¿Cuándo puedo volver a correr después de sufrir un esguince en el tobillo?

Es probable que sufras un esguince de tobillo en algún momento de tu vida, ya que estas lesiones son más comunes en los tobillos que en otra parte en el cuerpo. Un esguince se produce cuando un ligamento, que une a los huesos entre sí, se extiende demasiado o se desgarra. Ya seas corredor profesional o corres para mantenerte en forma, un esguince de tobillo puede impedírtelo durante semanas. La intervención médica o atención adecuada en el hogar puede ayudarte a volver a la pista tan pronto como sea posible.

Causas

Eres más propenso a sufrir un esguince de tobillo cuando corres a través de un terreno irregular, lo que puede hacer que tu pie gire hacia adentro y tuerza los ligamentos en tu tobillo. Otras posibles causas de un esguince pueden ser entrar en un bache, aterrizar torpemente en un salto o girar mal el pie durante un deporte como el baloncesto o el tenis.

Tipos de esguices

Los esguinces de tobillo son clasificados según su gravedad. El esguince de grado I no causa mucho dolor, hinchazón o pérdida del funcionamiento. Un esguince de grado II es un desgarro parcial de un ligamento, lo que provoca dolor significativo, hinchazón y rigidez en las articulaciones, así como una cierta pérdida de función. Un esguince de grado III es una rotura completa de un ligamento en el que se experimento un dolor severo al primer momento en que se produce la lesión, pero el dolor desaparece debido al daño en los nervios, según el Nicholas Institute of Sports Medicine and Trauma. Otros síntomas incluyen la pérdida total de la función además de la inflamación posterior y rigidez en las articulaciones.

Tratamiento

El tratamiento para un esguince de tobillo varía dependiendo de la gravedad. En general, tu médico te recomendará reposo, hielo, compresión y elevación del área afectada. Es posible que necesites hielo en tu tobillo durante 15 a 20 minutos varias veces al día durante un máximo de 72 horas. Es posible que necesites sujetar con una venda o una tobillera semirrígida para mantenerlo estable. Los ejercicios de estiramiento, los cuales podrás comenzar cuando el dolor disminuya y la hinchazón deje de aumentar, reducirán la rigidez en el tobillo, señala el Nicholas Institute of Sports Medicine and Trauma. Otros ejercicios terapéuticos fortalecen y estabilizar la articulación. Algunos de estos ejercicios incluyen escribir el alfabeto con tus dedos de los pies, hacer círculos con el pie y elevaciones alternadas del talón y los dedos.

Volviendo a correr

El ritmo de tu recuperación depende en parte de la gravedad de tu lesión, así como lo bien que te apegues a tu rehabilitación. Con los esguinces de tobillo leves, es posible que puedas volver a correr con una tobillera ortopédica después de unos días, según el Nicholas Institute of Sports Medicine. Con un esguince de grado II, el tobillo puede necesitar dos o tres meses para volver a tener fuerza y estabilidad. Para un esguince de grado III, la recuperación está más cerca de cuatro meses. Un fisioterapeuta puede recomendar el mejor curso de tratamiento para asegurar que el tobillo sane adecuadamente para restaurar la función y evitar lesiones futuras.

Señales de que estás listo para correr

Sabrás que estás listo para volver a correr si el tobillo tiene su rango de movimiento en todas las direcciones y los músculos alrededor de tu tobillo son fuertes, si el tobillo no se tuerce al caminar y si tienes buen equilibrio, por ejemplo. Tampoco debe haber dolor o hinchazón durante actividades tales como estar de pie o caminar. Busca más consejos de tu médico sobre el momento propicio para volver a correr.

Consideraciones y precauciones

Si estás preocupado por mantenerte en forma mientras sanas de tu esguince de tobillo, considera cambiar a ejercicios en los que no estreses o pongas peso sobre tu tobillo. Entre las posibles actividades se encuentran el ciclismo, la natación y el levantamiento de pesas. Además, una vez que regreses a la actividad física, evita toda actividad física que implique la torsión o el rebote durante dos a tres semanas. Una vez que vuelvas a correr, comienza a un ritmo lento y apégate a correr en superficies uniformes. Tu fisioterapeuta puede enseñarte como vendar correctamente tu tobillo en la preparación para correr.

Más galerías de fotos



Escrito por kay uzoma | Traducido por maria del rocio canales