Vitaminas para la tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad altamente contagiosa que puede afectar hasta a un tercio de la población del mundo, según el Medical Center de la University of Maryland. Algunas personas infectadas con Mycobacteria tuberculosis, la bacteria responsable por esta enfermedad, pueden no experimentar síntomas. Sin embargo, una infección activa de tuberculosis, puede causar dolor de pecho, fatiga, dificultades para respirar, tos persistente y fiebre. Aunque las vitaminas no pueden curar la tuberculosis, algunas vitaminas pueden ayudar a manejar o evitar la enfermedad. Habla con tu médico antes de aumentar tu ingesta de vitaminas para tratar o evitar la tuberculosis.

Vitamina A

La vitamina A es un potenciador natural del sistema inmunológico; puede alentar la producción de glóbulos blancos para atacar y destruir las células de Micobacterium tuberculosis, según Phyllis Balch, C.N.C., autor de "Prescription for Nutritional Healing" (Receta para la sanación nutricional). La vitamina A también es un antioxidante que puede evitar el daño de los radicales libres a los tejidos de los pulmones. Las carnes, como la de vaca, pollo y cerdo, son fuentes ricas en vitamina A. Tu cuerpo puede producir Vitamina A a partir del betacaroteno que se encuentra en las zanahorias, pimientos, mostaza, espinaca y pimientos de cayena.

Vitamina D

Tu cuerpo genera vitamina D cuando tu piel está expuesta a la luz del sol. Además puedes obtener esta vitamina de comidas como huevos, caballa, ostras, salmón y productos de leche fortificada. Las deficiencias de vitamina D están vinculadas a un mayor riesgo de tuberculosis, según el Medical Center de la University of Maryland. Sin embargo, la evidencia que muestra la conexión entre un consumo mayor de vitamina D y la prevención de la tuberculosis no es concluyente.

Riboflavina

La riboflavina, también conocida como vitamina B-2, juega un papel importante en el metabolismo de las proteínas, las cuales son necesarias para reparar las células de los pulmones y el esófago. Puede ayudar a reducir el daño celular causado por la tuberculosis, según Balch. Fortalece las membranas mucosas, las cuales también pueden evitar el daño a los pulmones. La riboflavina también ayuda a la producción de anticuerpos naturales que destruyen las células de Mycobacteria tuberculosis. Aumenta tu ingesta de riboflavina consumiendo comidas como yogur, lentejas, frijoles negros, aguacates, col rizada, hongos y carne de ave magra.

Vitamina C

Al igual que la vitamina A, la vitamina C es un potenciador del sistema inmunológico que puede evitar el esparcimiento de la Mycobacteria tuberculosis. Ayuda a la producción de interferón, una proteína que ofrece beneficios para los anticuerpos. La vitamina C es necesaria para la reparación de tejidos de los pulmones y el esófago, según Balch. Esta vitamina también es un antioxidante. El brócoli, la piña, los mangos, las grosellas negras, las frambuesas, los tomates, las frutas cítricas y las acelgas son fuentes abundantes de vitamina C natural.

Más galerías de fotos



Escrito por owen pearson | Traducido por ana grasso