¿Qué vitaminas se encuentran en las zanahorias?

Las zanahorias son la segunda raíz vegetal de mayor consumo en los Estados Unidos, según la U.S. Census Bureau. Aunque las patatas (potatoes) pueden ser el eterno favorito, las zanahorias tienen mucho que ofrecer. Estas verduras dulces de tierra son bajas en calorías, una buena fuente de fibra y muy versátiles. También están llenas de vitaminas, por lo que son una alternativa barata y mucho más sabrosa que tomar un multivitamínico.

Vitamina A


Las zanahorias cocidas son una fuente aún más concentrada de vitaminas.

Las zanahorias en realidad no contienen vitamina A, pero son una excelente fuente de beta-caroteno, el carotenoide antioxidante que el cuerpo puede convertir en vitamina A. Este nutriente soluble en grasa es importante para la inmunidad, la función de los órganos, la salud ocular y la agudeza visual, que ayuda a que tus ojos se acostumbraran a la luz. Una taza de zanahorias crudas, picadas proporciona alrededor de 50 calorías y 430 por ciento del valor diario de vitamina A, según el U.S. Department of Agriculture. Las zanahorias cocidas son una fuente aún más concentrada, con alrededor del 530 por ciento del valor diario recomendado por taza.

Vitamina K

Las zanahorias también son una excelente fuente de vitamina K. Aunque el cuerpo puede fabricar este nutriente soluble en grasa a partir de las bacterias en tu intestino, necesitas una pequeña cantidad cada día para protegerte contra la deficiencia. La vitamina K es necesaria principalmente para la coagulación de la sangre, pero también se cree que desempeña un papel importante en la construcción y el mantenimiento de huesos sanos. Una porción de 1 taza de zanahorias picadas crudas proporciona el 21 por ciento del valor diario de vitamina K, mientras que una porción de zanahorias cocidas ofrece cerca del 27 por ciento del valor diario recomendado.

Vitamina C

Las zanahorias también proporcionan vitamina C. Este nutriente antioxidante juega un papel esencial en la producción de los tejidos que componen los vasos sanguíneos, los huesos, los dientes, las encías, el músculo y la piel. También es compatible con la función del sistema inmunológico y ayuda a tu cuerpo a absorber el hierro de los frijoles (beans), granos (grains) y otros alimentos de origen vegetal. Según el USDA, una taza de zanahorias picadas crudas suministra alrededor del 13 por ciento del valor diario de vitamina C. Debido a que la vitamina soluble en agua es degradada por el calor, sin embargo, las zanahorias cocidas son un 40 por ciento más bajas en vitamina C que la variedad cruda.

Vitaminas B

Incluir zanahorias en tu dieta, aumentará tu ingesta de varias vitaminas B importantes. Aunque estos nutrientes solubles en agua son los principales responsables de ayudar al cuerpo a convertir los carbohidratos, proteínas y grasas en energía, también están involucrados en otros procesos; la vitamina B-6 ayuda a ensamblar los aminoácidos en las proteínas, mientras que la tiamina soporta la función nerviosa y cerebral. Una porción de 1 taza de zanahorias crudas, picadas ofrece el 9 por ciento del valor diario de vitamina B-6 y el 6 por ciento cada uno de los valores diarios de tiamina, niacina y ácido fólico. Como era de esperar, las zanahorias cocidas son un poco más bajas en vitaminas del grupo B.

Consideraciones para la salud

Muchos de los beneficios para la salud asociados con las zanahorias vienen de su alto contenido de beta-caroteno. Para maximizar los beneficios, lo mejor es cocinar las zanahorias y servirlas con una pequeña cantidad de grasa. El beta-caroteno del vegetal se hace más accesible cuando sus paredes celulares se descomponen y la grasa ayuda al cuerpo a absorber el beta-caroteno. Las zanahorias asadas o salteadas en aceite de oliva hacen un plato saludable para el corazón. Las zanahorias al vapor pueden hacerse en puré y son un condimento dulce natural para el pescado a la parrilla o una rica sopa cremosa.

Más galerías de fotos



Escrito por meg campbell | Traducido por maría florencia lavorato