Vitaminas A, C y E en el cuidado de la piel durante el embarazo

La piel de una embarazada demanda una atención especial de adentro hacia afuera para poder mantener la elasticidad y un tono saludable. Debido a que todo lo que pones sobre tu piel es absorbido al torrente sanguíneo y al final por tu hijo no nacido, considera los ingredientes de cualquier loción, enjuague o crema corporal que apliques. Además, muchas lociones están enriquecidas con vitaminas y emolientes para curar la piel que pueden ser benéficos durante el embarazo. Para nutrir la piel de manera interna, vitaminas como la A, C y E pueden ser benéficas si son recomendadas por tu partera u obstetra. La mayoría de las vitaminas prenatales contienen cantidades adecuadas de estas vitaminas para la piel, así que consulta a tu proveedor de cuidados prenatales antes de añadir complementos adicionales a tu dieta.

Vitamina A

La vitamina A se encuentra en los vegetales de hoja verde y los frutos y vegetales amarillos o anaranjados, tales como las zanahorias (carrots), calabaza de butternut (butternut squash), melón (cantaloupe), col (kale), calabaza (pumpkin), pimientos rojos (red pepper) y camote. De acuerdo con los Centers for Disease Control and Prevention, esta vitamina, también llamada betacaroteno, es benéfica para mantener la salud de los ojos y la piel al igual que para proteger en contra de infecciones de la piel o del sistema inmunológico. Para una piel saludable durante el embarazo, la vitamina A es un nutriente esencial.

Vitamina C

La vitamina C es un nutriente soluble en agua que se encuentra en muchos productos para el cuidado de la piel y en varios alimentos. Debido a que es soluble en agua, que significa que no se almacena en la grasa y debe ser reemplazada diariamente, el único síntoma de consumir demasiada es heces sueltas y ligera incomodidad estomacal. La vitamina C está disponible de manera natural en alimentos como los escaramujos, naranjas, toronjas, fresas (strawberries), mangos, tomates, batatas, pimientos y coles de Bruselas (Brusels sprouts). La vitamina C es esencial para la salud y elasticidad de la piel de forma interna y externa durante el embarazo.

Vitamina E

La vitamina E es una vitamina soluble en grasa que se encuentra más abundantemente en nueces, semillas y aceites vegetales como el aceite de oliva extra virgen, el aceite de aguacate (avocado) y el aceite de canola. También hay cantidades significativas disponibles en los vegetales de hojas verdes. De acuerdo con la Office of Dietary Supplements, este nutriente emoliente promueve la elasticidad de la piel y es utilizado en muchas cremas tópicas y severas para prevenir o reducir los efectos de las cicatrices. Debido a que la piel se produce desde adentro en capas dérmicas, consumir alimentos con nutrientes como la vitamina E puede ser más efectivo para promover la salud de la piel durante el embarazo que aplicarlos a la piel después de que se ha hecho el daño. Los productos para el cuidado de la piel que contienen vitamina E frecuentemente estimulan la eliminación de las estrías durante el embarazo, pero estas afirmaciones no tienen base en investigación.

Consideraciones

No existe una loción, crema o régimen dietético que pueda promover la prevención de las estrías. Éstas son principalmente hereditarias, y aunque la piel flexible es menos proclive a la ruptura, no existe ninguna garantía de que alguna vitamina, alimento o aplicación externo evite o remueva este tipo de cicatrices térmicas. Sin embargo, las aplicaciones de emolientes ricos en vitaminas A, C y E pueden reducir la piel frágil y la comezón común en el embarazo cuando la piel se estira para acomodar al feto en crecimiento. Además, los emolientes ofrecen una bienvenida y nutritiva excusa para un bien merecido masaje prenatal de un padre deseoso.

Más galerías de fotos



Escrito por sara clement | Traducido por laura de alba