Vitaminas para la reparación de los tejidos

Todas las vitaminas, como un tipo de nutriente, juegan un papel, directa o indirectamente, en la reparación y el crecimiento de los tejidos. Algunos nutrientes contribuyen más directamente al desarrollo de los músculos, la piel, el cabello y los huesos, así como a la reparación general durante las lesiones. Es necesario ingerir cantidades adecuadas de vitaminas necesarias a través de la dieta.

Vitamina A

Comúnmente, se encuentran dos tipos de vitamina A en la dieta. Uno se deriva de productos de origen animal y se conoce como vitamina A preformada, y el segundo, a partir de las plantas, conocido como beta caroteno. La vitamina A ayuda a generar y mantener el tejido corporal sano, incluyendo la piel, los dientes, los huesos, las membranas mucosas y los tejidos blandos. Además, la vitamina A ayuda a fomentar la visión saludable. Las zanahorias, calabazas, melones y albaricoques contienen vitamina A. En general, cuanto más brillante es el color naranja o amarillo de la carne de las frutas y verduras, más ricas serán en vitamina A. Algunas verduras de hoja de color verde oscuro son también ricas en vitamina A, como la espinaca y la col rizada.

Vitamina C

También conocida como ácido ascórbico, la vitamina C es, no sólo un buen refuerzo del sistema inmunológico, sino que también es vital para la producción del tejido conectivo y colágeno. Como resultado, la vitamina C es esencial para la creación de la piel y tejido de las cicatrices. La vitamina C también ayuda con la reparación y la creación de vasos sanguíneos, enmendando los capilares dañados después de una lesión. Además, actúa como antioxidante, protegiendo las células del cuerpo del daño de las toxinas ambientales y los radicales libres. La vitamina C es común en todas las frutas cítricas, como las naranjas, limones y limas.

Vitamina D

También conocida como la vitamina "del sol", la vitamina D se puede sintetizar por el cuerpo cuando la piel está expuesta a la radiación solar directa. La vitamina D también se puede encontrar en pequeñas cantidades en los alimentos, como verduras de hojas verdes, productos lácteos y cereales enriquecidos, los pescados grasos y los productos de soja. Los productos de soja son particularmente altos en vitamina D, aunque 10 a 15 minutos de sol directo, tres veces a la semana proporcionan suficiente vitamina D para las necesidades de tu cuerpo. La vitamina D es esencial para la absorción del calcio, por lo que es crucial para mantener los huesos sanos.

Vitamina K

También conocida como la vitamina de la coagulación, la vitamina K es necesaria para la formación de coágulos, por lo que es esencial para la reparación de los tejidos después de una lesión. Las cantidades insuficientes de vitamina K en tu sistema darán lugar a un sangrado anormal, moretones con facilidad y, en casos severos, sangrado en el cerebro. La vitamina K es sintetizada por las bacterias en tu tracto intestinal, pero tu cuerpo no produce suficiente cantidad de vitamina K a través de este método solo. La vitamina K se encuentra en muchas verduras de hoja de color verde oscuro; cuanto más oscuro, mejor. También se puede encontrar en el brócoli, coliflor y coles de bruselas.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany lalonde | Traducido por sofia loffreda