Volumen pulmonar durante el ejercicio físico

Durante el ejercicio, las demandas metabólicas del cuerpo aumentan dramáticamente. El oxígeno es fundamental para aumentar la función del músculo y las células cardíacas durante un ejercicio intenso. El dióxido de carbono es un producto de desecho producido a partir de estas reacciones que deben ser exhalado rápidamente. Como consecuencia, las necesidades respiratorias del cuerpo aumentan drásticamente durante el ejercicio para satisfacer estas necesidades. La capacidad respiratoria de una persona que se ejercita puede incrementar más de 15 veces. Un entrenamiento proporciona numerosos beneficios para el sistema respiratorio por el aumento de la eficiencia de los pulmones y el diafragma.

Comprender los volúmenes pulmonares

Los pulmones están ubicados en el pecho, una estructura rígida que no puede expandirse más allá de ciertos límites. El volumen de ventilación pulmonar se refiere a la cantidad de aire que un individuo normalmente inhala con cada respiración. En reposo, el volumen corriente es de aproximadamente 600 mililitros en los hombres y de 500 mililitros en las mujeres. El mayor potencial de volumen corriente se llama capacidad vital. Esta se define estrictamente como la cantidad de aire que un individuo puede exhalar después de hacer una inhalación máxima. La capacidad vital normal es de 4,8 litros en los hombres y de 3,2 litros en las mujeres. Sin embargo, incluso después de la espiración máxima, un poco de aire debe permanecer en el pulmón para mantenerlo inflado. Esto se conoce como el volumen residual, y es de aproximadamente 1 a 1,2 litros.

Estímulo de una mayor actividad pulmonar

Durante un ejercicio físico, se producen una serie de cambios. Las células en el corazón y en los músculos activos descomponen mayores cantidades de glucosa y ácidos grasos para producir energía. Estas reacciones complejas producen dióxido de carbono como producto de desecho. El aumento de los niveles de dióxido de carbono estimula las partes del tronco cerebral para aumentar la tasa de respiración. Este aumento de la tasa de respiración sirve para eliminar el dióxido de carbono residual. Esto también tiene el efecto de mantener la sangre completamente oxigenada, un proceso esencial que evita que la respiración celular en los tejidos activos se detenga. Al igual que las articulaciones también promueve la respiración. Debido a que las articulaciones en el cuerpo se mueven durante el ejercicio, las terminaciones nerviosas que forman parte de las articulaciones activas pueden actuar sobre el cerebro para estimular la respiración adicional. Además, los factores psicológicos desempeñan un rol -- cuando te anticipas y realizas ejercicios, tu respiración aumenta.

Volumen corriente y frecuencia respiratoria

Durante el ejercicio aeróbico, los cambios se producen tanto en la frecuencia como en la profundidad de la respiración. Hay un aumento gradual en el volumen corriente. Esto aumenta desde la mitad de los litros normales por cada respiración hasta la capacidad vital más alta -- a pesar de que nunca llegan a esa cantidad, generalmente alcanzan aproximadamente el 50 por ciento de la capacidad vital por respiración. Además, la tasa de respiración aumenta. El efecto de estos dos factores significa que la tasa de entrada de aire a los pulmones aumenta dramáticamente. Aunque un adulto normal en reposo respira alrededor de 7,5 litros de oxígeno por minuto, esto puede aumentar a 120 litros por minuto durante un entrenamiento extenuante.

Beneficios respiratorios para ejercitar

El ejercicio tiene muchos beneficios para el sistema respiratorio. El aumento de la capacidad respiratoria del cuerpo mejora la eficiencia del sistema. Esto es especialmente beneficioso cuando los individuos se enfrentan a infecciones respiratorias como la neumonía. El ejercicio también es beneficioso para controlar enfermedades como el enfisema. Aunque las personas con estas condiciones deben consultar a sus médicos antes de comenzar un régimen de ejercicios, a menudo los favorecen los ejercicios suaves, como caminar durante cinco a 15 minutos, tres o cuatro veces al día.

Más galerías de fotos



Escrito por sriram ramgopal | Traducido por priscila caminer