Yoga para aliviar un tirón en la ingle

Un tirón en la ingle, también conocido como una lesión en la ingle, se produce cuando los músculos aductores largo de los muslos internos se desgarran o son parcialmente arrancados, de acuerdo con la Universidad de Nueva York. Los músculos aductores comienzan en la ingle y corren a lo largo de la parte interior de tu muslo, que se une a la parte interior de la rodilla. Puedes experimentar dolor, sensibilidad o rigidez debido a un tirón en la ingle. Los músculos aductores podrían debilitarse. No uses el yoga para pasar el dolor en la ingle, en su lugar, básate en estiramientos suaves para ayudar a recuperar la flexibilidad y la fuerza en esta área.

Inclinación hacia adelante con piernas amplias

Esta postura puede crear un estiramiento de bienvenida a través de los muslos internos, aliviando rigidez en la zona de la ingle. Sin embargo, debido a que podrías estarte sintiendo sensible debido al tirón en la ingle, empieza por apoyar tu cuerpo con una almohada o refuerzo firme bajo tus caderas. Esto elevará el torso, lo que reduce la intensidad del estiramiento. Una vez sentado, extiende ambas piernas directamente en frente de ti y luego comienza con cautela deslizando tus piernas hacia el exterior en forma de V. Debes sentir un estiramiento suave a través de la ingle. Siéntate con la espalda recta, y luego usa tus brazos y torso para ir hacia una pierna o la otra, también puedes pasar de puntillas los dedos hacia adelante directamente en frente de ti. Descansar tu frente en otra almohada, bloque o apoyo disminuirá la intensidad a través de la ingle y la espalda baja.

Pose de mariposa y la ingle

La pose de mariposa sentada también puede crear un suave estiramiento a través de los músculos aductores, según el "Yoga Journal". Para alcanzar esta posición, comienza por sentarte en un cojín o una almohada para elevar el torso y disminuir la presión a través de la ingle. Lentamente dobla las rodillas y lleva las plantas de los pies juntas, permitiendo que las rodillas caigan ligeramente hacia el suelo. Sujeta tus pies y siéntate con la espalda recta, respira mientras cuentas hasta cinco. Si el estiramiento se siente demasiado intenso, no lleves las rodillas hacia el suelo. En su lugar, permite que floten naturalmente. Con el tiempo, mientras se cura el tirón en la ingle, tus rodillas caerán más abajo para un mayor estiramiento.

Pose en V de pie

En esta pose de yoga, párate con las piernas alrededor de 3 pies de distancia, ajustado por tu altura y el grado de estiramiento que te gustaría alcanzar. Tus dedos de los pies deben apuntar ligeramente hacia el interior; tus talones un poco hacia afuera. Coloca ambas manos en las caderas, y poco a poco inclínate hacia adelante hasta que las manos lleguen al suelo. Descansa con tu torso invertido, respirando lenta y permitiendo que tus aductores y caderas se estiren lentamente. Si el estiramiento se siente demasiado intenso para tu tirón en la ingle, con cuidado acerca los pies un poco más.

Escucha a tu cuerpo

Presta mucha atención a tu cuerpo al regresar al yoga después de una lesión, de acuerdo con "Yoga Journal". Si estás experimentando dolor, sensibilidad o dolor en los músculos aductores durante la clase de yoga, deshaz la pose y alerta a tu instructor. Empujar a través del dolor en un intento de lograr tu antigua flexibilidad podría provocar el empeoramiento de la lesión.

Más galerías de fotos



Escrito por morgan rush | Traducido por mariana perez