¿Qué vitaminas tiene el maíz?

Ya sea amarillo o blanco, el maíz dulce constituye una buena fuente de niacina, vitamina B-6 y vitamina C. El maíz congelado retiene, en general, las mismas vitaminas que el fresco, luego del hervor; no obstante, el maíz dulce enlatado no conserva tan bien sus propiedades. De acuerdo con información que brinda la base de datos USDA Nutrient Database, el maíz dulce enlatado contiene alrededor de la mitad de la niacina y la vitamina B-6 del maíz fresco, y al menos tres veces menos de vitamina C.

B-6 para regular el estado de ánimo y el metabolismo


Una porción de maíz dulce aporta el 16 por ciento de los requerimientos de vitamina B-6.

Como sucede con todas las vitaminas del complejo B, el cuerpo depende de la vitamina B-6 para metabolizar los nutrientes y convertirlos en energía. También ayuda a producir anticuerpos en el sistema inmune, y se la necesita para sintetizar glóbulos rojos saludables. La vitamina B-6 debe estar disponible para fabricar varios neurotransmisores, incluyendo la serotonina, conocida por su rol en la regulación del estado de ánimo, además de influenciar los ciclos de sueño y el apetito. Una taza de maíz dulce hervido contiene el 16 por ciento de la ingesta diaria recomendada, o RDA, de vitamina B-6.

B-3 para potenciar las enzimas


El maíz enlatado no cuenta con las mismas propiedades nutricionales del fresco.

La niacina, o vitamina B-3, lleva una doble vida: es una vitamina B esencial que necesitas en tu dieta diaria y, en dosis reforzadas de prescripción, disminuye el colesterol de manera efectiva. No deberías exceder la ingesta diaria recomendada de 14 miligramos para las mujeres y 16 miligramos para los hombres, a menos que sea bajo supervisión médica, ya que las dosis elevadas pueden ocasionar efectos colaterales. La niacina apoya la actividad de más de 50 enzimas responsables de metabolizar la energía, y de producir grasas y hormonas sexuales. Puedes obtener el 16 por ciento de la ingesta diaria recomendada al comer una taza de maíz dulce hervido.

Vitamina A para una vista saludable


La vitamina A, también presente en el maíz, ayuda a conservar una vista saludable.

Una taza de maíz amarillo aporta el 13 por ciento de tu ingesta diaria recomendada de vitamina A. De todos modos, el maíz blanco apenas posee vestigios de esta vitamina. El maíz amarillo contiene tres carotenoides: alfa-caroteno, beta-caroteno y beta-criptoxantina. Los tres son carotenoides provitamina A, lo que significa que se convierten en retinol. Esta forma de vitamina A es esencial para la visión normal y un sistema inmunológico saludable. El maíz amarillo también contiene dos carotenoides antioxidantes, la luteína y la zeaxantina, que absorben la luz azul cuando entra a tus ojos, y previenen de esta manera el daño en la retina.

Vitamina C para construir tejido conectivo


Incorpora maíz a tu dieta cotidiana.

Si bien el maíz no califica como una de las diez mejores fuentes de vitamina C, una porción de una taza aporta 8 miligramos de esta vitamina. Las mujeres deberían incluir 75 miligramos de vitamina C en su dieta cotidiana, mientras que los hombres requieren 90 miligramos. Resulta crítico obtener tu vitamina C de manera diaria, para asegurar la cantidad suficiente que cubra todas las necesidades del organismo. Además de su rol como antioxidante, la vitamina C ayuda a metabolizar las proteínas, y produce colágeno. No puedes prescindir del colágeno, el cual, como tejido conectivo, sostiene y fortalece la piel, los huesos, los vasos sanguíneos y los tendones.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por sofia elvira rienti