¿Qué vitaminas promueven la salud ósea?

Los huesos se componen de células especializadas, llamadas osteoblastos, rodeadas por una matriz extracelular. En conjunto, estos componentes del tejido óseo generan huesos duros y fuertes que pueden renovarse y repararse ellos mismos. Después de una lesión, tu cuerpo deposita nuevo tejido óseo en el sitio de la lesión para reparar fracturas y restaurar la función adecuada del hueso. Este proceso de curación se basa en una serie de factores, incluyendo la presencia de vitaminas esenciales obtenidas de tu dieta.

Vitamina C

Una vitamina que puede ayudar en la curación del hueso es la vitamina C o ácido ascórbico. Es esencial para la formación de colágeno, informa el Linus Pauling Institute de la Oregon State University, es una proteína estructural que se encuentra en varios tejidos del cuerpo, incluyendo los huesos. Las fibras de colágeno proporcionan resistencia a la tracción al tejido óseo, previniendo las fracturas que se pueden producir a partir de huesos anormalmente frágiles. Durante la curación del hueso, la síntesis de nuevas fibras de colágeno permite el fuerte recrecimiento óseo y la curación. Consume alimentos ricos en esta vitamina, como los pomelos, naranjas, tomates, pimientos y piña para consumir niveles adecuados de vitamina C y ayudar a la producción adecuada de colágeno.

Vitamina D

Otra vitamina implicada en la curación de los huesos es la vitamina D o calcitriol. La vitamina D juega un papel en la regulación de la regeneración del hueso después de una lesión, ayudando al cuerpo a absorber el calcio, un mineral que constituye una parte del tejido óseo. El calcio se encuentra en la hidroxiapatita, la sustancia que proporciona resistencia y dureza al tejido óseo. Durante la regeneración del hueso, la deposición de la hidroxiapatita nueva ayuda a cerrar las fracturas óseas, reparando la lesión. Colorado State University indica que la vitamina D ayuda a mantener un equilibrio adecuado de calcio y fósforo en el cuerpo, lo que permite la formación eficiente de tejido óseo mineralizado. Tu cuerpo produce vitamina D tras la exposición a la luz solar y también se encuentra en los alimentos fortificados, tales como la leche. Las personas en latitudes más altas quizás requieran suplementos de vitamina D debido a la menor exposición solar.

Vitamina K

La vitamina K también puede ayudar en la regeneración del hueso. El Linus Pauling Institute explica que la vitamina K tiene la capacidad de interactuar con una serie de proteínas en el cuerpo, incluyendo las proteínas implicadas en el crecimiento óseo. Específicamente, la vitamina K ayuda a regular la actividad de los compuestos que promueven la mineralización ósea. En respuesta al daño del hueso, la acción de la vitamina K apoya con la regeneración del hueso normal, ayudando a tus huesos a depositar nuevo tejido mineralizado para cerrar y sanar fracturas óseas. Incluye alimentos ricos en vitamina K, como el aceite de oliva, el brócoli y las verduras de hoja verde, puede ayudar a asegurarte de que consumes la suficiente vitamina K cada día para apoyar el nuevo crecimiento óseo adecuado.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por verónica sánchez fang