Bajo volumen sistólico durante el ejercicio

Muchos factores entran en juego cuando realizas ejercicios de resistencia, y uno de los más significativos es el volumen sistólico. El volumen sistólico representa la cantidad de sangre que expulsa tu corazón con cada latido. Durante el ejercicio, tanto tu ritmo cardíaco como tu volumen sistólico suben para cumplir las demandas de oxígeno en tus músculos.

Factores que definen el volumen sistólico

Cuando multiplicas tu frecuencia cardíaca, expresada en latidos por minuto, por tu volumen sistólico, el resultado es el gasto cardíaco, la cantidad total de sangre bombeada por minuto. Un artículo del 2008 publicado en "Critical Care" explica que el volumen sistólico o SV, tiene un efecto más profundo en el rendimiento del ejercicio que la frecuencia cardíaca. El SV está influenciado por tres componentes: contractilidad, precarga y poscarga. La contractilidad se refiere a la fuerza de contracción de tu vehículo izquierdo. La precarga es la cantidad de sangre que llena tu ventrículo izquierdo para incrementar la fuerza de contracción. La poscarga representa la resistencia creada en tus arterias por la presión sanguínea. Cuando la poscarga esta baja, más sangre puede ser enviada a las arterias con mayor fuerza. Cuando la poscarga está alta, como es el caso en gente con una presión sanguínea alta, se limita tu volumen sistólico.

Nivel de aptitud y volumen sistólico

Tu estado de entrenamiento tiene una profunda influencia en tu volumen sistólico durante el ejercicio de acuerdo al artículo publicado en el 2004 en el "British Journal of Sports Medicine". En individuos sin entrenar, el volumen sistólico aumenta a medida que aumenta la intensidad, pero las mesetas entre 40 y 50 por ciento de VO2max, que es la máxima cantidad de oxígeno que tu cuerpo puede usar durante el ejercicio intenso. En atletas entrenados, el volumen sistólico continuamente incrementa hasta que se alcanza el VO2max. La diferencia es debido a un volumen de sangre mayor y un músculo cardíaco más fuerte en el atleta entrenado, las cuales son adaptaciones del entrenamiento.

Posición del cuerpo y volumen sistólico

Cuando te ejercitas en una posición erguida, tu volumen sistólico puede más que duplicarse, de acuerdo a los investigadores de la universidad de Montana. Cuando estás de pie, estás trabajando contra la fuerza de gravedad para regresar la sangre estancada de tus extremidades inferiores a tu corazón y pulmones. Pero cuando realizas ejercicios en una forma horizontal, como cuando nadas, tu volumen sistólico solo se puede incrementar de un 20 a 40 por ciento. No estás trabajando contra la gravedad, así que la sangre fluye más fácilmente a tu corazón durante un ejercicio horizontal, lo que tiene un efecto positivo en tu volumen sistólico.

Impacto de la enfermedad cardiovascular

Cuando tu poscarga arterial está alta debido a la obstrucción parcial de la placa, tu corazón no es capaz de expulsar su volumen total de sangre. Con el tiempo, el estiramiento perpetuo de tu ventrículo izquierdo contra la resistencia periférica lleva a un músculo cardíaco flácido y débil que ya no bombea efectivamente, una condición seria conocida como insuficiencia cardíaca congestiva. Si sospechas que podrías estar experimentando esta condición, busca asistencia médica. Los ejercicios aeróbicos regulares y un estilo de vida saludable que combaten la insuficiencia cardíaca son tus mejores defensas contra el volumen sistólico bajo por ejercicio y la insuficiencia cardíaca congestiva.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por esther guerrero