¿Las vitaminas pueden prevenir la gripe?

La influenza, más comúnmente conocida como la gripe, es una infección viral que afecta el sistema respiratorio superior, causando síntomas como la congestión, tos, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos y fatiga. Es una enfermedad altamente contagiosa y se transmite por el aire y al tocar superficies contaminadas. Aunque las vitaminas no pueden curar la gripe, pueden ayudar a reforzar la función del sistema inmunológico, lo que reduce el riesgo de contraer una infección por influenza. Consulta con tu médico antes de aumentar tu consumo de vitamina para prevenir la gripe.

La vitamina C

La vitamina C se encuentra entre las vitaminas que aumentan la inmunidad más conocidas disponibles. Esta vitamina puede estimular la producción de interferón por parte de tu cuerpo, una sustancia química que ayuda a destruir las infecciones virales, de acuerdo con Phyllis Balch, autor de "Prescription for Nutritional Healing". También puede aumentar el recuento de glóbulos blancos, protegiendo a tu cuerpo contra la infección por influenza. Aumenta tu ingesta de vitamina C mediante la adición de alimentos a tu dieta, como el kiwi, las granadas, arándanos, fresas, espinacas, limas, limones y naranjas. Debido a que tu cuerpo requiere de grandes dosis de vitamina C para protegerse de la gripe, tanto como 10.000 mg por día, considera un suplemento de vitaminas para aumentar aún más tu consumo de vitamina C.

La vitamina B-5


La vitamina B-5, también conocida como ácido pantoténico, puede estimular la producción de las glándulas suprarrenales, proporcionando hormonas a tu cuerpo para mejorar la respuesta del sistema inmunológico.

La vitamina B-5, también conocida como ácido pantoténico, puede estimular la producción de las glándulas suprarrenales, proporcionando hormonas a tu cuerpo para mejorar la respuesta del sistema inmunológico. También puede aumentar la producción de anticuerpos que atacan y destruyen el virus de la gripe, de acuerdo con Balch. La vitamina B-5 también mejora el metabolismo de los carbohidratos y las proteínas a partir de fuentes de alimentos que tu cuerpo utiliza para la energía y la salud del sistema inmunológico. Esta vitamina se encuentra en los suplementos de vitamina del complejo B, así como los alimentos como los hongos, el centeno, pan de trigo integral y garbanzos.

La vitamina D

La vitamina D es una vitamina esencial que el cuerpo produce cuando la piel está expuesta a los rayos ultravioleta del sol. Sin embargo, esta vitamina también está disponible en forma de suplemento, así como de fuentes de alimentos como los huevos, los productos lácteos, el atún, el salmón, la caballa y halibut. Esta vitamina puede aumentar la capacidad de tu sistema inmunológico produciendo proteínas que combaten los microbios que producen enfermedades, de acuerdo con la Harvard School of Public Health. Sin embargo, la evidencia que relaciona la vitamina D a la protección contra la influenza es en gran parte anecdótica.

La vitamina A


Al igual que la vitamina C, la vitamina A puede estimular la producción de células blancas de la sangre que destruyen el virus de la gripe.

Al igual que la vitamina C, la vitamina A puede estimular la producción de células blancas de la sangre que destruyen el virus de la gripe. También es un potente antioxidante, que puede prevenir el daño a tu tracto respiratorio superior causado por las toxinas y las células de los radicales libres. La vitamina A por lo general se incluye en los suplementos multivitamínicos y también está disponible como un suplemento independiente. Puedes aumentar tu consumo de vitamina A mediante el consumo de alimentos como las zanahorias, hígado de res, brócoli, melón, hojas de diente de león, pimiento de cayena y alfalfa. Consulta con tu médico antes de aumentar tu consumo de vitamina A para protegerte de la gripe ya que dosis diarias de más de 10,000 UI pueden ser tóxicas para el hígado.

Más galerías de fotos



Escrito por owen pearson | Traducido por luciano ariel castro