Vitaminas para la neuropatía periférica

La neuropatía periférica es una condición común de daño nervioso caracterizada por dolor, entumecimiento u hormigueo en los nervios que van desde el cerebro y la médula espinal al cuerpo. Las causas de la neuropatía periférica son muchas y variadas e incluyen trastornos metabólicos, como la diabetes, infecciones, inflamación, deficiencias vitamínicas, la exposición a productos químicos -tales como pesticidas, insecticidas o drogas- o a metales tóxicos como el mercurio y el plomo. Las terapias con vitaminas pueden ser beneficiosas en el tratamiento de muchas formas de neuropatía periférica, de acuerdo con RightHealth.com.

La vitamina E

El uso de la vitamina E para tratar la neuropatía periférica causada por la quimioterapia fue probado y encontrado eficaz en un estudio de "Neurology" en 2010. En el estudio se utilizó el agente de quimioterapia cisplatino, que tiene una alta incidencia de la neuropatía periférica grave en ciertos niveles de dosis. Los pacientes en tratamiento con cisplatino tomaron vitamina E oral, en forma de alfa-tocoferol, antes de iniciar la quimioterapia y durante tres meses después. La incidencia y la gravedad de la neuropatía se encontró que era significativamente menor en el grupo de la vitamina E que en el grupo de control que recibió un placebo. Los investigadores concluyeron que, debido a la eficacia de la vitamina E en la protección de los efectos neurotóxicos del cisplatino en este estudio, la vitamina E se debe incluir en el protocolo de tratamiento de los pacientes que reciben este medicamento.

Benfotiamina con vitamina B6


Los investigadores concluyeron que la benfotiamina es un complemento eficaz para el tratamiento de la neuropatía diabética.

La neuropatía periférica es una complicación común de la diabetes, causada por los efectos nocivos de los niveles crónicamente altos de azúcar en la sangre y el deterioro asociado del metabolismo de la tiamina, según un estudio realizado por "Pharmacology" en 2006. La tiamina, que es necesaria para el metabolismo de hidratos de carbono, se agota rápidamente en los diabéticos, debido a la alta demanda por las células que necesitan para administrar los altos niveles de glucosa. El estudio utilizó la forma soluble en la grasa de la vitamina, conocida como benfotiamina, por su biodisponibilidad superior, en combinación con la vitamina B6. Durante un período de 45 días, se informó de una reducción muy significativa del dolor por parte del 95,5 por ciento de las participantes del estudio. El objetivo reveló pruebas de mejoras en la velocidad de conducción nerviosa en un 45,5 por ciento de los pacientes y la disminución de niveles de hemoglobina glucosilada en un 53,6 por ciento de los pacientes. Los investigadores concluyeron que la benfotiamina es un complemento eficaz para el tratamiento de la neuropatía diabética.

La vitamina D

La cirugía para reparar nervios periféricos que han sido dañados por ser cortados a menudo tiene resultados menos que ideales, con pérdida residual de la función. Un estudio sobre la terapia de la vitamina D ha encontrado que la vitamina tiene la capacidad para ayudar en la promoción de la regeneración del nervio. Un estudio de "Journal of Neurotrauma" en 2008 utiliza la forma de origen vegetal de la vitamina D, conocida como ergocalciferol o vitamina D2, en ratas con nervios seccionados en la parte inferior de la pierna. Las ratas recibieron 100 UI por kg de peso corporal por día de ergocalciferol durante 10 semanas. Se observó una regeneración del nervio significativa y las funciones sensoriales y motoras resultaron estar intactas. Los investigadores recomiendan que se necesitan pruebas adicionales para comparar la dosis y la eficacia del ergocalciferol con colecalciferol, vitamina D, con el fin de tratar la neuropatía periférica traumática.

Más galerías de fotos



Escrito por tracey roizman, d.c. | Traducido por luciano ariel castro