Volar con una clavícula rota

El hueso de la clavícula actúa como puntal de conexión entre el esternón y la escápula y es uno de los huesos que más comúnmente se fracturan. John Hopkins Sports Medicine indica que la clavícula se rompe típicamente cuando se transfiere fuerza al hueso como resultado de una caída sobre un brazo extendido o un duro golpe en el hombro. De cinco a 10 por ciento de todas las fracturas se producen en la clavícula. Los hombres menores de 25 años de edad están en el grupo más susceptible, especialmente cuando practican deportes de contacto como el fútbol americano y el hockey, y compiten en deportes extremos como ciclismo y moto cross.

Síntomas


Llegar a un médico rápidamente para una radiografía puede confirmar una fractura de clavícula.

Para estar seguro de si tienes o no una fractura en la clavícula, debes ver a un médico de inmediato; éste tomará una radiografía que luego evaluará. El Dr. Jason Wilcox, cirujano ortopédico en el Orthopedic Physician Associates en Seattle, se especializa en medicina deportiva y artroscopia. Sus descripciones de una clavícula rota son primeros síntomas de dolor e inmovilización del hombro. "El dolor y la deformidad en el lugar de la fractura son los más comunes, le siguen los moretones", dice. "En ocasiones, puede haber una elevación donde uno de los fragmentos está ejerciendo presión sobre la piel, o, peor aún, una herida real en la que un fragmento ha perforado la piel".

Consideraciones al volar

A veces, una lesión deportiva se produce cuando los atletas están en ruta, y un médico determina que es mejor para el paciente volar a casa con el equipo. Al volar, el Dr. Wilcox ve a la comodidas como la variable más importante con una clavícula rota. "En esta primera fase, hasta los movimientos más sutiles podrían ser dolorosos, y ni pensar en ser golpeados por un compañero de viaje", afirma. Tu médico puede pedirte que uses un cabestrillo regular para el brazo o uno en forma de ocho, que posiciona el brazo y brinda comodidad inmediata durante el descanso y el vuelo. El doctor también puede prescribir AINEs, que son medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos, para aliviar aún más el dolor y reducir la inflamación antes del vuelo. Llega lo más temprano posible al aeropuerto y haz revisar tu equipaje, así no tendrás que acarrearlo. Avísale a la operadora de puerta con antelación para solicitar el embarque temprano. La asignación de asientos es importante. Por ejemplo, para una fractura de clavícula derecha, sentarte en el asiento de la ventana derecha de la aeronave protegerá mejor la lesión de ser golpeada por otro pasajero. Si tienes acceso a una almohada, utilízala para ayudar a encontrar la mejor posición.

Tratamiento

Los huesos rotos de la clavícula no presentan problemas para sanar. Si no están gravemente rotos o con heridas abiertas, las clavículas rotas se curan sin necesidad de cirugía. Según comenta el Dr. Wilcox, existen algunos tratamientos polémicos, pero con las fracturas más graves, los huesos se tratan con algún tipo de fijación (ya sea con placas y tornillos o con otros dispositivos compatibles). Recuerda que "históricamente, la cirugía provocó complicaciones, pero los datos más recientes sugieren que hoy día las complicaciones de la herida son raras".

Recuperación

Una o dos semanas luego de la lesión, pueden empezarse, de acuerdo a lo que indique el doctor, ejercicios de rango de movimiento, seguido por la remoción del cabestrillo luego de que la curación sea completa. Los ejercicios específicos o la terapia física pueden seguir para restaurar la flexibilidad y reducir la atrofia muscular. Las fracturas de huesos en los adultos se curan en seis a 12 semanas, y el Dr. Wilcox afirma que pueden haber variables a lo largo del camino. "La recuperación se basa en el dolor y la evidencia de la curación, como se ve en las radiografías de serie", dice. "Una vez que los fragmentos han comenzado a sanar y que ya son más estables, el vuelo sin duda será más cómodo".

Más galerías de fotos



Escrito por edward winkle | Traducido por vanina frickel