El yoga y la apnea de sueño

Según la American Lung Association, la apnea del sueño es un trastorno muy común que causa estragos en las vidas de más de 12 millones de estadounidenses. El tipo más común de apnea es la obstructora, que se produce normalmente cuando las vías respiratorias se bloquean o se han derrumbado. El resultado es que, literalmente, se deja de respirar durante el sueño o en cualquier lugar de un par de segundos hasta varios minutos. La práctica del yoga puede ayudarte a aliviar los síntomas y disminuir ciertos factores de riesgo que se desarrollan a partir de la apnea del sueño.

Síntomas, riesgos y complicaciones

Los síntomas comunes de la apnea del sueño son el insomnio, el despertarse abruptamente durante la noche o con dolor de cabeza, sequedad de la boca o con dolor de la garganta. La apnea del sueño provoca somnolencia y falta de concentración durante el día, así como también puede conducir a un ataque al corazón, derrame cerebral o presión arterial alta, debido a la falta de sueño. Cualquiera puede tener apnea del sueño, pero entre los géneros, los varones son más propensos a padecerla, debido al exceso de peso, genética, tabaquismo y cuando son mayores de 65 años. Estos factores pueden influir en la probabilidad de desarrollar este trastorno.

Beneficios del yoga

El yoga podría ser capaz de ayudar con algunos factores de riesgo de la apnea del sueño, como en el caso del exceso de peso. Ya que aumenta el calor del cuerpo y por lo tanto, quema calorías, que pueden causar la pérdida de peso. Otra forma en que el yoga puede ayudar es haciendo ejercicios de respiración. Los cuales ayudan a tonificar los músculos de la garganta que pueden estar contribuyendo al bloqueo de las vías respiratorias.

Perro que miran hacia abajo

Una de estas poses es la que se conoce como “perro que mira hacia abajo”. También te ayuda a mejorar la digestión, lo que puede contribuir a la pérdida de peso debido a que las calorías se metabolizarán más rápido. Además, reduce la fatiga y el insomnio, dos de las quejas más comunes de la apnea del sueño. Comienza colocándote sobre tus manos y rodillas, asegurando que tus rodillas queden debajo de las caderas. Extiende los dedos de manera que sientas su apoyo. Poco a poco, de manera segura, levanta las rodillas del piso mientras exhalas, manteniéndolas dobladas si es necesario. Mantén los dedos de los pies mirando hacia delante. Alarga tus piernas tanto como te sea posible e inclina la pelvis ligeramente hacia el interior mientras te estiras hacia adelante con los brazos. Permanece en esta postura de uno a tres minutos.

Técnica de respiración yóguica

Siéntate cómodamente e inhala por la nariz. Exhala por la boca, con la boca abierta. Haz un sonido "ha" al momento de exhalar lentamente, sintiendo como el aliento pasa la garganta. Cierra la boca después de varias repeticiones y luego comienza inhalando y exhalando por la nariz, manteniendo el sonido "ha". Haz durante cinco u ocho minutos a la vez, pero no más de 15 minutos. Ya que más tiempo puede causar tensión muscular en la garganta. Esta técnica te ayudará a tonificar los músculos de la garganta para la apnea del sueño, y mediante el control de la respiración, mantendrás tu mente tranquila y podrás reducir el estrés.

Más galerías de fotos



Escrito por allison obershaw | Traducido por xochitl gutierrez cervantes