Cómo volver a hacer deportes después de una cirugía de reemplazo de articulaciones de rodilla

La cirugía de reemplazo de rodilla implica introducir un implante fuerte y duradero para reemplazar una rodilla lesionada o enferma. Aunque este procedimiento puede aliviar el dolor, los implantes pasados no permitían el mismo rango de movimiento o las mismas capacidades para soportar peso en la rodilla, por lo cual es necesario tener cuidado cuando encaras actividades que puede aflojar o aumentar el uso del reemplazo. Sin embargo, los avances en estas prótesis han aumentado tu capacidad de participar en deportes. Siempre consulta con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicio para asegurarte de que tu reemplazo y tu rodilla se hayan curado lo suficiente para comenzar la actividad.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Practica movimientos de ejercicios pasivos justo después de tu cirugía para estimular la circulación y evitar la formación de coágulos de sangre en tus piernas. Ejemplos de esto incluyen apuntar y flexionar tu pie y mover tus tobillos hacia arriba y abajo cada hora para estimular el flujo de sangre. Continúa con esto por tres a siete días o como te lo recomiende tu médico.

  2. Realiza ejercicios de terapia física indicados por al menos dos meses después de la cirugía. Aunque parezcan simples, como estirar y doblar la pierna, estos ejercicios son necesarios para recuperar tu rango de movimiento, que es necesario para volver a realizar las actividades deportivas.

  3. Anda en bicicleta regularmente para tonificar los músculos y mantener flexible tu rodilla. Este ejercicio puede ser un puente para volver a los deportes después de tu cirugía de reemplazo de rodilla. A medida que aumentes tus habilidades en el ciclismo, trabaja para doblar y extender la pierna lo más que puedas. Nadar y caminar son otras actividades que puedes emplear para mejorar el rango de movimiento mientras reduces el impacto.

  4. Realiza actividades de levantamiento de peso que fortalezcan la rodilla (pero no levantes más de 40 libras), tal como recomienda la American Academy of Orthopaedic Surgeons. Ejemplos incluyen extensiones de piernas o sentarse en cuclillas con una mancuerna en cada mano. Estos ejercicios fortalecen los músculos de alrededor de tus articulaciones, ayudando a apoyar tu rodilla para tus deportes elegidos.

  5. Conversa con tu médico sobre el hecho de volver a hacer deportes. Pregúntale cómo y evalúa los riesgos antes de volver a hacer deportes así como también cualquier modificación que debes hacer para ello. Ejemplos incluyen nuevo calzado atlético o una rodillera. Comienza tu vuelta al deporte lentamente. Si juegas golf, juega sólo unos hoyos hasta que tu rodilla comience a sentirse más fuerte.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por aldana avale