Vitaminas para la mononucleosis

La mononucleosis es una infección viral causada por el virus Epstein Barr. Se transmite por saliva y los síntomas pueden incluir dolor de garganta, fiebre, cansancio, pérdida de peso y pérdida del apetito. Generalmente dura entre dos o tres semanas, pero puede persistir durante más tiempo. El tratamiento suele incluir medicamentos para el dolor, medicamentos antivirales y una dieta saludable. Diversas vitaminas pueden aliviar los síntomas de la mononucleosis y mejorar tu salud. Es fundamental contactarse con un profesional de la salud antes de tomar vitaminas para la mononucleosis.

Vitamina B-12


Hígado de vaca.

La vitamina B-12, también denominada cobalamina, es una vitamina soluble en agua que aumenta la producción de glóbulos rojos, mejora la función del sistema nervioso, fortalece el sistema inmunológico, repara tejidos dañados, ayuda en el proceso de cura, aumenta los niveles de energía y reduce el riesgo de desarrollar anemia, conforme a Lendon Smith, Lynne Paige Walker y Ellen Hodgson Brown, autores del libro "Nature's Pharmacy for Children: Drug-Free Alternatives for More Than 200 Childhood Ailments" (Farmacia natural para niños: alternativas no medicamentosas para más de 200 enfermedades infantiles). La dosis diaria recomendada para la vitamina B-12 son 2,4 microgramos para adolescentes y adultos. Los alimentos ricos en vitamina B-12 incluyen la trucha, leche, yogur sin sabor, hígado de vaca, carne de vaca, atún blanco, salmón, cereales de desayuno, huevos y pollo asado.

Vitamina C


Moras.

La vitamina C es un antioxidante soluble en agua que fortalece el sistema inmunológico y protege tu cuerpo contra los radicales libres dañinos que producen la mononucleosis, conforme a Steve Blake, autor del libro "Vitamins and Minerals Demystified" (vitaminas y minerales sin misterio). Blake explica que la vitamina C también hidrata el cuerpo, repara los tejidos dañados, acelera el proceso de cura y aumenta la producción de colágeno. La dosis diaria recomendada de vitamina C son 1.000 miligramos para adolescentes y adultos. Los alimentos ricos en vitamina C incluyen las moras, uvas, limones, limas, naranjas, piñas, tomates, brócoli, espinaca y acelga.

Vitamina D


Salmón.

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que regula el sistema inmunológico, reduce el dolor de garganta, alivia la fiebre, repara tejidos dañados, reduce la inflamación, aumenta los niveles de energía y cura heridas, conforme a Sheila Buff, authora del libro "The Complete Idiot’s Guide to Vitamins and Minerals" (la guía completa para principiantes acerca de las vitaminas y minerales). La dosis diaria recomendada de vitamina D es de 150 microgramos para adolescentes y adultos. Los alimentos ricos en vitamina D incluyen jugo de naranja fortificado, hígado de vaca, cereales listos para consumir, leche, atún, salmón, yogur fortificado, sardinas, huevos y queso suizo.

Vitamina E


Brócoli.

La vitamina E es un antioxidante soluble en grasa que mejora la función del sistema inmunológico y protege al cuerpo contra infecciones, virus, enfermedades y toxinas, de acuerdo a Harold Sox, Jr., John Wasson y Timothy Walsh, autores del libro "Common Symptom Guide: A Guide to the Evaluation of Common Adult and Pediatric Symptoms" (guía para síntomas comunes: una guía para la evaluación de síntomas comunes en adultos y niños). Sox, Wasson y Walsh establecen que la vitamina E también repara los tejidos dañados, alivia el dolor de garganta, reduce la inflamación, disminuye la fiebre y ayuda en el proceso de cura. La dosis diaria recomendada de vitamina E son 11 miligramos para adolescentes y 15 miligramos para adultos. Los alimentos ricos en vitamina E incluyen aceite de trigo, mantequilla de maní, aceite de maíz, avellanas, aceite de girasol, brócoli, tomates, espinaca, mangos y kiwi.

Más galerías de fotos



Escrito por r. y. langham, ph.d. | Traducido por florencia prieto