¿Es el yoga un buen entrenamiento?

Los practicantes de yoga a menudo venden sus beneficios como fuente de ejercicio bien estructurado, mientras que los escépticos lo describen como un mero período prolongado de estiramiento. Aunque los investigadores todavía están estudiando los beneficios del yoga, la realidad probablemente se encuentra en algún punto intermedio. Una sesión de ejercicios de yoga ofrece muchos beneficios para la salud, pero para una salud óptima, debes hacerlo un componente, no la totalidad de tu programa de entrenamiento.

Identificación

El yoga viene en muchas formas, pero la mayoría de las clases contiene dos componentes básicos: poses y respiratorios. Las poses son los diferentes movimientos de yoga, que varían en dificultad, desde estar simplemente acostado a posturas físicamente desafiantes. A medida que realizas las poses, podrás controlar cuidadosamente tu respiración y, en función del tipo de yoga, meditar o cantar. Hatha yoga es la forma básica, de ritmo lento y adecuado para los principiantes, según la Clínica Mayo. Otras variaciones de yoga ashtanga incluyen el ritmo más rápido; Iyengar, utiliza elementos como correas o sillas para ayudar con las poses, kundalini, se centra en gran medida en los cantos y la meditación, y Bikram, se realiza en una sala climatizada.

Beneficios

Independientemente de tu tipo preferido, una sesión de ejercicios de yoga proporciona beneficios para la salud de investigación probada, según la Clínica Mayo. Las poses mejorarán tu fuerza, equilibrio y flexibilidad. Un estudio realizado en 2005 en la Universidad de Wisconsin, La Crosse, encontró que después de ocho semanas de clases de yoga, la flexibilidad en principiantes aumentó entre 13 y 35%, especialmente en el área de los hombros y el tronco. Su fuerza, particularmente en el pecho y la zona abdominal, también aumentó significativamente. Además, el aspecto de la relajación y la meditación del yoga tiene beneficios para la salud, dice la Clínica Mayo. Los movimientos y la respiración te ayudará a reducir el estrés y manejar condiciones tales como problemas de sueño y fatiga.

Limitaciones

Aunque el yoga puede aumentar la frecuencia cardíaca, ninguna investigación ha indicado que sea una fuente eficaz de ejercicio cardiovascular, de acuerdo con el "Wall Street Journal". Un estudio de 2005 en el "Journal of Strength and Conditioning Research" indicaba que se gasta más oxígeno al caminar que al hacer yoga básico. Incluso un extenuante yoga quema sólo 237 calorías en más de 50 minutos, de acuerdo con el American Council on Exercise. Algunas clases de yoga complementan el ejercicio con un componente cardiovascular, como andar en bicicleta o bailar, aunque el American Council on Exercise advierte en contra de las clases de cardio yoga híbridas, ya que reducen la flexibilidad y los beneficios de equilibrio.

Consideraciones

Debido a la importancia de hacer ejercicio cardiovascular en la prevención de enfermedades del corazón, hacer ejercicio aeróbico debe ser tu prioridad en la planificación de un régimen de ejercicios. Eso no significa, sin embargo, que el yoga no debe ser parte de ese régimen. El pionero en aeróbicos y médico Kenneth Cooper recomienda que las personas de 30 años de edad o menos adopten rutinas que sean 80% de ejercicios aeróbicos, con una concentración del 20% sobre los músculos y relajación, como el yoga, según el "Wall Street Journal". A medida que envejece, el yoga puede convertirse en una parte más grande de tu plan de acondicionamiento físico. Como beneficio adicional, la flexibilidad añadida que proporciona también te hará menos propenso a lesionarte durante el ejercicio aeróbico, según la Clínica Mayo.

Más galerías de fotos



Escrito por michael baker | Traducido por soledad gomez