Cómo volver a subirse a un kayak luego de caerse

Navegar a través de las frescas aguas en un kayak es la forma perfecta de pasar un hermoso día de primavera o verano. Pero cuando tu kayak se da vuelta, ese remar pacífico puede convertirse en una situación estresante si no estás preparado. Si estás usando un kayak con asiento superior, se te hará más fácil regresar tu trasero al bote. Aún así, querrás entender el proceso antes de empujarlo al agua (de lo contrario podrías terminar nadando estilo perrito de camino a la orilla con tu kayak a cuestas).

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Chaleco Salvavidas

Instrucciones

  1. Invierte tu kayak si es necesario. Para hacer esto, toma la parte inferior del bote (la cual ahora flota por encima del agua) y aférrate al borde del kayak o de las aberturas en el.

  2. Sube tus rodillas hasta que toquen la parte superior del bote (el cual se encuentra ahora debajo del agua). Inclínate hacia atrás y lleva el kayak hacia ti, dándolo vuelta.

  3. Mete tu remo en las líneas de cubierta para evitar que flote lejos de ti. Si es necesario, puedes sostener el remo con una mano y simplemente realizar los siguientes pasos con la otra (pero será algo más difícil volver a subirte al kayak).

  4. Muévete por un lado del kayak hasta que tu cuerpo esté cerca de la depresión donde te sientas. Claramente, querrás estar de frente al bote.

  5. Flota sobre tu estómago mientras sostienes un lado del kayak. Deja que tus pies floten cerca de la superficie del agua.

  6. Estírate por la depresión y toma el borde más lejano del kayak.

  7. Lleva tu cuerpo por encima del kayak. Impúlsate con una patada suave para moverte hacia adelante. Detente una vez que tu estómago descanse contra la depresión.

  8. Gira hasta quedar de espaldas y ajusta tu posición hasta que tu trasero esté asegurado en el asiento del kayak. Siéntate y balancea tus pies hacia adelante en dirección al bote.

Consejos y advertencias

  • Usa siempre un chaleco salvavidas al remar en kayak. Incluso si eres un buen nadador, un chaleco salvavidas te permite concentrarte en volver a subir al bote (en vez de gastar toda tu energía en mantener tu cabeza por encima del agua). Según la American Canoe Association, aproximadamente el 70 por ciento de todos los incidentes de ahogos en canoas, kayaks y balsas podrían haberse evitado probablemente si la persona hubiese tenido un chaleco salvavidas.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por martín emiliano vergé