Vivir con los abuelos siendo un adolescente

Entre 2005 y 2007, alrededor de 6 millones de niños menores en los EE.UU. vivían con sus abuelos, y este número ha estado subiendo de manera constante en los últimos años, de acuerdo con Child Trends, un centro de investigación sin fines de lucro en Bethesda, Maryland. Las brechas generacionales consiguientes provocadas por este tipo de situaciones de vida pueden surgir cuando los abuelos y sus nietos adolescentes deben funcionar como una unidad familiar bajo un mismo techo. Ya sea que la convivencia es un cambio a corto plazo o sea a largo plazo, los conflictos son inevitables. Sin embargo, aprender a vivir juntos a través de las brechas generacionales puede traer la paz y la comprensión a todos en la familia.

Razones de los adolescentes para vivir con los abuelos

Un adolescente y sus abuelos pueden estar viviendo bajo el mismo techo sin los padres del adolescente debido a una serie de escenarios: muerte de los padres, enfermedad, discapacidad y problemas financieros pueden hacer que sea imposible para los padres y los adolescentes vivir juntos. Además, los padres negligentes o abusivos pueden perder la custodia de sus hijos, dejando a los abuelos a cargo. Muchos padres también buscan que los abuelos intervengan cuando hay problemas de abuso de sustancias o la ausencia resultante de su confinamiento, como la cárcel o sentencias de prisión .

Realización de ajustes

Un cambio en la situación de vida de un adolescente puede ser perjudicial e incómodo. Los adolescentes y los abuelos pueden facilitar el ajuste al discutir las expectativas de cada miembro de la familia antes de que ocurra el cambio, según la American Association of Retired Persons. Los adolescentes pueden querer saber acerca de cualquier trabajo doméstico que se espera de ellos, y los abuelos pueden desear la seguridad de que un adolescente les ayudará como parte de la familia. Definir los límites es fundamental en la toma de una función de unidad de la familia multi-generacional de una manera saludable.

Trabajando juntos

Los ajustes entre personas de diferentes generaciones, naturalmente, lleva tiempo, de acuerdo con lo que señala KidsHealth.org. La celebración de reuniones regulares para discutir las preocupaciones de la familia antes de que escalen pueden aliviar la tensión y fomentar mejores relaciones entre todos, según lo que informa la American Association of Retired Persons. Los adolescentes también pueden beneficiarse de pasar tiempo con sus abuelos, compartiendo sus intereses y llegar a comprender los intereses de sus abuelos. Los abuelos se beneficiarán de esa interacción, haciendo que la unidad familiar sea fuerte.

Ayuda adicional

Los abuelos y adolescentes por igual pueden estar luchando durante el período de ajuste. A pesar de todos los que ocupan la misma casa, sigue siendo importante que los adolescentes tengan tiempo a solas, informa la American Association of Retired Persons. A veces, los adolescentes pueden estar muy dispuestos a ayudar y prestar asistencia, pero los abuelos pueden luchar por su independencia. Si los abuelos no necesitan ayuda, los adolescentes deben hacer un esfuerzo para respetar ese deseo. En algunos casos, los abuelos y los nietos adolescentes pueden beneficiarse de la ayuda de un profesional de salud mental mientras se adaptan a vivir juntos.

Más galerías de fotos



Escrito por candice coleman | Traducido por sandra magali chávez esqueda