguna vez has tomado una clase de yoga caliente, sabes que es un asunto de bombeo del corazón. Las poses en sí no parecen aeróbicas, pero el efecto del calor sobre el mecanismo termorregulador del cuerpo hace que el corazón bombee rápidamente, creando los mismos beneficios cardiovasculares que puedes experimentar durante un trote. Además, cada postura requiere la contracción de los grupos de músculos, quemando calorías. La persona promedio quema alrededor de 600 calorías en una clase de yoga caliente de 90 minutos, lo que hace que sea fácil crear un déficit calórico y, finalmente, perder grasa. El yoga caliente puede no adelgazar los músculos de los brazos, pero puede ayudar a recortar las capas de grasa que esconden esos músculos.

Alargamiento de brazos


La postura del arco ascendente estira los hombros y los brazos.

El yoga caliente es igual de adecuado para fortalecer como alargar los brazos. La pose del águila, por ejemplo, extiende los tríceps, ligeramente. La postura del arco alarga los músculos de los antebrazos, y la pose cara de vaca estira los músculos de la parte superior del brazo y el hombro. Aunque el alargamiento de los músculos no reduce técnicamente su tamaño en volumen, los músculos más largos son más estrechos, más delgado y más pequeños en apariencia que los músculos tensos y compactos.

Limitaciones

La mayor ventaja del yoga caliente, cuando se trata de reducir el tamaño de los brazos específicamente, está en su poder de alargamiento de músculos y de quema de calorías. Hasta que llegues a un nivel avanzado en la práctica, y dependiendo del estilo, las clases de yoga caliente no suelen hacer mucho para contraer los bíceps, por ejemplo. Sin embargo, los diferentes instructores, por supuesto, se centran en los diferentes ejercicios de fortalecimiento. Si estás interesado en la orientación de tus brazos, no tengas miedo de decírselo a tu instructor. Y sigue practicando. El cuerpo bien afinado del yoga caliente contará con extremidades esbeltas y tonificadas.

Más galerías de fotos



Escrito por leigha butler | Traducido por sofia loffreda