Las vitaminas que tiene la espinaca

Si no te gusta la espinaca, tal vez quieras volver a probar este vegetal para encontrar la manera de que disfrutes comiéndolo y así aprovechar sus beneficios para la salud. Si te parece que la espinaca cocida es demasiado fuerte para tu gusto, prueba con la espinaca cruda. Tiene un sabor más suave y se puede sustituir a la lechuga en ensaladas o en sándwiches. Nutrition Data, que brinda información nutricional sobre alimentos para el United States Department of Agriculture, dice que la espinaca contiene varias vitaminas importantes que tienen un gran impacto sobre la salud de tu cuerpo, así como también para la prevención de enfermedades.

Vitamina K

La vitamina K es necesaria para la coagulación de la sangre. Según Nutrition Data, una taza de espinaca cruda contiene 145 mcg de vitamina K, que es tan impresionante como el 181 por ciento del valor diario (DV, por sus siglas en inglés) recomendando por la FDA (Food and Drug Administration). No obstante, debes tener presente que si estás tomando una medicación anticoagulante, como warfarina, los National Institutes of Health advierte que comer alimentos como la espinaca, con alto contenido de vitamina K, puede afectar el comportamiento de la warfarina. Si eres un fanático de la espinaca pero estás medicado, deberás hablar con tu médico acerca de cuánta espinaca puedes consumir sin que te cause problemas.

Vitamina A

La espinaca tiene un alto contenido de vitamina A en la forma de betacaroteno. Una taza de espinaca cruda contiene 2913 IU (acrónimo en inglés de Unidades Internacionales) o 56 por ciento del DV. En comparación del contenido de vitamina K, 56 por ciento puede no parecer mucho, pero es una cantidad importante para obtener de 1 taza, que puede consumirse en una comida. La vitamina A, o betacaroteno, informa el Linus Pauling Institute, ayuda a proteger contra enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y próstata, enfermedades degenerativas del ojo, como la degeneración macular, además de estimular el sistema inmune. La vitamina A (betacaroteno) también está clasificada como un antioxidante. Los antioxidantes protegen el cuerpo de los daños ocasionados por los radicales libres que, según los describe la Columbia University, son células que esencialmente funcionan mal y, a su vez, pueden causar que funcionen mal células sanas intentando robarles electrones a las moléculas celulares. Se cree que el daño de los radicales libres es la causa subyacente del envejecimiento prematuro y de muchas otras enfermedades.

Vitamina E y vitamina C

Una taza de espinaca cruda ofrece 0,6 mg, o el 18 por ciento del DV, de vitamina E, y 8,4 mg, o 14 por ciento del DV de la vitamina C. Si bien estos dos antioxidantes se encuentran ampliamente en otros alimentos, el hecho de que puedes consumir ambos en una porción de espinaca tiene beneficios de salud agegados. De hecho, la American Heart Association recomienda que en lugar de tomar suplementos vitamínicos antioxidantes, debes consumir alimentos ricos en estas vitaminas, ya que éstas deben actuar en conjunto para ofrecer los mayores beneficios en cuanto a la protección de la salud.

Vitaminas B

La espinaca también contiene algunos miembros de la familia de la vitamina B, siendo la más sobresaliente el folato, con 58,2 mg o 15 por ciento del DB en una porción de 1 taza. El folato es vital para la formación de los tejidos y el funcionamiento adecuado de las células, así como para la producción del ADN. Los National Institutes of Health sostienen que las mujeres embarazadas deben asegurarse de que toman una dosis adecuada de esta vitamina, ya que los niveles bajos en el cuerpo están asociados con defectos de nacimiento. Otras vitaminas B disponibles en una taza de espinaca cruda son riboflavina (vitamina B12), niacina (vitamina B3), tiamina (vitamina B1) y vitamina B6. Estas vitaminas B se encuentran disponibles en trazas, de menos del tres por ciento del DV, pero todas actúan juntas para promover la función celular y la producción de la energía saludables en el cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por traci joy | Traducido por irene cudich