Vitaminas para el higado y los riñones

El hígado es la glándula más grande en el cuerpo humano y por si mismo este órgano interno tiene la habilidad de regenerarse. Sus funciones más importantes incluyen la secreción de bilis, guardar vitaminas, coagular sangre y destruir bacterias. El hígado también actúa como un agente de desintoxicación al deshacerse de las sustancias tóxicas a través de los riñones e intestinos. Los riñones mantienen el equilibrio del agua en el cuerpo, asisten en el equilibrio químico y remueven los productos de desecho. Hay varias vitaminas esenciales para el funcionamiento efectivo del hígado y los riñones.

Vitamina B6

De acuerdo con el University of Maryland Medical Center, la vitamina B6 es esencial para tener un hígado y riñones saludables. Es una vitamina soluble en agua que juega un papel esencial al convertir los carbohidratos en energía y retirar las toxinas del cuerpo. Las fuentes saludables de vitamina B6 incluyen nabos (turnips), brócoli, pescado, huevos, leche y queso. Esta vitamina también ayuda al sistema inmune, al metabolismo de las proteínas y a reducir la posibilidad de tener piedras en el riñón.

Vitamina D

La vitamina D es soluble en grasa y es crucial en la absorción del calcio y el funcionamiento adecuado del sistema inmune. El sitio web de la Colorado State University dice que el calcio no se absorbe eficientemente sin la vitamina D. Las personas que sufren alguna enfermedad del hígado pueden beneficiarse de esta vitamina que también es esencial para el funcionamiento de los riñones. Se cree que disminuye la progresión de las enfermedades crónicas del hígado, de acuerdo al U.S. National Library of Medicine. Fuentes importantes de esta vitamina incluyen vegetales obscuros con hojas, leche, aceites de pescado, huevos y cereales fortificados.

Vitamina C

La vitamina C es soluble en agua y protege al hígado al estimular la producción de las enzimas desintoxicantes y ayuda en la absorción de hierro. También ayuda al prevenir y disolver piedras en los riñones. Tomar vitamina C junto con complejo de vitamina B puede asistir en la mejoría de las enfermedades del hígado como cirrosis y hepatitis. Las fuentes más importantes incluyen frutos cítricos como naranjas y toronjas, así como kiwi, piña, brócoli y pimiento rojo.

Vitamina E

La vitamina E es soluble en grasa y previene que la vitamina A y los ácidos grasos esenciales se oxiden en las células. Como antioxidante, asiste al hígado en el proceso de desintoxicación y procesamiento de las grasas. De acuerdo a un estudio del U.C. Irvine College of Medicine, dosis altas de vitamina E pueden ayudar a la reducción de la presión sanguínea, especialmente en pacientes con enfermedades renales. Otro estudio de la University of Essex Department of Biological and Chemical Sciences indica que tomar suplementos de vitamina E puede detener el progreso de las enfermedades renales. Las fuentes de vitamina E nutritivas son nueces, brócoli y espinaca.

Más galerías de fotos



Escrito por shaelee chatterton | Traducido por mariana groning