¿Qué vitaminas debo tomar para entrenar?

Las vitaminas pueden ayudar a que tu cuerpo se adapte a las demandas de tu sesión de entrenamiento de forma más efectiva. Si tienes una deficiencia de vitaminas, eso puede suprimir los resultados de tu entrenamiento y causar más impedimentos que mejoramientos en los sistemas corporales. Tomar suplementos vitamínicos puede ayudar a asegurar que tu cuerpo tenga los nutrientes que necesita para mantener la actividad durante y entre cada entrenamiento.

Vitamina A

La vitamina A ayuda a tu cuerpo a formar y mantener el esqueleto y el tejido blando, las membranas mucosas y la piel. El sistema cardiovascular libera oxígeno y nutrientes a los músculos que están trabajando a través de tus capilares. Las demandas de oxígeno y nutrientes aumentan durante tu entrenamiento. La vitamina A ayuda a mejorar la oxigenación del tejido aumentando la permeabilidad de tus capilares. La vitamina A mantiene los huesos saludables y ayuda a que tu cuerpo se recupere de los efectos del daño en los huesos y articulaciones causados por el entrenamiento, particularmente el levantamiento de peso. Deberás tomar vitamina A para entrenar, especialmente si tu dieta no incluye verduras de hojas verdes, frutas de colores o productos lácteos, según Medline Plus.

Vitamina B

Las vitaminas B son co-enzimas que tu cuerpo usa en proporción a la cantidad de energía que gastas durante tu entrenamiento. Estas vitaminas ayuda a que tu cuerpo produzca energía de los nutrientes que obtienes en tu dieta. La formación de glóbulos rojos también depende de las vitaminas B. La tianina, niacina, riboflavina y ácido pantoténico están entre las vitaminas B que tu cuerpo pierde durante cada entrenamiento. Deberás tomar una vitamina B compleja, que contiene múltiples vitaminas B, para soportar tu entrenamiento, particularmente si tu dieta no incluye fuentes naturales de vitaminas B, como proteínas animales, verduras de hojas verdes, frijoles (beans) y guisantes (peas).

Vitamina C

Deberás tomar vitamina C para entrenar, particularmente si tu dieta no incluye muchas frutas cítricas o verduras de hojas verdes. La vitamina C mantiene saludables la piel, los huesos, los tejidos conectores y ayuda a que tu cuerpo absorba hierro. Tu cuerpo necesita hierro para transportar oxígeno desde tus pulmones a tus músculos mientras entrenas; el hierro insuficiente puede limitar tu entrenamiento haciendo que te sientas débil, según "NFPT Fitness Nutrition Specialist Manual" por Ron J. Clarke. La vitamina C ayuda a que tu cuerpo se adapte a las demandas de tus entrenamientos manteniendo el crecimiento saludable y el proceso de reparación de los tejidos dañados durante cada entrenamiento. La vitamina C también mantiene fuertes los vasos sanguíneos, que son esenciales para transportar los nutrientes a los músculos durante tu entrenamiento.

Vitamina D

Las fuentes naturales de vitamina D incluyen aceites de hígado de pescado, yema de huevo y margarina. Tu cuerpo también fabrica vitamina D cuando estás expuesto al sol. La vitamina D mantiene saludable los husos y regula la forma en que tu cuerpo utiliza otros nutrientes. La actividad de la vitamina A, el calcio y el fósforo depende de la disponibilidad de la vitamina D. Deberás tomar vitamina D para entrenar particularmente para conseguir los efectos completos de la vitamina A y mantener saludable la absorción del calcio. La ingesta insuficiente de vitamina D también puede debilitar el funcionamiento del nervio muscular y aumentar tu riesgo de calambres musculares durante tu entrenamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por miguel cavazos | Traducido por aldana avale