Vitaminas para un cabello y cuero cabelludo saludables

Los reyes de la jungla tienen una vibrante ornamentación que rodea sus caras. La melena de un león destaca su fortaleza y éxito reproductivo. Mientras que un sinnúmero de factores determinan nuestra conveniencia, nuestras melenas pueden ser características indeseables de la atracción. Un cabello apetitoso expresa la salud, la fertilidad y el nivel de condición. Deja que tu salud irradie desde adentro hacia afuera. Utiliza proteínas, vitaminas y minerales para mantener tu cabello tentador.

El par del cabello: Proteína y hierro

El hierro ayuda a oxigenar la sangre que la proteína utiliza para desarrollo y reparación celular. El cabello es 97 por ciento proteína, así que los alimentos altos en proteína (carnes magras, mariscos, arroz integral, nueces y semillas) forman cabello y folículos más fuertes. Incluye pavo rico en hierro, puerco, atún y cereales a tu dieta para circular los aceites naturales del cuero cabelludo.

Vitaminas de la A a E

Las dietas poco saludables son difíciles. La vitamina A mejora la textura y brillo de tu cabello. Emparéjala con vitamina C; ambas crean sebo para un cabello brillante, saludable y libre de caspa. Las comidas como zanahorias, calabaza y patatas dulces son altas en beta caroteno, que el cuerpo convierte en vitamina A. Para prevenir la pérdida de cabello y el cabello quebradizo, come bayas ricas en biotina, nueces y coliflor. Las vitaminas del grupo B e el brócoli, col rizada, remolacha y aguacate, fomenta el brillo y grosor. El huevo contiene vitamina B5 y B12 para mejorar el grosor también. Estropea tu paladar con sardinas, hongos y quesos para cosechar los folículos saludables del cabello con vitamina D. El kiwi, mango y tomate mantienen el cabello sedoso y seguro vía vitamina E.

Roca para el cabello: Minerales

La lista de minerales beneficiosos es muy larga. No pases por alto el yodo calcio y magnesio, y asegúrate de colocar un poco de niacina selenio y potasio en tu dieta. Añade humectación, largo y suavidad con el zinc. Para mejorar el grosor y durabilidad envuelve tu lengua alrededor de sílice en las algas marinas y avena.

Grasa para el sombrero: Ácidos grasos esenciales

Unta el brillo con aceites nutritivos. Los aceites vegetales, aceite de oliva, maní, girasol y cártamo son grasas amigables; el pelo requiere una cucharadita diaria. Los ácidos grasos Omega-3 (que se encuentran en la caballa, las sardinas y las semillas de lino). ofrecen hidratación. Disfruta del Omega-6 en las semillas (chai, de girasol y de calabaza) y las nueces.

Tratamientos tópicos

Mientras la ingesta es una forma de brindar vitaminas a tu cabello, también puedes aplicar ciertos ingredientes directamente. Por ejemplo, la grasa en la mayonesa, propiedades de aguacates, y el agente acondicionante en los huevos funcionan con el cabello dañado. El jengibre fresco, rallado o en jugo, mezclado con jugo de limón y aceite de sésamo remueve la caspa. El aceite de coco, jojoba y oliva dejan tu cabello suave y sedoso. El vinagre de manzana con agua aclara el cabello.

Más galerías de fotos



Escrito por lexie delaney | Traducido por arcelia gutiérrez